Peña Nieto encabezó actos oficiales por los 204 años de la Independencia

El presidente Enrique Peña Nieto adelantó el Grito de Independencia por las redes sociales. A las 22:31 horas de ayer, a través de su cuenta de Twitter, el mandatario publicó el siguiente mensaje: “¡Vivan los héroes que nos dieron Patria y Libertad! ¡Viva esta gran nación que nos une! ¡Viva México!”

Momentos después, a las 22:58, el jefe del Ejecutivo salió de su despacho en Palacio Nacional acompañado de su esposa Angélica Rivera.

Juntos caminaron por los salones Embajadores, Azul, Verde y Morado, así como el de Recepciones, donde ya los aguardaba la escolta del Heroico Colegio Militar.

Los cadetes rindieron honores a la investidura del primer mandatario y le hicieron entrega de la bandera nacional.

El Presidente repicó en cuatro ocasiones la campana de Dolores instalada en lo más alto de este edificio histórico y lanzó la arenga de Independencia recordando a los héroes que dieron a Mexico patria y libertad.

Arenga solemne similar a la expresada durante su primer Grito de Independencia en 2013.

Al término, devolvió el lábaro patrio a los cadetes y regresó al balcón central junto a la primera dama y los hijos de ambos: Paulina, Alejandro —con su novia Lourdes Sámano—, Sofía, Fernanda y Regina a disfrutar del espectáculo pirotécnico que se prolongó durante 10 minutos.

La fiesta multicolor fue celebrada también por los invitados especiales en los distintos balcones de Palacio y las familias reunidas en la Plaza de la Constitución.

Luego de la lluvia de color, el Presidente regresó al salón de recepciones donde saludó a los presidentes de la mesas directivas del Senado de la República y la Cámara de Diputados, Miguel Barbosa y Silvano Aureoles, respectivamente. También saludó al presidente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Manuel Granados.

Minutos después, acompañado de su familia, colaboradores e integrantes de su gabinete legal y ampliado se trasladó hasta el patio central de Palacio Nacional donde encabezó la cena de gala a la que asistieron alrededor de 950 invitados.

La cena incluyó chile en nogada, cebiche de pescado y callos con infusión de cilantro, como primer tiempo. Pollo en salsa de flor de calabaza, camarones con mole de tamarindo y filete de res con salsa de pulque. Además de dulces tradicionales mexicanos.

CRÓNICA: VENCE OBSTÁCULOS PARA IR AL ZÓCALO

Con el objetivo de gritar vítores a los héroes que iniciaron la Independencia, decenas de familias mexicanas y grupos de amigos se congregaron en el corazón  de la República mexicana.

A Martín Fernández, la discapacidad que padece desde hace cinco años tras sufrir un accidente automovilístico no le impidió llegar en silla de ruedas con su hija a la Plaza de la Constitución para celebrar un años más del inicio de la Independencia.

“Procuro venir cada año, es difícil trasladarse en silla de ruedas, pero me gusta cumplir con esta tradición familiar. Con Echeverría mis papás me traían al Grito y, ahora, con mis hijos, a pesar de mi problema, procuro estar aquí”, dijo.

Con sombreros, pelucas tricolores, bigotes, globos y banderas, miles de mexicanos gritaron vivas a los hombres y mujeres que lucharon por la naciente nación mexicana y respondieron la arenga que desde el balcón central de Palacio Nacional lanzaba el Presidente de la República.

La verbena popular con motivo de la celebración del 204 aniversario del inicio de la Independencia comenzó la tarde de ayer con grupos musicales que amenizaban la jornada.

La gente coreó las letras de canciones de artistas como Belinda, la Banda MS, pero disfrutó más las melodías de Joan Sebastian, quien fue el encargado de cerrar el concierto en la Plaza de la Constitución.

En las calles 20 de Noviembre, 5 de Mayo y 16 de Septiembre cientos de familias hacían fila para atravesar lo detectores de metales que el Estado Mayor Presidencial colocó para brindar seguridad durante el festejo patrio.

Para ingresar al Zócalo debían superar al menos cuatro filtros, en los cuales elementos de las Guardias Presidenciales revisaban minuciosamente las pertenencias de los asistentes para evitar que introdujeran algún objeto peligroso.

En punto de las 11 de la noche, Enrique Peña Nieto apareció acompañado de su esposa, Angélica Rivera, y sosteniendo la bandera mexicana, la gente comenzó a aplaudirle mientras que el mandatario repicaba la misma campana que 204 años atrás hizo sonar Miguel Hidalgo y Costilla en el poblado de Dolores.

Luego de que el mandatario  nombrara a los principales héroes de la Independencia, la gente respondía emocionada con vivas, aplausos o lanzando sus globos al aire.

