Latinoamérica exige reformar el Consejo de Seguridad en la Asamblea de la ONU

La necesidad de una reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fue uno de los temas dominantes de las presentaciones de nueve presidentes latinoamericanos en la jornada inaugural del debate en la Asamblea General de la ONU ayer.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo que la decisión de elaborar un marco jurídico para la reestructuración de deuda soberana de los países -un reclamo de los países pobres- es un indicio de que es posible reformar las Naciones Unidas. México se ofreció directamente como modelo de cambio.

“En muchas ocasiones, lamentablemente, el Consejo de Seguridad no ha sido capaz de actuar con la unidad de sus miembros’’, afirmó la presidenta chilena, Michelle Bachelet. “Ello afecta la legitimidad y credibilidad del principal órgano encargado de la paz y seguridad regionales”.

“La reforma del Consejo es una tarea pendiente que exige decisión política y acción”, agregó Bachelet, quien reiteró el apoyo de Chile a la ampliación del órgano y a las aspiraciones de Alemania, Brasil, India y Japón de ser miembros permanentes.

Fernández sostuvo que “gran parte de los problemas que tiene el planeta se debe a la ausencia de una multilateralidad efectiva, concreta y democrática”. Añadió que, en ese contexto, la decisión tomada a principios de septiembre de crear un marco jurídico para la reestructuración de la deuda soberana de los países es un paso en la dirección indicada.

En tanto, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, afirmó que el Consejo de Seguridad “debe pasar de una mentalidad de reacción a una de acción” y se mostró en contra del uso del veto en determinadas circunstancias.

Para la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, la reforma del Consejo de Seguridad “se está demorando mucho”. “El Consejo ha tenido problemas para promover soluciones pacíficas” a los conflictos y se necesita “una reforma genuina para superar la actual parálisis”, sostuvo. A continuación pidió un Consejo “más representativo y más legítimo”.

Su colega mexicano, Enrique Peña Nieto, en tanto, dijo que “cambiar nunca es fácil. Menos, cuando se requiere una transformación de fondo, que depende de la cooperación de múltiples actores, y cada uno tiene sus respectivas prioridades e intereses”.

“En México había una situación similar”, señaló el mandatario al ofrecer a su país como modelo para cambios de fondo. Afirmó que el llamado Pacto por México logró conciliar “compromisos esenciales para impulsar una amplia agenda de reformas en distintos ámbitos de la vida nacional”.

“La diversidad (de intereses) es una fortaleza cuando hay disposición para el diálogo constructivo”, acotó. agencias

Últimas Noticias

Críticas al sistema de la ONU rigen su 69° Asamblea General

Desde el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los países enviaron un mensaje de unión a los pueblos y una fuerte crítica al capitalismo, que frena el desarrollo de los pueblos. En la 69° Asamblea General de ese organismo varios presidentes coincidieron en que no pueden ser indiferentes a los ataques contra la soberanía de Palestina.

En la primera jornada de la 69° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) la mayoría de los países unieron sus voces para reformar los paradigmas de ese organismo, y orientarlos a políticas ampliadas al beneficio de los pueblos.

La sede de la ONU en Nueva York (noroeste de EE.UU.) registró este miércoles un llamado al respeto de la soberanía de Palestina, así como también fuertes críticas de los países latinoamericanos hacia el capitalismo.

teleSUR te muestra lo más destacado de este miércoles en la ONU:

Abogan por instaurar un sistema igualitario

Acabar con el sistema capitalista e impulsar el desarrollo sostenible fueron las principales demandas de los mandatarios latinoamericanos durante la 69° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

El dignatario boliviano, Evo Morales,  fue uno de los primeros en afirmar que sólo minimizando el capitalismo se podrá erradicar la pobreza en el mundo. “Se necesita poner en marcha grandes proyectos para erradicar por completo la cultura capitalista que promueve Estados Unidos en el mundo”, aseveró Morales. Asimismo, dijo que el modelo neoliberal debe acabar por el bienestar de la humanidad.

Una opinión similar tuvo la mandataria chilena, Michelle Bachelet, quien instó a la comunidad internacional a unir esfuerzos para detener “las crisis humanitarias que se viven en muchos países del mundo” y construir un mundo más igualitario y con más justicia. Hizo referencia a naciones como Irak, Siria y Palestina.

