“Fondos buitre”: fuerte expectativa por el discurso de la presidenta en la ONU

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner hablará este mediodía ante la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York. Este año, el discurso estará centrado en la pelea contra los fondos buitre. CFK llega al foro internacional con el aval que ese mismo organismo le otorgó el 9 de septiembre, al apoyar la creación de un marco regulatorio internacional sobre las deudas soberanas. Además, el sábado pasado se reunió con el papa Francisco, en un gesto que significó otro apoyo en el mismo sentido. Por la tarde, la Presidenta participará en una reunión del Consejo de Seguridad que presidirá el norteamericano Barack Obama.

El tratado sobre la regulación de la deuda no será la respuesta que destrabará el fallo de Griesa, pero es una señal de lo injusto que fue esta decisión a ojos de la mayoría de los países del mundo. 124 miembros de Naciones Unidas apoyaron la propuesta que llevó el G-77 + China por iniciativa de la Argentina. Sólo 11 votaron en contra (Estados Unidos, Alemania e Inglaterra, entre ellos) y hubo 41 abstenciones (incluyendo varios países de la Unión Europea, lo que se puede considerar un logro). A la vez, podría convertirse en el legado que sobre este tema hace la Argentina al sistema internacional. Como lo recordó ayer por Twitter, el lunes, CFK estuvo reunida con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien destacó el importante apoyo que obtuvo la propuesta y se comprometió a poner a trabajar a los equipos técnicos del organismo para la redacción del marco regulatorio. La Presidenta destacó ayer a través de la red social que en la próxima cumbre del G-20 también se discutirá este tema. Recordó que otro de los apoyos recibidos en esta visita a Nueva York fue el de un grupo de sindicalistas con representación internacional. Entre otros, la Confederación Sindical Internacional, que reúne a 180 millones de trabajadores y la central más importante de Estados Unidos. “Agradezco la solidaridad. Creo que es también en defensa propia”, resaltó ayer, al igual que lo había hecho el lunes.

Ayer CFK no tuvo actividad pública. Estuvo en el Hotel Mandarín preparando sus actividades de hoy. Ella será la jefa de Estado número 16 (la anteúltima de la mañana) en tener la palabra. Como es tradición, la apertura estará a cargo de la brasileña Dilma Rousseff, a quien seguirá Barack Obama. Aunque no hay forma de saber el contenido de su discurso, todos los años la Presidenta menciona el reclamo por la soberanía en las Malvinas y reclama a Irán para que colabore en la investigación por el atentado a la AMIA. El año pasado, CFK se quejó porque ese país no parecía demostrar voluntad en avanzar con el memorándum que se firmó con el objetivo de destrabar la paralizada investigación. Pero este año el acuerdo también quedó frenado en la Justicia argentina, a raíz de un planteo de inconstitucionalidad de las entidades de la comunidad judía.

Por la tarde, la Presidenta participará en la sesión del Consejo de Seguridad, donde se aprobará una resolución que intentará impedir el reclutamiento de personas de distintos países por parte de organizaciones extremistas. La Argentina es miembro no permanente de este órgano, en el que tienen asiento perpetuo y con poder de veto Estados Unidos, Rusia, Inglaterra, Francia y China. Pero CFK aboga por la modificación del organismo. Al poder de veto y las decisiones tomadas por presión de las potencias, la Argentina contrapone las votaciones como la de la creación del marco regulatorio para las deudas soberanas.

Página 12