Reclaman Justicia a ocho años de la desaparición de testigo clave en juicio de la dictadura

Organizaciones de derechos humanos, estudiantiles, políticas y sociales marcharon en La Plata para recordar y exigir justicia al cumplirse ocho años de la desaparición de Jorge Julio López, el testigo clave en el juicio que condenó a prisión perpetua a Miguel Etchecolatz por crímenes de lesa humanidad.

Las agrupaciones se concentraron en Plaza Moreno, frente al municipio donde se realizó el juicio contra Miguel Etchecolatz, y desde allí marcharon hasta la casa de Gobierno provincial donde se realizó el cierre.

Además, la esposa de López y su hijo participaron de la presentación del proyecto del mural en su homenaje, que se realizará con el apoyo del ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires, en el Centro Cultural de Los Hornos, de la avenida 137 esquina 64.

Durante el acto, Rubén, el hijo de Jorge Julio López aseguró tener “mucha bronca” y si bien dijo que es un día “difícil” agradeció la colaboración del gobierno provincial “para seguir trabajando en la Fundación Crear Conciencia”.

“Hace ocho años mi padre dio su testimonio en pos de contar lo que vivió y sufrió con sus compañeros, no se lo cuidó y hoy no está. Él tendría que estar acá presente y no nosotros”, sostuvo.

En el lugar se descubrió una placa que reza: “Al compañero Jorge Julio López por su sacrificio en pos de sus convicciones y lucha en su 8vo aniversario de su desaparición en democracia” y se presentó el mural que estará a cargo del grupo DesarrollArte y contará con la colaboración de jóvenes del programa Envión.

El ministro de Desarrollo Social bonaerense, Eduardo Aparicio resaltó “el valor y coraje de Julio López, que como militante activo se puso al servicio de la justicia y logró ayudar a esclarecer una parte de lo que sucedió en la última dictadura”.

Lamentó su desaparición forzada en democracia y bregó “para que no ocurran nunca más estas situaciones que buscan acallar voces. La democracia se defiende con más democracia, por eso continuamos con la búsqueda de Julio, para garantizar la defensa de la vida y el libre pensamiento”.

 

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=759119

 

Diálogos por Julio López

 

Por Lucrecia Fernández y Gloria Cosentino. En el marco del octavo aniversario de la segunda desaparición de Julio López, organizaciones de derechos humanos junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia realizaron una audiencia-conferencia de prensa en la Cámara de Diputados de la Nación.

Militantes históricos de los derechos humanos, diputados de izquierda y familiares de víctimas de violencia de Estado y violaciones a los derechos humanos se pronunciaron para denunciar una vez más la impunidad y el encubrimiento que se perpetúa y profundiza con el trascurrir de los años en la causa de Julio López.

En una audiencia concurrida, que se realizó en el anexo del Congreso de la Nación, la mayor parte de los participantes subrayaron la importancia de denunciar la complicidad estatal en la que se encuadra la segunda desaparición de López. En esa línea Pablo López, diputado por el FIT, apeló a la necesidad de “exigir la apertura del archivo, no sólo de la última dictadura sino también los archivos que sin duda existen sobre su segunda desaparición.” Con la misma contundencia, Vanina, hermana de Maximiliano Kosteki, denunció que “hay archivos secretos por todos lados. Ningún gobierno que luche en contra de lo que nosotros buscamos, que es verdad y justicia, va a abrir esos archivos. Y de la única forma que lo vamos a poder lograr es teniendo la unidad que tenemos hoy y que vamos a seguir teniendo”.

Por su parte, Myriam Bregman, militante del PTS, integrante del CEPRODH y abogada en la causa de Julio López, recalcó que en cada nuevo aniversario de la desaparición se reciben llamados que buscan solventar un supuesto interés en el avance de la causa. “Los años anteriores ya había una práctica común de los distintos juzgados que intervinieron en la causa que era generar una noticia, por decirlo de una manera elegante, cada vez que se aproximaba un aniversario, pero este año lamentablemente la situación es bastante más grave porque, a 8 años, no les quedan muchas más maniobras para hacer y lo que están haciendo es terrible. Desde la fiscalía tratando de investigar a la familia de Julio López, el entorno de Julio López y tratando de seguir la pista”, agregó.

Participó también de la audiencia Néstor Correa, de AGD-UBA, quien ponderó como un dato no menor el descaro que asume el encubrimiento en el caso. “La impunidad de la desaparición tiene el objetivo del terror. La sistemática política de encubrimiento, ponerla de relieve, conmover a las mentes de la población, hay que desenmascarar el cinismo” dijo Correa.

El presidente de la APDH La Matanza, Pablo Pimentel, se refirió a los luchadores por los derechos humanos que abandonaron postulados iniciales, la dificultad para volver a la trinchera de las luchas populares habiendo abandonado la calle para ser parte del aparato cómplice del oficialismo, aseguró: “Los derechos humanos tienen una sola definición: o se defienden y se respetan o se violan. El gran desafío es estar en la calle permanentemente, ver de qué manera nos vamos a cuidar las espaldas porque los cambios lamentablemente van a venir por derecha y vamos a tener que redoblar los esfuerzos. Le falta a gran parte de la ciudadanía darle contenido a esas palabras que se llevaron como bandera: memoria, verdad y justicia”.

Hacia el final de la conferencia, tomó la palabra Juan Ciccale, integrante de CORREPI, que resaltó el valor simbólico que toma a la hora de comprender la continuidad del Terrorismo de Estado y la violación a los derechos humanos. “Jorge Julio López, dos veces desaparecido, es un símbolo en sí mismo pero es el símbolo de los más de 200 desaparecidos en democracia en estos momentos en la Argentina”, dijo y dio lugar a pensar en sintonía con los datos cuantitativos, siempre estremecedores que, según describió, siguen aumentando con creces. “Nosotros denunciamos que hasta el año pasado había 4600 muertos y asesinados en democracia. Fueron 2500 en la llamada década ganada. No queremos olvidar esto, reivindicamos todo lo que es Julio López”.

La acusación al kirchnerismo de silencio y complicidad fue redoblada por Susana Ancarola, de ATE Sur, que hizo referencia a la última dictadura militar en la Argentina, a los asesinatos de Darío y Maxi en el Puente Pueyrredón en 2002, y tantos otros hechos que mostraron la necesidad de, no sólo levantar sino también y sobre todo, de sostener la bandera contra la impunidad. “Con el secuestro de López quedó claro que para nada se hacían cargo de tomar seriamente esa bandera, que esa bandera seguía estando en nuestras manos”, concluyó la dirigente.

La audiencia del pasado martes fue moderada por Carlos “el Sueco” Lordkipanidse, ex detenido de la ESMA, quien aguardó su turno para resaltar el valor de HIJOS La Plata en la asunción como propia de la búsqueda de justicia por Julio López. Con voz contundente y en pie de resistencia aseguró “no lograron doblarnos el brazo durante la dictadura, no nos van a doblar el brazo ahora. Esto que lo sepan porque por más que lo ninguneen, ni lo nombren y ni aparezca por ningún lado, esto no va a pasar, Julio va a ser una reivindicación en el tiempo.”

http://www.marcha.org.ar/index.php/nacionales/derechos-humanos/5848-dialogos-por-julio-lopez