Ante críticas de la oposición, Vázquez defiende la llegada de presos de Guantánamo

Blancos y colorados aprovecharon el tema Guantánamo para lanzar todos sus dardos contra el gobierno y sacar rédito electoral. La campaña “por la positiva” quedó en el archivo por unas horas y desde el sector de Lacalle salieron a disparar munición gruesa contra Tabaré Vázquez.

Por su parte el candidato del Frente Amplio aceptó el desafío y le puso punto final a la polémica desatada por la fórmula electoral del partido Nacional sobre la inminente llegada al país de un grupo de presos de la cárcel de Guantánamo.

“Ya lo he dicho, es un acto humanitario que lleva adelante el gobierno uruguayo que sí es por la positiva”, dijo Vázquez ayer en alusión a la prédica del candidato a presidente Luis Lacalle quien el lunes en un acto, junto a su compañero de fórmula, había intimado a que Vázquez diga si está o no de acuerdo con la decisión del gobierno.

“Estamos de acuerdo con la medida tomada por el presidente”, sentenció el expresidente Vázquez, agregando que se trata de “un gesto humanitario. El temor que existe es si estos presos de Guantánamo son terroristas que pueden actuar desde aquí. EEUU está combatiendo el terrorismo en todas partes del mundo. Si existiera algún riesgo de eso, EEUU no los iba a soltar. En esa dirección, esa tranquilidad existe”. El candidato a presidente por la izquierda rubricó que está de “acuerdo con la medida tomada por el gobierno” al ser entrevistado ayer al mediodía por radio Sarandí.

Desde filas del nacionalismo, el rechazo a la medida del actual gobierno de dar acogida a este grupo de presos ha ido en aumento. Desde la posición de Lacalle Pou de cuestionar la decisión del Poder Ejecutivo, hasta la acusación a la embajadora de Estados Unidos en Uruguay, Julissa Reynoso, de involucrarse en temas internos de nuestro país.

Ayer, el directorio blanco emitió un comunicado y tildó la medida del gobierno de Mujica de “inconstitucional” argumentando que “según lo establece la Constitución de la República en su artículo 168 numeral 20, corresponde al presidente de la República, actuando con sus ministros, concluir y suscribir tratados, necesitando para ratificarlos la aprobación del Poder Legislativo”. El órgano directivo nacionalista entiende que en el presente caso “no se ha seguido el procedimiento establecido en la Constitución”. Asegura que el gobierno “no puede ni debe comprometer” a nuestro país en “resoluciones que son de absoluta competencia de otros Estados y otros sistemas políticos y jurídicos”, y que por ello “debe abstenerse de continuar involucrándose en este asunto”.

El directorio blanco cuestionó las declaraciones de la embajadora norteamericana al sostener que las manifestaciones de diplomáticos acreditados en Uruguay “constituyen una injerencia en los asuntos internos”, porque se sospecha que esas declaraciones “procuran influir en las decisiones políticas creando una concepción errada de los hechos”.

El pasado lunes, en un acto partidario, la fórmula blanca reclamó que Tabaré Vázquez respondiera “públicamente” si apoyaba recibir a los presos de Guantánamo cosa que hizo ayer y Jorge Larrañaga apuntó a Vázquez asegurando que este “le debe favores a (George) Bush”. Larrañaga incluso dijo que el gobierno de Chile no aceptó recibir a presos de Guantánamo.

Ayer, el secretario general de la OEA, el chileno José María Insulza, invitó a los países miembros del organismo a dar solución a los presos detenidos en la cárcel y base militar norteamericana (ver columna).

Llamado de la OEA

La OEA, a través de su Comisión Interamericana de Derechos Humanos y en un comunicado que lleva la firma del secretario general de la entidad, José María Insulza, dice: “solicito respetuosamente a los países que puedan hacerlo, de manera consistente con sus políticas nacionales y su legalidad interna, considerar favorablemente esta situación, para recibir a personas actualmente recluidas en Guantánamo, con el fin de permitirles retomar sus vidas después de su prolongada detención”.

Reitero que hago este llamado con apego a la línea manifestada por la CIDH, que en repetidas oportunidades ha llamado al cierre de dicho campo de detención. Por cierto, dicho cierre también supone que el Gobierno de Estados Unidos procese el caso de los otros 70 detenidos, sobre los cuales debería tomar una pronta decisión.

Insulza reata en el comunicado oficial que ha venido atendiendo “desde hace más de una década” la situación de las personas detenidas en Guantánamo y que “en apego a la línea manifestada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en repetidas oportunidades ha llamado al cierre de dicho campo de detención, hago esta solicitud”.

El chileno Insulza recuerda que Estados Unidos ha solicitado a países del continente que “examinen la posibilidad” de recibir en su territorio a estas personas. Desde 2009, 18 países han acogido a un total de 48 detenidos, reduciendo la lista a 149. De ellos, 79 se encuentran en condiciones de ser liberados si algún país los acoge. “Una respuesta favorable para recibir a un número reducido de ellos, que no presenten riesgo para su seguridad, contribuiría a reducir sustantivamente este grave caso humanitario en territorio de las Américas”, destaca el comunicado de la OEA.

República