Bolivia deja de exportar “gas rico” tras puesta en marcha de Planta Gran Chaco

Bolivia dejará de exportar “gas rico” con la puesta en operaciones de la Planta Separadora de Líquidos de Gran Chaco, en Tarija, factoría que podría comenzar su fase de pruebas o “precomisionado” en los próximos días, informó el viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Álvaro Arnez.

Chaco separará los componentes del gas natural antes de exportarlos a mercados extranjeros, como el de Argentina, permitiendo que los nutrientes del energético se queden en Bolivia para desarrollar proyectos petroquímicos de industrialización.

“La Planta de Gran Chaco tiene una esencia fundamental, que son las puertas a lo que es la petroquímica, sacar las riquezas del gas natural para poder direccionar esos cortes a lo que es una Planta Petroquímica. Bolivia deja de exportar riquezas a partir de lo que es una materia prima”, declaró.

El gas natural está compuesto en 90% por el denominado “gas pobre”, con metano, y un 10% de “gas rico” que tiene un mayor poder calorífico y permite obtener Gas Licuado de Petróleo (GLP), mediante el propao y butano, además de gasolinas a través del pentano, de acuerdo con información oficial.

El gas natural que se extrae en Bolivia, a diferencia de otros países de la región, es húmedo y rico en licuables.

Construida en más de 74 hectáreas, Arnez precisó que la Planta Gran Chaco procesará 32,2 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas natural, para producir 2.247 toneladas métricas día de GLP y 3.144 toneladas métricas día de etano, además de 1.044 barriles de isopentano y 1.658 barriles diarios de gasolina natural.

La autoridad recordó que en septiembre de 2013 Bolivia dejó de exportar “gas rico” al mercado de Brasil, luego que entrara en operaciones la Planta de Separación de Líquidos Río Grande, en Santa Cruz, con una capacidad para procesar 5,6 MMmcd de gas natural y producir 361 toneladas métricas día de GLP, 350 barriles diarios de gasolina estabilizada y 195 barriles día de gasolina rica en isopentano.

No obstante, destacó que la Planta Separadora de Líquidos de Gran Chaco es seis veces más grande que la de Río Grande y la tercera con mayor capacidad de producción en Sudamérica.

“Ahora tenemos esa holgura de ir reduciendo el poder calorífico (del gas natural), de tal manera que la exportación básica sea sólo el metano. Tenemos esa flexibilidad ahora”, sostuvo.

También dijo que la separación de líquidos permitirá a Bolivia construir una Planta de Etileno Polietileno para obtener plásticos blandos y con el uso del propano instalar una Planta de Propileno Prolipropileno (plásticos duros) hasta el año 2022.

Al 31 de diciembre de 2013, las reservas probadas de gas natural de Bolivia se cifraron en 10,45 Trillones de Pies Cúbicos (TCF) y las canteras probadas de petróleo condensado en 211,45 millones de barriles, según la certificación realizada por la empresa canadiense GLJ Consultants.

Hasta el 2025, la meta de Bolivia es acrecentar las canteras de petróleo a 500 millones de barriles y cifrar sus reservas de gas natural en 18 TCF, para lo cual se requiere una inversión de 40.670 millones de dólares, de acuerdo a la revista Gas y Desarrollo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Por el momento, se tienen 104 áreas reservadas a favor de YPFB para la exploración de hidrocarburos en los nueve departamentos del país: 51 en actividad exploratoria y 53 disponibles.

En ocho años de nacionalización (2006-2013), YPFB Corporación consolidó una inversión histórica de 7.071 millones de dólares para el desarrollo integral de la industria de los hidrocarburos, mientras que en el periodo de la capitalización, entre 1993/97 y 2005) esa inyección apenas alcanzó los 1.855 millones de dólares. En 2014 se prevé invertir 3.029 millones de dólares.

ABI