Indígenas garífunas lanzan denuncia internacional contra el Estado de Honduras

Indígenas garífunas de la comunidad de Punta Piedra, en Honduras, acusan al Estado de Honduras de violar su derecho a la tierra. En sesión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteCIDH), en Asunción, capital paraguaya, esta semana representantes de la etnia afirmaron que el problema de las comunidades no ha obtenido respuesta por parte de las instancias nacionales, de tal manera que el caso repercutió en la Justicia Internacional para recuperar su derecho ancestral.

La acusación alega que el Gobierno de Honduras viola el derecho a la propiedad de la comunidad, supuestamente por no cumplir el deber de garantía frente a la invasión de personas no indígenas en el área garífuna. “Lo que queremos es que el Estado nos devuelva el territorio que nos sacaron”, declaró la representante indígena Lidia Palacios, de 60 años de edad, durante la sesión. Según ella, la comunidad pasa por un clima de temor a causa de la presencia de invasores, que los habrían amenazado de muerte.

Lidia denunció que el indígena Félix Ordóñez fue asesinado por los invasores después de recibir amenazas. “El Estado no hizo nada para resolver el problema”, indicó la indígena a la CorteCIDH, pidiendo que la Justicia Internacional trabaje por la evacuación de los invasores y por la devolución del territorio en su integridad. “Esos colonos tomaron el control de más de la mitad del territorio de los indígenas, que cuentan con el título legal de propiedad”, agregó Doroteo Tomás Rodríguez, 60 años, también miembro de Punta Piedra.

El Estado hondureño niega la acusación. Según el gobierno, existe un conflicto entre los derechos de dos comunidades, la de Punta Piedra y la de los invasores, de Río Miel, eximiéndose en el caso. El Estado de Honduras alega que los garífunas llegaron a la zona en 1797 y que ellos mismos habrían invadido la tierra en la que viven hoy, que era en la época ocupada por los indígenas miskitos.

Durante la sesión, James Cavallero, en nombre de la CIDH, aseveró que el Estado hondureño no cumple sus compromisos para el reacomodamiento de los residentes de Río Miel. Cavallero también denunció la creación de una reserva forestal en el territorio indígena, sin consultar previamente a la comunidad. Él destacó que la decisión emitida por la Corte va a permitir el desarrollo de jurisprudencia sobre los derechos indígenas en América Latina.

La audiencia fue parte del período extraordinario de sesiones inaugurado el último 2 de septiembre en la capital de Paraguay. Ésta fue la segunda vez que el país recibió un período extraordinario de sesiones de la CorteCIDH, organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyas resoluciones son de acatamiento obligatorio por parte de los países miembros. En 2005, el país fue el primer Estado anfitrión en la historia de estas sesiones en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Las audiencias son realizadas en la sede de la Corte Suprema de Justicia del Paraguay.

Quiénes son

Los garífunas son un grupo étnico zambo descendiente de africanos, caribes y arahuacos, originario de varias regiones de América Central y del Caribe. También son conocidos como “garinagu” o “caribes negros”. Se estima que hay 600 mil residentes de la etnia en Honduras, Belice, Guatemala, Nicaragua y Estados Unidos. El término “garífuna” se refiere tanto al individuo como a su idioma (declarado por la Organización de las Naciones Unidas para Educación, Ciencia y Cultura – Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad), hablando también las lenguas inglesa y castellana.

Honduras Tierra Libre