El Parlatino aprueba declaración de apoyo a Argentina contra los “fondos buitre”

La posición argentina frente a los fondos buitre continúa sumando apoyos de foros internacionales. El Parlamento Latinoamericano elaboró una declaración para exigir que sean respetados los acuerdos entre deudores y acreedores y reclamar un mecanismo global de resolución de quiebras soberanas. Los legisladores aprobaron ayer la declaración, en la que advierten sobre el “peligro para todos los procesos futuros de reestructuración de la deuda, tanto para los países en desarrollo como para los países desarrollados”, que se genera a partir del fallo en favor de los buitres. Las manifestaciones de apoyo se multiplican a pocos días de un nuevo encuentro en el tribunal de Thomas Griesa y la Cámara de Apelaciones para destrabar el cobro de los servicios de deuda que el Gobierno depositó oportunamente. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, le reclamó a Griesa que reponga la medida cautelar conocida como stay hasta el primer trimestre de 2015, con el objetivo de garantizar a los bonistas el cobro de los vencimientos hasta entonces.

“Negarse a dictar un stay podría llevar a un default soberano, causando un daño grave e impredecible a millones de ciudadanos inocentes de Argentina, a los demandantes, a los Exchange Bondholders (que ya aceptaron reducciones significantes en el valor de los bonos) y a la economía global”, insistió Capitanich en su matinal conferencia en Casa de Gobierno. La reposición del stay ya fue solicitada por bonistas europeos con tenencias de deuda argentina y por el Citibank, quienes apelaron las órdenes de Griesa por considerar que se extralimitan respecto de su jurisdicción. “La situación que atraviesa la República Argentina con respecto a los fondos buitre no solamente tendría consecuencias negativas a nivel local sino que el caso podría poner en riesgo la estabilidad financiera, el desarrollo social y económico a nivel regional e incluso global”, se sumaron desde el Parlatino, que este fin de semana cumplió sus primeros 50 años. La Argentina adhirió en 1999.

La entidad exhorta a la comunidad internacional “a trabajar en un esquema global de solución del problema de reestructuración de deudas soberanas, que garantice la estabilidad y predictibilidad de la arquitectura financiera internacional”. El viernes pasado, la Asociación Internacional de Mercado de Capitales (ICMA, por sus siglas en inglés) definió una serie de modificaciones a las pautas de reestructuración para que la decisión de una mayoría en los procesos de canje sea vinculante al resto de los acreedores. El objetivo es evitar que pequeños grupos de acreedores puedan trabar el proceso.

La incertidumbre respecto de lo que suceda con el tema de los buitres es lo que mantiene el estrangulamiento actual de oferta de divisas. En el mercado cambiario, la liquidación de los exportadores se redujo fuertemente en agosto respecto del mes previo. Según fuentes oficiales, la liquidación pasó de un promedio diario de 130-160 millones de dólares a menos de 60 millones. Por su parte, la demanda se mantiene elevada, tanto en el segmento formal como en los distintos canales de dolarización. En el primer día del mes, la AFIP informó que se efectivizaron 51.229 operaciones de compra de moneda extranjera por el equivalente a 39 millones de dólares. El promedio habitual para principios de mes era entre 12 y 15 millones. El mes pasado se realizaron compras por 260,1 millones.

El dólar oficial se mantuvo en 8,42 pesos, mientras que los negocios del paralelo cerraron en 14,20, tras haber perdido algunos centavos en el inicio de la rueda y recuperados sobre el final del día. Las acciones líderes arrancaron septiembre con una suba de 1,3 por ciento, con un monto de negocios de 114 millones de pesos. En títulos públicos se registraron resultados dispares, pero las variaciones en ambos sentidos se mantuvieron por debajo del medio punto. El Banco Central, en tanto, no registró variación en el nivel de reservas, que quedaron en 28.612 millones de dólares.

Diario Página 12, Argentina