Discurso del Presidente Del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales en la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas

Ministros, ministras, embajadoras, embajadores, a todas y a todos.
Tengo el honor de formular esta declaración en nombre del grupo del G77 +
China, hermanas y hermanos.

Primero. El cambio climático es uno de los desafíos globales más graves de
nuestros tiempos, subrayamos el hecho que los países en desarrollo,
continúan siendo los países que más sufren los efectos adversos del cambio
climático, la reciente frecuencia, intensidad de los fenómenos meteorológicos
extremos y el impacto de las medidas de respuesta, a pesar que son
históricamente estos países, los menos responsables del cambio climático.
En consecuencia, hacemos un llamado a los países desarrollados, a que
asuman el liderazgo en la respuesta al cambio climático.

El cambio climático amenaza no solo las perspectivas de desarrollo de los
países en desarrollo y su logro del desarrollo sostenible, sino también la
propia existencia y la sobrevivencia de los países, las sociedades y los
ecosistemas de la Madre Tierra.

Segundo. Afirmamos que la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre
el Cambio Climático, es el foro intergubernamental internacional primordial de
negociación, para la respuesta mundial al cambio climático.

En este sentido, hacemos hincapié en que la respuesta internacional al
cambio climático, debe respetar plenamente los principios, disposiciones y
objetivo final de la Convención, en particular, los principios de equidad y de
responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Tercero. Cumpliendo con el último objetivo de la Convención Marco de
Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático, será necesario fortalecer el
régimen multilateral, norma basada en virtud de la Convención y por tanto,
reafirmamos la importancia de continuar las negociaciones sobre el cambio
climático en el marco de esta.

Por consiguiente, reafirmamos la importancia de las negociaciones sobre el
cambio climático en el marco del Convenio, de conformidad con sus principios
y disposiciones, así como de la adopción en 2015 de un protocolo, otro
instrumento jurídico o el resultado acordado, con fuerza legal bajo la
Convención aplicable a todas las partes.

El nuevo acuerdo debe abordar todos los elementos de la Convención,
incluyendo la adaptación de una manera equilibrada y ambiciosa, equitativa y
firmemente basada en la conciencia. Hermanas y hermanos.

Cuarto. Los países desarrollados, por su responsabilidad histórica, deben
tomar la iniciativa para hacer frente a este desafío, de acuerdo con los
principios y disposiciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas
Sobre el Cambio Climático.

Quinto. Existe una necesidad urgente de cerrar la brecha de la ambición,
expresamos nuestra preocupación por la falta de cumplimiento de los
compromisos por parte de los países desarrollados.

Para abordar esta brecha, el enfoque no debe limitarse a la mitigación
solamente, sino también adoptar las deficiencias relativas a la financiación, la
tecnología y el apoyo a la creación de capacidades, en equilibrio con un
enfoque en la adaptación al cambio climático.

Hacemos hincapié en que los países desarrollados, deben asumir sólidos
compromisos de mitigación y objetivos cuantificados, ambiciosos, para limitar
y reducir las emisiones.

Sexto. El Protocolo de Kioto sigue siendo un instrumento importante para
contribuir a cerrar la brecha de ambición y para hacer frente a la crisis
climática.

En Doha, hemos dado un paso fundamental para mejorar aún más el régimen
internacional de cambio climático, a través de la histórica adopción de una
enmienda al Protocolo de Kioto en su Segundo Periodo de Compromisos, que
debe ser plenamente ratificado, hemos acordado disposiciones concretas
para asegurar la integridad ambiental del Protocolo de Kioto.

Séptimo. El Grupo de los 77 + China, insta a las partes del Anexo Uno, a que
apliquen plenamente las decisiones alcanzadas en Doha, en el Segundo
Periodo de Compromisos, esto será esencial para que el Protocolo de Kioto,
siga sirviendo como piedra angular del sistema base de las normas acordadas
multilateralmente en el marco de la Convención, y un reflejo completo de sus
principios, en particular, los principios de equidad, de responsabilidades
comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas.

Octavo. El aumento de la ambición pre 2020, debe lograrse principalmente a
través de la aplicación del Segundo Periodo de Compromiso del Protocolo de
Kioto y de los resultados del Plan de Acción de Bali, de conformidad con los
principios, disposiciones de la Convención, con los países desarrollados
tomando la iniciativa.

La brecha de mitigación pre 2020, ni siquiera habría existido, si los países
desarrollados se hubieran comprometido a una reducción de emisiones del 40
por ciento por debajo de sus niveles de 1990 para el 2020.

Noveno. Enfatizamos nuestra profunda decepción y preocupación por los
países desarrollados que no son parte del Protocolo de Kioto, que se han
retirado o que aún no han ratificado el Segundo Periodo de Compromisos del
Protocolo de Kioto.

Creemos que la ausencia de ratificación de cualquier país desarrollado sobre
un compromiso de carácter vinculante, cuantificando bajo el Protocolo de
Kioto para el periodo posterior del 2020, plantea serias dudas sobre su
credibilidad y su sinceridad en la lucha contra el cambio climático.

Instamos a todas las partes del Protocolo de Kioto a revisar y aumentar la
ambición de su objetivo de compromiso para el segundo periodo y ratificar
estos compromisos mejorados.

Además, instamos a todos los países desarrollados, ya sean parte del
Protocolo de Kioto o no, a revisar y elevar el nivel de sus objetivos de
mitigación para el periodo anterior al 2020, en virtud del Convenio sin
condicionalidad.

Décimo. La ratificación en pleno de la enmienda de Doha con las partes del
Anexo uno, será crucial para generar confianza.
La ratificación del Segundo Periodo de Compromisos, es un paso importante
hacia el nuevo acuerdo del 2015, así como para su entrada en vigor y
aplicación desde el 2020.

