Escasez, saqueos y estado de emergencia en Baja California Sur tras el huracán Odile

En el tercer día tras el paso de Odile por Baja California Sur, la emergencia continúa debido a la escasez de agua potable, alimentos y gasolina en la zona más afectada.

“No hay víveres, no hay nada”, dijeron turistas rescatados de la zona de playa afectada por el fenómeno meteorológico.

La escasez del agua potable se debe, según las autoridades, a la falta de energía eléctrica pues no pueden funcionar las plantas desalinizadoras y potabilizadoras.

La situación generó que en algunos supermercados comenzaran los saqueos. La gente sustrajo particularmente agua embotellada y papel higiénico, además de otros víveres.

No obstante, muchos se valieron de la emergencia para hacer rapiña: se llevaban carritos llenos de refresco, hornos de microondas, videojuegos, minicomponentes y hasta refrigeradores.

Los robos ocasionaron enfrentamientos entre la gente y los empleados de las tiendas quienes, con machetes, bates de beisbol, rifles y hasta golpes directos trataban de mantener el orden.

Teléfonos de México informó en un comunicado que ya reparó la conexión de fibra óptica que comunica al estado, aunque aclaró que en las zonas donde no hay servicio se debe a los postes caídos y otros problemas de infraestructura.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que la recuperación del servicio eléctrico en La Paz es de 23%, mientras que en el norte del estado es de 60%.

En apoyo al estado vecino, el gobierno de Baja California instaló centros de acopio de víveres y alimentos no perecederos. Además, estableció un puente aéreo para evacuar a turistas afectados, en coordinación con la Secretaría de Turismo y la Embajada de Estados Unidos en México.

La Secretaría de Turismo estatal informó en su cuenta de Twitter que 5 mil de los 30 mil turistas varados en Baja California Sur ya fueron evacuados. Estimó que el resto será evacuado en 48 horas.

Además, la empresa de transporte y Carga baja Feries informó que dos de sus embarcaciones podrán tomar carga del puerto de Mazatlán y llevarlo a Topolobampo, en Sinaloa para acelerar el abasto de insumos y de material de infraestructura para restablecer la comunicación con la zona devastada en BCS.

En tanto, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, informó que hoteles, restaurantes y comercios podrán acceder a un plan de incentivos fiscales para levantar sus negocios cuando pase la emergencia

http://www.proceso.com.mx/?p=382372