Guatemala: EEUU exige reformas laborales como condición para la vigencia del TLC

El gobierno de Estados Unidos decidió reabrir el panel arbitral que había lanzado en 2011 contra Guatemala por considerar que el país centroamericano no hace respetar la legislación laboral, anunció hoy el representante de Comercio, Michael Froman.

“Nuestro objetivo es asegurar que Guatemala implemente la protección laboral a que los trabajadores tienen derecho. El litigio es un medio para llegar a ese objetivo, no un fin en sí mismo”, dijo Froman en conferencia de prensa.

El panel arbitral, explicó, se convoca al amparo de las obligaciones incluidas en el Tratado de Libre Comercio alcanzado entre Estados Unidos, República Dominicana y los países de América Central.

Este panel había sido instalado en 2011, pero los dos gobiernos, después de largas y delicadas negociaciones, decidieron suspenderlo en abril del año pasado mediante la adopción de un plan especial.

Este jueves, Froman dijo que “el presidente (Barack) Obama ya lo ha dejado claro: nuestros acuerdos de comercio deben defender nuestros intereses y nuestros valores”.

Por esa razón, añadió, los asociados comerciales de Estados Unidos tienen obligaciones que deben ser respetadas.

Guatemala, dijo Froman, ha “hecho importantes avances”, pero “lamentablemente” no todos los compromisos han sido cumplidos.

Uno de los temas centrales en la disputa es la demora del Congreso de Guatemala en aprobar una reforma al Código de Trabajo, paso que había sido incluido en el plan especial de acción acordado el año pasado.

Froman además hizo una mención directa a la participación de guatemaltecos en la oleada migratoria verificada en Estados Unidos en el último año.

El cumplimiento de los compromisos firmados, dijo, servirá para mostrar “a los guatemaltecos que hay oportunidades para sus hijos si se quedan en casa en vez de embarcar en un peligroso viaje de inmigración”.

De acuerdo con fuentes oficiales, la absoluta mayoría de los inmigrantes que forman la oleada del último año proviene de tres países, Honduras, Guatemala y El Salvador.

En tanto, el presidente de la central sindical estadounidense AFL-CIO, Richard Trumka, apoyó la decisión del gobierno de reabrir el panel, alegando que el respeto a la legislación laboral era central para el funcionamiento de acuerdos bilaterales.

“Espero que esta decisión mande un mensaje claro a nuestros asociados”, dijo.
En la misma jornada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) divulgó los resultados de una misión de consultas a Guatemala bajo el Artículo IV de la entidad.

De acuerdo con una nota oficial, el FMI constató que Guatemala logró avances desde la última misión, en 2013. “Desarrollos fundamentales han sido positivos. El crecimiento retornó a su potencial alrededor de 3.5%”, acotó la entidad.

Sin embargo, los integrantes del Directorio “notaron que la pobreza y la desigualdad social permanecen elevados, y que los riesgos se inclinan a la negativa”.

Por ello, impulsaron a las autoridades guatemaltecas “a acelerar los esfuerzos para mejorar los ingresos” y hacer avanzar un crecimiento inclusivo. “Aumentar el ingreso fiscal será particularmente importante”, señaló el FMI.

Siglo 21