Gremios e indígenas marchan el miércoles y Correa convoca a una contraprotesta

El presidente Rafael Correa convocó este sábado a sus coidearios a una contramarcha el próximo miércoles, día en que sectores de trabajadores e indígenas protestarán contra la política laboral frente a la casa de gobierno en Quito.
“Si el miércoles ellos son 3.000, nosotros seremos 30.000 en la Plaza Grande”, dijo el mandatario.

Código. Correa aseguró que su administración aspira a “darle al país un código de trabajo revolucionario”. Destacó que los opositores “creen que nos van a impresionar. Ni conocen el Código porque ni siquiera se presenta oficialmente”.
Sectores de trabajadores, indígenas, médicos y estudiantes han anunciado una marcha en protesta contra el Gobierno, que impulsa un nuevo Código Laboral que pondrá límites a los salarios, según afirman.

Fut manabí. El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) de Manabí, manifestó que este llamado es para defender los derechos fundamentales de los trabajadores ante las nuevas implementaciones de leyes, que favorecen únicamente a los patronos del sector público y privado, por esto hacen una convocatoria a la segunda Jornada Nacional de Movilización, que se realizará el miércoles 17, a las 16h00, en la ciudad.

El Diario

Más gremios se suman a marchas de sindicalistas

Mientras el Gobierno advierte con llamar a la militancia de Alianza PAIS (AP), más sectores sociales anuncian su participación en las marchas convocadas por las centrales sindicales para este miércoles.

La motivación original de la movilización era reclamar por las propuestas de Código Laboral y de enmienda constitucional que, a juicio de los dirigentes de los trabajadores, afectan sus derechos.

Pero durante las últimas semanas, otros grupos anunciaron su adhesión a las marchas en protesta por otros temas.

Así, ayer, el movimiento Montecristi Vive se solidarizó con los manifestantes; y el pasado viernes, la Unión Nacional de Educadores (UNE) indicó que rechazará el proyecto de ley reformatoria que traspasaría los recursos del Fondo de Cesantía del Magisterio al Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess).

Días atrás, la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE) anunciaron que se movilizarán en contra de una eventual alza de pasajes de transporte público.

Y hace dos semanas, la Ecuarunari, filial de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), señaló que reclamarán por el cierre de escuelas interculturales, la vigencia del Decreto 16 que regula a las ONG y el catastro de tierras que está realizando el Ministerio de Agricultura.

Tito Madrid, quien es parte del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), explicó que la protesta se concentrará en tres ciudades: Quito, Guayaquil y Cuenca. Pero esperan que se replique en otras más.

En la capital, la movilización partirá desde la matriz del IESS y pretenden llegar a la Presidencia de la República.

Otro grupo de trabajadores hará un plantón en la Corte Constitucional. Ahí insistirán en su pedido para que el organismo no acepte la propuesta de enmienda en la que se plantea que los obreros del sector público estén amparados por la Ley de Servicio Público y no por el Código del Trabajo.

Víctor Cruz, dirigente de la Coordinadora Unitaria de Trabajadores de Pichincha, explicó que existen diferencias entre el empleado público y el obrero sujeto al Código de Trabajo. En el primer caso no tiene estabilidad laboral, “le pueden decir que su partida se suprimió y ya no labora; con el contrato colectivo se garantiza estabilidad”.

Bajo esta última modalidad se encuentran trabajadores de la salud, petroleros, obreros municipales y de los consejos provinciales, entre otros.

Los dirigentes piensan que se busca eliminar a los sindicatos de los sectores estratégicos, como petróleo y telecomunicaciones, que serán el pilar del cambio de matriz productiva.

El Universo