La presidenta advierte sobre un nuevo ataque especulativo de los “fondos buitre”

La presidenta advirtió sobre un “ataque especulativo sobre la moneda” argentina y vinculó a la estadounidense American Airlines, que limitó las ventas de pasajes en el país, con los holdouts. “Buitres con turbinas”, la definió.

Minutos antes de abordar el avión que la llevará junto con su comitiva a Roma para el encuentro con el Papa Francisco, la presidenta usó ayer su cuenta en Twitter para dejar en claro que considera que la limitación de ventas de American Airlines es parte del “ataque permanente contra la Argentina” que encabeza Thomas Griesa y que busca asustar a la gente y “atacar al peso”. Aclaró que no existen restricciones normativas para que las empresas que comercializan pasajes giren divisas al exterior y vinculó a un director de la empresa, James Albaugh, con el fondo buitre Blackstone.

Con un juego de palabras, la mandataria se refirió al artículo que publicó el miércoles el diario La Nación en el cual da cuenta de la determinación de la línea aérea de dejar de vender pasajes por 90 días. Según argumenta la publicación, la aerolínea tomó la decisión ante “las expectativas de devaluación del peso y la compra especulativa de pasajes aprovechando la brecha cambiaria”. “Ahora quieren asustar (¿o enojar?) a los argentinos que quieren viajar al exterior, que dicho sea de paso no son pocos lo cual revela que tan mal no debemos estar. Afortunadamente. ¿No te parece?”, se preguntó la mandataria con ironía. “Si no me crees leé el subtítulo…”, apuntó la jefa de Estado, y lo transcribió: “Las empresas de turismo no quieren quedarse con pesos dado que no saben cuándo ni a qué tipo de cambio los lograrán pasar a dólares”.
A continuación, la mandataria recordó el comunicado que emitió ayer el Banco Central, responsable del manejo y pago de divisas de nuestro país, en el que rechaza que haya restricciones normativas ni de pagos para que las empresas que operan en la Argentina giren al exterior las divisas por las ventas de pasajes. “Buitres con turbinas. Buitres locales, como siempre, sin turbina ni remedio. Vuelan muy bajo”, consideró y advirtió que la medida es parte de un “ataque especulativo sobre la moneda”. Después, sostuvo que ese ataque es “amplificado hasta el ridículo por los buitres locales. En especial por su radio preferida. Radio Buitre”, en alusión a Radio Mitre del Grupo Clarín.
Luego desglosó una serie de cifras que dan cuenta de que efectivamente las empresas aéreas tienen acceso libre a la compra de divisas. Según apuntó, por turismo, viajes y pasajes el Estado libera entre 24 y 26 millones de dólares por día, de los cuales entre 2 y 4 millones corresponden a los giros que efectúan con normalidad las empresas aéreas por venta de pasajes, unos 15 millones al uso de tarjetas de crédito y débito, y otros 4 millones por ventas de operadores turísticos; por último, otros 2 millones de dólares para venta de billetes para viajeros al exterior.
Tras presentar ese listado detallado, la mandataria inscribió “la novedad” en el plano más amplio de la coyuntura. “Esto no empezó el miércoles, empezó el lunes con las absolutamente impropias declaraciones del Encargado de Negocios de los Estados Unidos que motivaron la obligada intervención de la Cancillería argentina, ante la intromisión en asuntos internos por parte de un diplomático extranjero”, sostuvo, en una clara vinculación entre ambas cuestiones.

También relacionó a James F. Albaugh, director de la aerolínea desde 2013, con el fondo de inversión Blackstone, que entró al canje de deuda de la Argentina y, de esa manera, sugirió una conexión entre la decisión de la aerolínea y el grupo financiero. “Todo hace juego con todo”, razonó después.
La presidenta también aprovechó su intervención en Twitter para recordar la reunión que mantuvieron el ex secretario de Comercio del segundo gobierno de George W. Bush, Carlos Gutiérrez (ver aparte), con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para plantearles la estrategia de los fondos buitres para la Argentina. El programa presentado por Gutiérrez, y divulgado el miércoles por el ministro de Economía, Axel Kicillof, presenta cinco puntos que incluyen: esmerilar y desgastar la figura de la presidenta de la Nación y propiciar “olas de rumores para generar inestabilidad económica”, con hincapié en la variación del tipo de cambio ilegal.
Cristina explicó que Capitanich lo recibió porque pidió audiencia como un importante ex funcionario y manifestó durante la entrevista que quería “acercar posiciones”. Relató que después del encuentro el gobierno supo por los diarios estadounidenses que Gutiérrez forma parte del estudio de abogados de la ex secretaria de Estado, Madeleine Albright, que fue contratado por los fondos buitre. “Esta película ya la vimos. Y la función terminó en el 2001 muy mal. Endeudamiento, entrega del patrimonio y miseria y tragedia para los argentinos. Lo están intentando otra vez”, afirmó la mandataria y advirtió, en la línea con sus últimas intervenciones sobre el tema, que “justo es reconocer también que reciben mucha cooperación interna”. «

Viajaron oficialistas y extrapartidarios

El avión presidencial partió ayer por la tarde a Roma, Italia, donde la presidenta Cristina Fernández se reunirá mañana con el Papa Francisco, quien la invitó a compartir un almuerzo en el salón comedor de Santa Marta.
La delegación que acompaña a la mandataria es nutrida y ecléctica. El plantel de funcionarios del círculo cercano estará completo en el Varicano: el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Logicamente, viajará el canciller, Héctor Timerman.
También forman parte de la comitiva el presidente de la Cámara de Diputados y precandidato presidencial, Julián Domínguez; el senador del Frente para la Victoria Aníbal Fernández y los diputados Eduardo “Wado” de Pedro y Andrés “Cuervo” Larroque, integrantes de La Cámpora (también subieron al avión José Ottavis y Hernán Reibel, otros dos dirigentes de la organización), y Victoria Montenegro y Leonardo Grosso, del Movimiento Evita.
Hay, además, precandidatos para la gobernación bonaerense: el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, y los intendentes de Berazategui, Patricio Mussi, y de La Matanza, Fernando Espinoza.
Viajaron también algunos extrapartidarios: el dirigente de la Juventud Radical Leandro Santoro, la ex defensora del Pueblo Alicia Oliveira y la periodista y amiga personal de Francisco, Alicia Barrios.

 

http://tiempo.infonews.com/nota/132986/cristina-denuncio-una-campana-para-asustar-a-la-gente-y-atacar-al-peso