Masivo respaldo al Gobierno y marchas opositoras marcan jornada de movilización

Oficialismo llama a sus simpatizantes a defender revolución
Al tiempo que advirtió que sabrá enfrentar las reacciones de la “restauración conservadora” a la revolución ciudadana, el presidente Rafael Correa anunció que en los próximos meses centrará su gestión en la elaboración del Código de Trabajo, la regulación de la plusvalía del suelo y la seguridad social.

Correa cerró ayer su ‘Festival de la música y la cultura por la revolución del trabajo’, un acto político en contra de las marchas del sindicalismo que duró cerca de ocho horas, anunciando que se dedicarán en el “plazo inmediato” a radicalizar estas tres áreas.

“No hay que dormirnos en los laureles. Hay que trabajar día a día, entendiendo que todo se puede perder, que existe esa restauración conservadora con la complicidad de malos dirigentes y los tirapiedras, porque el objetivo inmediato es desestabilizar a la revolución (…), después se van a sacar ellos las tripas”, expresó.

Agregó que una de las fuentes de la inequidad en el país es la plusvalía, tema que ha sido maltratado “por la prensa y por los alcaldes de la restauración conservadora que se reunieron en Guaranda, que muchos de ellos han vivido de la especulación de la tierra”. “Cómo les va a interesar que cambiemos la situación”, señaló en su discurso sin especificar los nombres.

Asimismo, cuestionó a los dirigentes sindicales que convocaron a la movilización contra el proyecto de Código Laboral, porque no “hicieron nada” para terminar con la tercerización, y ahora con “cinismo” critican al “Gobierno que más ha hecho por los trabajadores”.

El ministro de Relaciones Laborales, Carlos Marx Carrasco, encargado de construir el articulado, se unió a este discurso y se comprometió a que el “Gobierno no desmayará hasta que todos tengan empleo digno”.

Este festival que reunió a cientos de militantes de Alianza PAIS (AP) en la Plaza de la Independencia, concluyó pasadas las 19:00, en medio del baile y de la entonación de canciones de corte tropical por parte del mandatario y el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

Los elementos que matizaron el evento eran similares a otras contramarchas organizadas por el régimen: tarima con pantallas gigantes y entrega de sándwiches, gelatina, banderines, camisetas, pósteres y gorras.

El Universo

La izquierda ecuatoriana se une en un inédito frente de 15 organizaciones

En el Teatro de la Casa de la Cultura nacerá el nuevo frente de izquierdas, progresistas y democráticas llamado Unidos. Es una coalición inédita en la historia política del país. Está conformada por 15 organizaciones nacionales y locales del país, desde partidos políticos hasta agrupaciones locales, pasando por colectivos.

Óscar Bonilla, secretario de Acción Política de PAIS, aclaró que no es una propuesta de este movimiento, sino un espacio de confluencia política, de diversos sujetos con un espectro que abarca la izquierda histórica hasta el progresismo y el centro. Todos ellos vinculados desde el inicio de la Revolución Ciudadana.

“Este frente responde a una demanda de la ciudadanía y a una necesidad histórica que siempre ha requerido que las fuerzas progresistas y de izquierda se presenten como una sola propuesta”, recalcó el dirigente.

La idea surgió luego de las últimas elecciones seccionales, de ahí que aseguran es un frente unitario sin un fin electoral. La lección que sacó PAIS en aquellos comicios fue que algunos reveses electorales surgieron por falta de unidad, candidatos aliados compitieron entre sí lo que afectó la tendencia. “Ahora viene el ciclo de la alianza y equidad. Esto supone abrir las puertas a todas las fuerzas”, añadió Bonilla.

El dirigente aclaró que el frente no es una reacción sino que viene “fraguándose” a lo largo de décadas. Y se consolida gracias al proyecto revolucionario liderado por el actual presidente Rafael Correa.

En esa línea comentó que la derecha política y económica no es lo que determina el surgimiento de Unidos, sino la necesidad de superar el sectarismo y de trabajar para resolver las diferencias de manera armoniosa.

Las 15 fuerzas políticas que integran Unidos no han dejado de intervenir en procesos políticos y electorales. Para Bonilla establecerán alianzas concretas en cada una de las coyunturas. Aún no está claro si operará en las elecciones de 2017.

Teóricamente Avanza, PAIS y el Partido Socialista son las 3 agrupaciones locales por lo que podrían poner candidatos. A ellos se suman las provinciales que son ARE, Pachakutik Chimborazo, Unidad Primero, MAR y Centro Democrático.

Este último quiere ser de carácter nacional. En el mismo trámite están Alfaro Vive Carajo y el Partido Comunista. El resto son colectivos que apoyan la gestión del actual Gobierno.

Nadie aún se ha atrevido a anticipar si el foro tendrá vigencia hasta las elecciones de 2017, pero algunos dirigentes consideran que bien podrían presentar una eventual candidatura a la reelección de Rafael Correa y conformar listas únicas de asambleístas. “Dependerá de qué organización sea más fuerte en determinado territorio”, dijo Édgar Frías, de Alfaro Vive Carajo.

Unidos no tendrá una sede oficial y mantendrá reuniones paulatinamente en las provincias de donde provienen algunas fuerzas regionales como Guayas y Pichincha.

El martes pasado, el prefecto del Guayas, Jimmy Jairala, destacó la participación de su movimiento. Aseguró que militantes viajarán a Quito para participar en la inauguración y señaló que la intención es apoyar la gestión de Rafael Correa.

Según Jacob Cueva, dirigente de Avanza, Unidos actuará como un foro y no tendrá una jerarquía establecida y los diálogos se realizan bajo lo que tienen en común y puntos de coincidencia.

Por lo pronto, Unidos ha diseñado un plan de acción de 7 puntos con los que pretende ejecutar la Constitución de Montecristi y el socialismo del Buen Vivir.

Los ejes son económico, social, cultural, político, ambiental, de desarrollo territorial y de desarrollo internacional. El objetivo también es fomentar la formación política y el fortalecimiento de liderazgo desde los territorios.

No hay fines electorales. La primera tarea será fortalecer la formación política en los territorios.

El Telégrafo