También el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseveró el pasado martes que la crisis ambiental de la actualidad se debe a este “sistema económico imperante y destructivo”. Refirió que parte de la crisis es consecuencia de un modelo capitalista, basado en patrones de consumo insostenible que generan inequidad, injusticia, pobreza y destrucción del planeta .

Por su parte, el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, urgió a los mandatarios presentes en la Asamblea General de la ONU a fomentar la paz, el desarrollo y convertir la salud y educación en un derecho para todos los ciudadanos.

Rechazo al bombardeo en Siria

Los países latinoamericanos manifestaron su rechazo a los ataques aéreos autorizados por el gobierno de Estados Unidos sin el consentimiento del presidente sirio Bashar Al Assad y en detrimento de la soberanía del país árabe y su derecho internacional.

Argentina, Rusia, Egipto, Brasil, Sudáfrica, la República de Chad, Irak, Venezuela y hasta el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, cuestionaron las políticas bélicas y las intervenciones militares promovidas por los países que integran la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), lideradas por Estados Unidos en las naciones árabes y asiáticas con el pretexto de combatir el terrorismo.

“Desde las grandes potencias se cambia con demasiada facilidad el concepto de amigo y terrorista”, y eso facilita las guerras y las invasiones”, dijo la dignataria argentina, Cristina Fernández durante su alocución en el Consejo de Seguridad.

Mientras, que Venezuela coincidió con el gobierno de Chad de atacar los fenómenos que azotan a los pueblos del mundo e instó a la creación de “una alianza de paz para combatir el terrorismo infundado por Occidente, sin violar la soberanía de los países y el derecho internacional”.

Por su parte, la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, enfatizó que: “No podemos ser indiferentes ante la crisis Israel y Palestina,sobre todo luego del ataque a Gaza (…) en ninguna de esas intervenciones militares hemos ido hacia la paz”.

Respeto a la soberanía de Palestina

Durante la 69ª Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebrada este miércoles en Nueva York (noroeste de EE.UU.), muchos fueron los presidentes que solicitaron la incorporación de Palestina como miembro pleno del organismo internacional.

En su intervención, el presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que Palestina es un país libre e independiente capaz de tomar sus propias decisiones.

Considera que son negativas las acciones injerencistas que buscan violar la soberanía de un país que ha su juicio ha sufrido los daños de un capitalismo salvaje que busca adueñarse de todos sus recursos naturales.

Lo propio hizo el presidente sudafricano Jacob Zuma, al instar a la comunidad internacional a unirse por la liberación económica de Palestina. “La libertad de Palestina y del Sahara Occidental depende de todos nosotros”, afirmó el jefe de Estado.

Por su parte, el dignatario venezolano, Nicolás Maduro, lamentó la barbarie israelí que le quitó la vida a más de dos mil palestinos e invitó a todos los Gobiernos del mundo a trabajar unidos para promover la paz.

Consideró necesario rechazar la violación de la soberanía de cualquier Estado del mundo. “Debemos trabajar para consolidar otros bloques de integración como la Unasur, Celac y Mercosur”, dijo.

Egipto, Costa Rica y Argentina también respaldaron la incorporación de Palestina como miembro pleno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sobre Fondos Buitre

En la intervención de los presidentes latinoamericanos por el caso de los Fondos Buitre en la 69º Asamblea General de la ONU, celebrada este miércoles, el presidente de Bolivia, Evo Morales rechazó que flagelos como los fondos buitre extorsionen a los países a través del ataque a sus reservas soberanas.

La jefa de Estado argentino, Cristina Fernández denunció que los fondos buitres actúan como verdaderos desestabilizadores de la economía (…) provocan pobreza, hambre y miseria. Fernández pidió el apoyo de la comunidad internacional para enfrentar a los especuladores que compraron bonos de la deuda argentina a precios muy bajos.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, también hizo un llamado a la ONU para que impulse políticas contra los flagelos que atentan contra la economía de los países soberanos.

Telesur

 

Em discurso na ONU, Dilma destaca redução da fome e combate à corrupção no país

Primeira mulher a abrir um encontro da Assembleia Geral da Organização das Nações Unidas (ONU), em 2011, a presidenta Dilma Rousseff fez na manhã de hoje (24), pela quarta vez, seu discurso na sededa entidade, em Nova Iork, Estados Unidos, na abertura da69ª sessão anual do debate geral. Ela destacou os avanços socioeconômicos no Brasil e reiterou os compromissos da política externa do país.