Este año la novedad fue que durante el espectáculo de juegos pirotécnicos se amenizó con  versiones modernas de música mexicana.

Al ritmo de México lindo y querido y el  Huapango de Moncayo, quienes más disfrutaban de los fuegos artificiales que iluminaban el Centro Histórico de la capital del país, eran los más pequeños, quienes en todo momento decían a sus padres que observaran “los cohetes”.

Un grupo de turistas, dos japonesas y una de origen indonesio quedaron impactadas por la forma en que los mexicanos celebran su Independencia. Desde el Grito hasta el espectáculo de pirotecnia.

“Es el primer año que estamos en México, somos estudiantes y decidimos venir aquí, es maravillosa la forma en que ustedes festejan su libertad. Mañana intentaremos ir al desfile para seguir conociendo la cultura de su país”, dijo una de ellas.

Algunos quedaron decepcionados por la corta duración del festejo, tanto sólo 15 minutos desde que  Peña apareció en el balcón hasta que finalizo la ceremonia oficial.

“Nos gustaría que hubiera más fiesta,  que aquí en la plaza vendieran antojitos mexicanos o que nos dejaran festejar más tiempo, es nuestro día, es el día de México”, dijo Alan, estudiante universitario de 19 años.

Hubo vendedores que lograron superar los filtros de seguridad y pudieron vender en el Zócalo alimentos como tlayudas, gorditas o sopes, por la cantidad  25 pesos cada uno, luego de que le aumentaran el precio dos veces.

Concluido el festejo,  los presentes, algunos ataviados con sobreros de charro o vestidos típicos salían por calles aledañas a la Plaza de la Constitución, de nuevo haciendo fila  pero ahora para poder salir. Entonaban el  Cielito Lindo y gritaban “¡Viva México!”

Lo que más emocionó a los asistentes al Zócalo fueron los juegos pirotécnicos, los cuales estallaban e iluminaban el cielo de la Plaza de la Constitución al tiempo que sonaba el Son de la Negra y posteriormente elHuapango de Moncayo.

Poco después de las 23:30 horas y aun con cientos de personas tomándose fotografías o conversando en la plaza, un ejército de barrenderos comenzaron la titánica labor de limpiar la Plaza Mayor del país para dejarla lista para recibir a las Fuerzas Armadas que desfilan este 16 de septiembre.

— Juan Pablo Reyes

 

DE SU RONCO PECHO

El Grito de Independencia es considerado el acto con que se inicia la guerra de liberación de los españoles.

Para conmemorar ese acontecimiento, cada año, a las 11 de la noche del 15 de septiembre, los titulares del Poder Ejecutivo en los distintos niveles de gobierno —presidentes municipales, o jefes delegacionales en el Distrito Federal, gobernadores y el Presidente de la República—, así como los embajadores en las representaciones en el extranjero, portando una bandera nacional, dirigen una arenga a la población reunida.

Y aunque no existe una ley que estipule el contenido de la arenga , por lo regular incluye las siguientes frases:

¡Mexicanos!
¡Vivan los héroes que nos dieron patria!
¡Víva Hidalgo!
¡Viva Morelos!
¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!
¡Viva Allende!
¡Vivan Aldama y Matamoros!
¡Viva la independencia nacional!
¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!

Sin embargo, cada 15 de septiembre el Presidente en turno impone su sello personal, al agregar situaciones y personajes, o incluso quitarlos.

Lázaro Cárdenas: “¡Viva la revolución social!”

Adolfo López Mateos: ¡Viva la Revolución Mexicana!

Luis Echeverría: ¡Viva Hidalgo el padre de la Patria!, ¡Viva Morelos El Siervo de la Nación!, ¡Viva Guerrero, el consumador de la Independencia!, ¡Viva Juárez, Benemérito de las Américas!… ¡Vivan los países del tercer mundo!

José López Portillo: ¡Viva nuestra soberanía!, ¡Viva nuestra autodeterminación!, ¡Vivan nuestras libertades!, ¡México ha vivido, México vive, México vivirá!

Carlos Salinas: ¡Vivan los Niños Héroes!, ¡Viva Juárez!, ¡Viva el caudillo revolucionario Emiliano Zapata!

Ernesto Zedillo: ¡Viva nuestra libertad! ¡Viva nuestra democracia!

Vicente Fox: ¡Viva Leona Vicario! (incluyéndola por primera vez); ¡Viva nuestra democracia!, ¡Vivan nuestras instituciones!, y ¡Viva la unidad de las y los mexicanos!

Felipe Calderón: ¡Viva el Bicentenario de la Independencia! y ¡Viva el Centenario de la Revolución!

El año pasado, el presidente Enrique Peña Nieto incluyó el nombre de Vicente Guerrero, héroe de la Independencia que fue excluido de la arenga desde los tiempos de Miguel de la Madrid.

Excelsior