Por fuerte presión social, el Senado busca derogar ley que habilita uso de fondos jubilatorios

La ley fue aprobada sin discusión abierta sobre sus consecuencias ni sobre los proyectos para los que se quiere usar los fondos. El presidente Cartes, en un principio, lo vetó, pero luego rectificó su veto. El uso de los fondos previsiones aparece en un paquete que con la ley de la Alianza Público Privada y el endeudamiento con los “bonos soberanos” (1.000 millones de dólares solo este año) aparece como la matriz del gobierno de Horacio Cartes para el financiamiento principalmente de obras públicas.

De todos los fondos jubilatorios, el Instituto de Previsión Social es la entidad a la que, “como una manzana, todos quieren darle una mordida”, dijo Aníbal Filártiga a su salida, luego de llegar a la Presidencia, mirar, otear y renunciar en menos de 15 días.

Es que IPS, que recoge el aporte obrero patronal y cubre prestación de servicio médico y jubilación, recauda al año 720 millones de dólares.

El temor es que estos fondos, como sucediera con el quebrado Banco Nacional de Trabajadores, terminen en la timba financiera y en los negocios de sobrefacturaciones.

La ley 5074/13 fue aprobada “entre gallos y medianoche silenciosamente, por el cartismo junto con su mayoría parlamentaria, en una avanzada sobre los fondos jubilatorios que son producto del aporte de trabajadores para lograr una vida digna cuando lleguen a ser adultos mayores”, sostiene la invitación para el apoyo de la derogación.
El proyecto de derogación fue presentado por la senadora Desiré Massi y cuenta con el apoyo de la multibancada (Frente Guasu, PDP y Avanza País).

Luego de la reacción de trabajadores, varios parlamentarios “cartistas” han anunciado que acompañarán el proyecto de derogación.

La convocatoria
La convocatoria de distintos sectores de la sociedad, incluido el Congreso Democrático del Pueblo, en formación, para acompañar la derogación está fijada para las 09 de este jueves, frente al Panteón de los Héroes. De ahí marchará la gente hasta el Congreso Nacional.

Ea