Conforme a tradição iniciada em 1947 pelo diplomata Oswaldo Aranha, o primeiro orador de uma Assembleia Geral da ONU é um representante do Brasil, que foi o primeiro país a virar membro das Nações Unidas, logo após o fim da Segunda Guerra Mundial, em 1945.

Na reunião de líderes mundiais dos 193 estados-membros da ONU, Dilma saudou Sam Kahamba Kutesa, ministro dos Negócios Estrangeiros de Uganda e eleito presidente do encontro, para, em seguida, celebrar os 30 anos de redemocratização do Brasil, ressaltando que a partir de então o país pôde avançar na estabilização econômica e na construção de uma sociedade “inclusiva baseada na igualdade de oportunidades”.

Dilma lembrou que o Brasil foi citado como um dos destaques do relatório da Organização das Nações Unidas para a Alimentação e a Agricultura (FAO), divulgado na última semana, em grande medida, por conta de programas que integram ações e promovem inclusão social, como o Fome Zero. “Essa mudança foi resultado de uma política econômica que criou 21 milhões empregos, valorizou o salário básico, aumentando em 71% seu poder de compra. Com isso, reduziu a desigualdade”, afirmou. “Trinta e seis milhões de brasileiros deixaram a miséria desde 2003; 22 milhões somente em meu governo. Para esse resultado, contribuíram também políticas sociais e de transferência de renda reunidas no Plano Brasil Sem Miséria”, frisou.

A presidenta também citou que o Brasil reduziu a mortalidade infantil antes do prazo estabelecido pelas Metas do Milênio, disse que houve universalização do acesso ao ensino fundamental e “uma expansão sem precedentes da educação superior”, com novas universidades públicas e milhões de estudantes emuniversidades privadas contemplados com bolsas e financiamentos, além das políticas de ações afirmativas que permitiram o ingresso massivo de estudantes pobres, negros e indígenas na universidade.

Dilma destacou que o Brasil soube responder à grande crise econômica mundial, deflagrada em 2008,sublinhando que o país conseguiu resistir “às suas piores consequências”, como o desemprego, a redução de salários, a perda de direitos sociais e a paralisia do investimento, além de continuar a distribuir renda, estimulando o crescimento e o emprego, mantendo investimentos em infraestrutura.

Política externa

A presidenta aproveitou a tribuna para destacar a inserção do Brasil, com a China, a Índia, a Rússia e a África do Sul – o chamado bloco dos Brics, que neste ano fundou banco que se torna uma opção para países em desenvolvimento, em contraponto ao Banco Mundial e ao Fundo Monetário Internacional (FMI), e o Arranjo Contingente de Reservas – cada um dos quais com um aporte de US$ 100 bilhões.

Ela reforçou a posição histórica da diplomacia brasileira em oposição ao uso da força, que considera “incapaz de eliminar as causas profundas” de conflitos internacionais, entre os quais, a presidenta enumerou a Questão Palestina, a Guerra Civil na Síria, o processo de deterioração estatal no Iraque, a crônica insegurança na Líbia desde a queda do regime de Muammar al-Gaddafi, além de conflitos no Sahel e escaramuças internas na Ucrânia.

Conforme esperado, Dilma voltou a defender uma reforma e ampliação do Conselho de Segurança da ONU, uma das bandeiras mais caras à política externa brasileira nos últimos 20 anos. “O Conselho de Segurança tem encontrado dificuldade em promover a solução pacífica desses conflitos. Para vencer esses impasses será necessária uma verdadeira reforma do Conselho de Segurança, processo que se arrasta há muito tempo.”

A mudança do clima do planeta foi outro tema sobre o qual a presidenta se debruçou. “Necessitamos, para vencê-la, sentido de urgência, coragem política e o entendimento de que cada um deverá contribuir segundo os princípios da equidade e das responsabilidades comuns, porém diferenciadas.”

Rede Brasil Atual

 

Danilo Medina pide ayuda para documentar a haitianos

El presidente Danilo Medina demandó de la comunidad internacional su apoyo para ayudar a la República de Haití en el proceso de documentación de sus nacionales, tanto a los que viven en su territorio sin nombre ni apellido, como los que se encuentran en condición de irregularidad en la República Dominicana.