Décimo Primero. La medida en la que los países en desarrollo cumplan
efectivamente los compromisos de la Convención Marco de las Naciones
Unidas Sobre Cambio Climático, dependerá de la aplicación efectiva de los
países desarrollados en sus compromisos, en virtud de la Convención,
relativa a la previsión de recursos financieros y la transferencia de tecnología,
y tomará plenamente en consideración que, el desarrollo económico social, la
erradicación de la pobreza, son las prioridades básicas y fundamentales de
los países en desarrollo, hermano Presidente.

Décimo Segundo. Existe una necesidad urgente de contar con un claro
compromiso de los países desarrollados de proporcionar al menos 70 mil

millones de dólares anuales hasta el 2016, llegando a 100 mil millones de
dólares por año al 2020, como un piso para la contabilidad que conduzca a un
aumento de los compromisos sobre el suministro de apoyo financiero para el
periodo posterior al 2020.

Décimo Tercero. Los esfuerzos de los países en desarrollo para contribuir con
las acciones de mitigación, deben llevarse a cabo a través de la provisión de
financiamiento, desarrollo, transferencia de tecnología y creación de
capacidades, tomando en cuenta los imperativos de un acceso equitativo al
desarrollo sostenible, del derecho al desarrollo, la sobrevivencia de los países
y la protección de la integridad de la Madre Tierra, hermano Presidente.
Décimo Cuarto. Los efectos adversos del cambio climático están devastando
sociedades en el mundo en desarrollo, amenazando el derecho al desarrollo y
la sobrevivencia de los pueblos y las naciones.

Los países en desarrollo, están sufriendo permanentemente los golpes de los
fenómenos extremos, erosionando drásticamente nuestros avances en el
proceso de erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible, necesitamos
soluciones estructurales a la crisis climática, así como medidas inmediatas
para hacer frente a los impactos de estos fenómenos extremos.

El Grupo acoge con satisfacción el resultado de la decisión sobre el
mecanismo internacional de pérdidas y daños asociados con el cambio
climácico. Es primordial hacer este mecanismo funcional a las necesidades,
este mecanismo debe atender las necesidades de los países en desarrollo
resultantes de los impactos de eventos climáticos extremos y de larga
duración.

La urgencia de este mecanismo y su funcionamiento ha aumentado, hacemos
un llamado para la puesta en marcha del mecanismo establecido por la
presente decisión, tomando en cuenta los principios de la Convención y los
procesos de desarrollo nacional, la realización de este tipo de acciones,
requiere presentación de apoyo adecuado y la creación de arreglos
apropiados y de actividades significativas.

Hermano Presidente, el objetivo de la Convención, tal como se establece en
el Artículo Dos, es el de lograr la estabilización de las concentraciones de
gases de efecto invernadero en la atmosfera, se prevén además, los
parámetros de mal temporal en el que debe lograrse este objetivo final, para
permitir que los ecosistemas se adopten naturalmente al cambio climático,
asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que
el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.

Décimo Sexto. Todos tenemos que contribuir a las soluciones de cambio
climático, es cierto, pero de acuerdo con el principio de responsabilidades
comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas; subrayamos que las
contribuciones previstas nacionalmente, determinadas, necesitan ser
adoptadas en un contexto equilibrado y global, en base al acuerdo del 2015.
Y por lo tanto, tienen que incluir y considerar de igual manera, la mitigación en
la adaptación, el financiamiento, transferencia tecnología, la creación de
capacidades en la transferencia de acción y apoyo.

Los países en desarrollo, también requerirán la presentación de apoyo a sus
preparativos nacionales, para sus contribuciones previstas nacionalmente
para terminar.

Hermano Presidente, el Siglo 21, es el momento para que los países y los
pueblos del sur desarrollen sus economías en sociedades, a fin de satisfacer
las necesidades humanas de manera sostenible y en armonía con la
naturaleza y con el respeto con la Madre Tierra y sus consideraciones.

La tierra y su eco sistema son nuestro hogar y estamos convencidos, de que
con el fin de alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas
sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario
promover la armonía con la naturaleza, el respeto a la Madre Tierra y sus
ecosistemas.

Consideramos que la mitigación y adaptación al cambio climático, están
supeditadas a diferentes contextos socio culturales, teniendo esencialmente
en cuenta a los pueblos indígenas y las comunidades locales en sus sistemas
de conocimiento y prácticas tradicionales, incluyendo su visión holística de la
comunidad y el medio ambiente, como un medio importante en la adaptación
del cambio climático.

El desarrollo sostenible implica el cambio del orden de prioridades, de la
generación de riqueza material a la satisfacción de las necesidades humanas
en armonía con la Madre Naturaleza.

La excesiva orientación hacia la ganancia ni respeta a la Madre Tierra, ni
tiene en cuenta las necesidades humanas, la continuación de este sistema
desigual conducirá a una mayor desigualdad.

Permítame hermano Presidente, agradecer por esta intervención a nombre
del grupo del G77 + China, tenía la obligación de expresar este resumen de lo
que piensa el grupo del G77 + China. Muchísimas gracias.

http://www.comunicacion.gob.bo/sites/default/files/media/discursos/I.%2023%20-%2009%20-%202014%20PRESIDENTE%20EVO%20MORALES%20%20DISCURSO%20EN%20CUMBRE%20DEL%20CLIMA%20DE%20NACIONES%20UNIDAS%20NUEVA%20YORK%20-%20ESTADOS%20UNIDOS%20_1_.pdf