La ONU manifiesta preocupación por agresiones a periodistas en México

Las oficinas de la ONU manifestaron su “más profunda preocupación por las recientes agresiones contra periodistas en México”, y exigieron al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto garantizar la labor de los comunicadores “aun cuando publiquen informaciones críticas hacia las autoridades”.

En un comunicado, las oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) resaltaron la grave situación que enfrenta el periodismo mexicano.

De acuerdo con la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de enero de 2013 al 31 de julio último se han abierto 10 investigaciones por crímenes contra periodistas y tres más por desapariciones.

Las oficinas de la ONU se dijeron consternadas por la agresión contra Karla Janeth Silva, corresponsal de El Heraldo de León, en Silao, Guanajuato, el pasado jueves 4, así como el ataque armado contra el periodista y locutor de la radio comunitaria de Luvianos, Estado de México, La Calentana, Indalecio Benítez, hecho en el que resultó muerto su hijo Juan diego de 12 años, el 1 de agosto.

A esos hechos las representaciones de la ONU añadieron el asesinato de Octavio Rojas corresponsal del diario El Buen Tono de Veracruz, en Cosalapa, Oaxaca, el 11de agosto; la agresión a Ignacio Domínguez, director del semanario veracruzano Tinta Verde, quien fue también reportero del Diario de Xalapa, cuya casa fue baleada y dejaron una cabeza de cerdo en la puerta de entrada como amenaza.

Javier Hernández Valencia, representante de la OACNUDH, sostuvo que para esa oficina como para el Consejo de Derechos Humanos, actualmente en sesión, son objeto de su “principal atención”, lo relacionado con “la defensa y protección del derecho a la vida y la integridad de los periodistas en México, al igual que el respeto y promoción de la libertad de expresión y el trabajo periodístico en el país”.

En tanto que la representante de la UNESCO, Nuria Sanz Gallego, anunció la capacitación de autoridades del país en todos niveles, así como “profesionales y técnicos del ámbito del periodismo, en pro de la prevención de actos de esta naturaleza teniendo como referencia el Plan de Acción de las naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas coordinado por la UNESCO”.

Los organismos instaron al Estado mexicano a “adoptar todas aquellas medidas que sean necesarias, tanto a nivel federal como estatal, para proteger y garantizar los derechos a la vida, la integridad y la libertad de expresión de las y los periodistas, incluido el fortalecimiento de los programas de prevención y protección, el respaldo público a la importante labor que realizan los periodistas aun cuando publiquen informaciones críticas hacia las autoridades y la obligación de los funcionarios de abstenerse a emitir declaraciones públicas que estigmaticen a las y los periodistas”.

Además, sostuvieron que las anteriores medidas deben estar ineludiblemente unidas al “deber de investigar, perseguir y sancionar a los responsables de las agresiones en la medida que el actual nivel de impunidad propicia la repetición de las agresiones contra los periodistas y sus familias”.

Proceso