El mandatario agotó un turno en la 69 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde destacó las relaciones y el proceso de negociaciones que se lleva a cabo entre República Dominicana y Haití.

“Ayuden a Haití. Ayúdenles a documentar a su gente, tanto en su territorio como en el nuestro, pues la documentación es el primer e indispensable paso para disfrutar de un amplio conjunto de derechos”, dijo. De acuerdo a los datos dados a conocer por organismos internacionales, en Haití hay unos siete millones de personas que carecen de actas de nacimiento.

Preocupación
Medina manifestó que Haití está haciendo un esfuerzo para lograr que esta población pueda disponer de su documentación de identidad, pero que sus limitados recursos técnicos y económicos se lo dificultan.

Dijo que está preocupado,  al igual que numerosos organismos internacionales, por el destino de los inmigrante haitianos, por lo cual consideró que este es el momento para pasar de las palabras a los hechos. “Con acciones concretas y relativamente sencillas, la comunidad internacional puede sin embargo tener un gran y duradero impacto en la vida de estas personas”, dijo. “No permitamos que unas carencias técnicas se pongan en el camino de un proceso tan esperanzador, tan necesario y con tanto potencial como esta nueva etapa de cooperación entre la República Dominicana y Haití”, expresó.

Su política
Medina manifestó, por otra parte, que su país da pasos firmes hacia la construcción del estado de bienestar del pueblo dominicano, priorizando políticas públicas en las áreas de educación, salud y fomento de las Mipymes.

Destacó que en su gobierno se han adoptado medidas de austeridad y ajustes estructurales, dando pasos firmes en la lucha contra la pobreza y la desigualdad mediante la ejecución de programas de gran impacto social. Puso como ejemplo que el país redujo la pobreza en un 6% en apenas 18 meses, lo que significa que más de medio millón de personas pudieron superar esta condición.

(+)
HAN MEJORADO LAS RELACIONES RD-HAITÍ
DESTACA EL PROCESO DE NEGOCIACIONES
El presidente habló sobre las perspectivas de las relaciones entre la RD y Haití, y citó la decidida voluntad política de ambas naciones de cambiar la historia de desencuentros y malos entendidos de muchos años, alimentados por sectores interesados. Medina dijo que siempre habrá a quienes no les importe sacrificar los intereses reales de los pueblos, pero que en todo el mundo hay personas, y países, que han sabido dejar atrás lo peor de su pasado, para centrarse en construir el futuro que quieren para sus hijos y nuevas generaciones.

Listin

 

Presidente Maduro convoca a una transformación profunda y democrática del sistema de la ONU

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó la noche de este miércoles a que se produzca una transformación profunda y democrática de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en aras de avanzar en la consolidación de la paz total.

“Nosotros reivindicamos la vigencia de Naciones Unidas, por encima de cualquier crítica que se pueda hacer y sobre esa reivindicación y la importancia humana de que esta organización exista es que nosotros insistimos en la necesidad de una transformación profunda”, dijo.

Durante su discurso en la 69° Asamblea General la ONU, el Mandatario venezolano indicó que este bloque se ha convertido en “un instrumento echado de lado, violado de manera permanente en sus objetivos fundamentales”.

El jefe de Estado recordó las ideas del Comandante Hugo Chávez en sus célebres discursos, en los que defendió en reiteradas oportunidades las causas humanas. “Hace falta una refundación democrática y profunda del sistema de Naciones Unidas (…) hace falta refundar el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”, precisó.

Explicó que hoy por hoy el protagonismo de las regiones es muy distinto al que existía en 1945, pues es indispensable “adaptarse a un mundo multipolar, multicéntrico, pluripolar, con países emergentes que tienen voz, propia, pensamiento propio, aspiraciones de ser respetados”.

Apuntó que es indispensable fortalecer la Secretaría General, tal como se ha planteado muchas veces, para que represente a todas las naciones que integran la ONU, “que sepa escuchar a todos y que busque fórmulas de paz y resolución de conflictos en el mundo”.

Maduro enfatizó la importancia de reconfigurar el sistema de funcionamiento de la Asamblea General de la ONU, para “democratizarlo, darle un papel protagónico y permitir que este gran debate pueda siempre llegar a buen puerto en los grandes temas del mundo”.

