Cierre de campañas y la captación de votos – Periódico Opinión, Bolivia

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El final.

El cierre de campaña es el momento final para medir fuerzas, para demostrar la conclusión del poder de convencimiento y de propuestas de toda la campaña electoral.

Una parte importante del proceso electoral ha llegado a su fin con el cierre de las campañas electorales de los partidos políticos que pugnan por lograr el voto ciudadano y ser favorecidos en los comicios de este domingo 12 de octubre.

Las campañas electorales realizadas por los cinco candidatos y sus organizaciones políticas, en líneas generales, han estado inscritas en el proceso democrático electoral y son el resultado de un sistema que siendo aún imperfecto, busca mejorar en cada elección que se convoca para elegir al presidente, vicepresidente y representantes ante la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Las campañas electorales para las elecciones se han sujetado a preceptos normativos, con el propósito de captar los votos de los ciudadanos y a pautas señaladas por el Tribunal Supremo Electoral, aunque en lo particular y en la práctica, las mismas son el resultado del poder de convocatoria que cada una de las agrupaciones en competencia demuestra y desde luego de los recursos económicos de las mismas.

Cada partido político y sus candidatos aseguran que las campañas las realizan de acuerdo a sus posibilidades y según el dinero que proviene de los aportes que brindan los militantes y los simpatizantes. Las diferencias de las campañas electorales son notorias en cada elección. Este año no podía ser diferente, respecto, por ejemplo, al partido oficialista y a su candidatura, frente a otros candidatos de oposición que participan por primera vez, como el candidato del Partido Verde y de otros que insisten en su postulación, replicando actuaciones pasadas, donde no siempre tuvieron el éxito que buscaban.

No cabe duda, que el partido oficialista, ha logrado mayores ventajas por la estructura de organización social y sindical, por las adscripciones de sectores de trabajadores y obreros y la captación de políticos y líderes de grupos que se han incluido en sus filas, y por su solvencia económica.

El cierre de campaña del oficialismo en Santa Cruz, ha representado un avance político electoral para dicho esquema que en anteriores oportunidades había soportado incluso una especie de veto. La denominada plaza electoral del oriente del país ha sido abierta y particularmente la de Santa Cruz donde la concentración de cierre de campaña ha sido multitudinaria. Los otros candidatos opositores han seguido la tradición electoral del cierre, con excepción del candidato de la Democracia Cristiana y del Partido Verde que prefirieron obviar esta etapa, por razones distintas.

El cierre de campaña puede interpretarse como un momento para medir fuerzas, para demostrar la conclusión del poder de convencimiento y de los resultados de toda la campaña preelectoral, pero además, como un impacto ante los electores y una circunstancia en que se realiza una especie de resumen de los planteamientos de los planes de gobierno que se han difundido durante toda la campaña. Sin embargo, es también una última etapa para difundir promesas, aprovechando las plazas electorales que resultan de acuerdo a las circunstancias importantes y donde se quiere seducir a un elector potencialmente favorable para la votación final.

Más allá de estas consideraciones, lo positivo de la campaña electoral hasta la finalización con los cierres, es que han discurrido en un ambiente de tranquilidad, sin mayores problemas.

Opinión