Vázquez promete atacar al narcotráfico y Bordaberry quiere al Ejército en la calle

La fórmula presidencial del Frente Amplio, Tabaré Vázquez-Raúl Sendic, participó este lunes de una caravana en la ciudad de Mercedes, Soriano.

Luego hicieron uso de la palabra en un acto que se realizó en la Plaza Independencia, ante alrededor de 4.000 personas.

En ese marco, Vázquez se comprometió a mejorar los niveles asistenciales en la salud, y a acortar los tiempos de espera de los pacientes que piden hora para especialistas y, a veces, demoran en conseguirlo.

“La gestión de la salud la hace el propio enfermo cuando el que la tiene que hacer es el médico, no la persona”, remarcó Vázquez.

Dijo que hay que fortalecer el primer nivel de asistencia: “Tiene que haber un médico de referencia para la familia que los guíe y los acompañe a lo largo de la vida”.

Propuso “disminuir y anular” el costo de los pagos de tickets de las enfermedades crónicas, además de trabajar contra las enfermedades crónicas no transmisibles como las cardiovasculares o el cáncer, llevando a la población conocimientos para que puedan luchar contra dichas patologías”.

En cuanto a la vivienda, Vázquez dijo que ofrecerá “créditos blandos” a las parejas jóvenes que no tienen capacidad de ahorro, pero sí capacidad de pago, para que puedan comprar su casa.

“La vivienda no pasa por hacer núcleos evolutivos y contar todos los años cuantos ladrillos se colocaron. En la década del 90 se hicieron 25.000 núcleos evolutivos que ni fueron núcleos ni evolutivos y querían serlo, pero 25 años después son simplemente 25 problemas que tenemos que solucionar. Vivienda digna para la gente, no vivienda para los pobres y para los ricos”, remarcó.

Con respecto a la seguridad dijo que en su gobierno serán “fuertes contra el delito y el narcotráfico, pero más aún contra sus causas”.

Aseguró que lucharán “contra los delincuentes de cuello blanco que hacen lavado de dinero”.
Inversiones

Por su parte, Sendic resaltó el “clima” que los gobiernos del Frente Amplio generaron y favorecieron a la inversión tanto extranjera como nacional.

“No hay ningún país de América Latina que haya aprovechado la circunstancia externa de millones de nuevos comensales en todo el mundo”, dijo Sendic.

La Red 21

Bordaberry quiere a militares en operaciones de apoyo a la Policía

La oficialidad de la Armada esperó en la puerta de la Escuela de Guerra en la zona de Carrasco al candidato colorado Pedro Bordaberry para escuchar sus propuestas sobre Defensa Nacional y de los intereses marítimos. En la primera fila estaba el comandante Ricardo Giambruno y detrás unos 300 oficiales uniformados.

El presidenciable esbozó algunas ideas. No hubo interrupciones.Dijo que no quiere que haya cargos políticos de particular confianza en el Ministerio de Defensa; criticó a Argentina por afectar el desarrollo de Uruguay, en particular el portuario; opinó que Uruguay debe entender que cada país es un voto y así hacerlo valer en organismos como las Naciones Unidas o Unasur para destrabar conflictos con la administración kirchnerista; y fue crítico con la cancillería por “su manejo errático” y de “poca firmeza” en la política exterior.

El presidenciable defendió las misiones de paz, propuso un presupuesto ajustado a objetivos y dijo que está dispuesto a utilizar a militares “en operaciones de apoyo para tareas policiales”. Ese punto –ya en el final de una exposición de una hora– hizo que algunos oficiales se acomodaran en sus asientos. Sin embargo, en la parte de las preguntas de los militares, la gran mayoría refirió al presupuesto de la Armada y los “bajos salarios” del personal.

Fuentes navales dijeron a El Observador que la marina trabaja al límite al tener cada vez más responsabilidades y enfrentar una fuga permanente de efectivos.

Respecto a la seguridad interna, Bordaberry informó que quiere que los militares estén “en operaciones de apoyo, no más de eso” en tareas que hoy realiza la policía. Puso como ejemplo la vigilancia de la frontera que lo puede hacer el Ejército, igual que hoy lo hace Argentina con Gendarmería y Brasil con una policía militarizada.

El presidenciable fue claro en “no incorporar” personal militar a la policía.

El punto es abordado en el programa del Partido Colorado. “Nuestra posición básica es clara y apunta a que las Fuerzas Armadas no desarollen tareas de carácter policial”. “Asimismo se podrá considerar el desempeño de tareas de seguridad en bancos, edificios, instituciones públicas y dependencias diplomáticas, liberando de esa manera personal del Ministerio del Interior para el desarrollo de sus tareas específicas de prevención, investigación y represión de delitos en la calle”.

Para esa actuación de las Fuerzas Armadas deberá establecerse un marco legal específico, se afirma en el documento.

Presupuesto.

La preocupación de la oficialidad fue evidente que estaba en los temas presupuestales.
Bordaberry propuso que los recursos se otorguen en función de los objetivos y está dispuesto a reforzarlos para atender las nuevas responsabilidades que tendrá la Armada, ya sea por la exploración de petróleo o la extensión de la jurisdicción que llegará a las 350 millas marinas, lo que implicará tareas de control que requerirán nuevas patrullas.

Como fuente de ingresos genuinos, Bordaberry propuso generar capacidades y poder cobrar por servicios, como ocurre con la Fuerza Aérea de Estados Unidos que tiene escuelas de formación regionales en Miami y Dallas.

“¿Vamos a seguir formando pilotos para las aerolíneas, vamos a formar personal de la Armada para que termine en grandes buques privados?”. “¿Por qué no formar escuelas regionales? y vender esos servicios”, afirmó el candidato colorado.

El Observador