NUEVOS MODELOS DE INTEGRACIÓN

El presidente venezolano destacó que en el inicio del siglo XXI Latinoamérica ha asumido su papel con el surgimiento de nuevas organizaciones, tales como la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), que ha defendido un importante rol social, económico, ambiental.

Asimismo, se refirió a Petrocaribe como uno de los proyectos que mejor dibuja lo que puede ser un mundo de paz, justicia, solidaridad, cooperación, complementariedad.

Señaló que el surgimiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), representa el nuevo regionalismo del Sur, con un nuevo liderazgo. “Unasur es ya un bloque muy interesante y muy importante, que comienza a articularse con el resto del mundo que surge”.

Resaltó que el BRICS, representado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, significa la esperanza para el desarrollo con nuevos mecanismos en el mundo.

Asimismo, apuntó que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se ha ido consolidando con fuerza en la región. “Se lo digo a los poderosos del mundo, a los que manejan el capital, el poder económico, otro mundo es posible y lo estamos demostrando en nuestra América”, puntualizó Maduro.

Correo del Orinoco

 

Solís pide paz ante la ONU y reelección de Costa Rica en Consejo de DDHH

Durante la sexagésima novena sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas el Presidente, Luis Guillermo Solís Rivera, declaró que el Consejo de Seguridad de la ONU debe fortalecerse y pasar de la reacción a la acción, como la forma de reafirmar el compromiso moral y político con la Humanidad.

Solís además aprovechó para pedir a los representantes internacionales, su apoyo en la reelección de Costa Rica para participar como miembro del Consejo de Derechos Humanos del organismo.

Así en esta, que fue la primera intervención del mandatario ante Asamblea General de la ONU, Solís fue enfático en señalar que el reto más importante de la comunidad internacional “es el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales como bienes públicos globales”.

Para esto puso como ejemplo el “recrudecimiento de la violencia y enfrentamientos armados” en Gaza, Iraq, Siria, Ucrania, Afganistán, Mali, Libia, Sudán y Sudán del Sur, Somalia y la República Centroafricana y manifestó la preocupación que se “enfoca en la dimensión universal de la crisis provocada por ISIS”.

De igual forma, el Presidente condenó la transferencia de armas convencionales a las actuales zonas en conflicto y abogó por nuevas políticas a favor del desarme y fue enfático al señalar que “ningún Estado debe desarrollar o poseer armas nucleares. Su mantenimiento y modernización requiere inmensos recursos económicos y humanos que son necesarios para enfrentar los desafíos de nuestro tiempo, entre ellos, alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

“Costa Rica está lista para negociar un nuevo instrumento jurídicamente vinculante para el desarme nuclear”, sostuvo al enfatizar el papel del país en la lucha por ese tema.

Al ampliar sobre este tema el mandatario cuestiona de manera tajante si “comerciar con la muerte es ser cómplices de sus atrocidades”, al indicar que “al respecto, sería lícito preguntarnos, ¿cuál es la diferencia ética entre comerciar con armas que matan a los jóvenes en los países subdesarrollados, y comerciar con drogas que igualmente lo hacen en las sociedades más ricas del planeta?”.

En su discurso reitera que “Costa Rica valora y alienta las medidas de diplomacia preventiva”, por lo que hace un llamado a los miembros del Consejo de Seguridad para abstenerse del veto “en situaciones de genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y violaciones masivas de los derechos humanos”.

El Presidente ratificó el compromiso de Costa Rica en cuanto al respeto y consolidación de los derechos humanos e hizo un llamado para que la comunidad internacional haga lo propio para garantizar su cumplimiento en todo el orbe, como única vía hacia un desarrollo sostenible en el que ninguna persona sea excluida.

“Con fe en el diálogo y la concertación, he venido a esta Asamblea General a pedirles que nos declaremos la paz. Que consciente y asertivamente trabajemos a favor de la cultura y la educación para la paz; por el fortalecimiento del Estado social de Derecho, sus instituciones y nuestras economías; a favor de la prevención de los conflictos; la resolución de las controversias internacionales por medios pacíficos; por un papel renovado del Consejo de Seguridad; por ponerle un alto y revertir los efectos del cambio climático, por un desarrollo sostenible donde ni una sola persona del mundo sea excluida”, concluyó el presidente Solís.

El País