Colombia: quedó instalado el Consejo Nacional de Paz, clave en el posconflicto

Con el fin de promover la construcción del posconflicto en las regiones y potenciar los espacios de participación de la sociedad civil en la terminación del conflicto armado, el presidente Juan Manuel Santos instaló el jueves formalmente el Consejo Nacional de Paz.

El Gobierno busca que el círculo que rodeó la propuesta de paz de Santos en la pasada campaña electoral, y que ha venido trabajando por la terminación de la guerra desde distintos frentes, se fortalezca y además promueva y socialice los acuerdos que se logren en los diálogos de La Habana.

La Casa de Nariño tiene claro que una de las fases más complejas de todo el proceso es la puesta en marcha de lo que se acuerde con las Farc, y eventualmente con el Eln, por lo que esta instancia, el Consejo Nacional de Paz, será clave en la socialización con las regiones. En especial con las zonas donde la confrontación armada es una constante.

“Es ahora cuando tenemos que empezar a establecer los lazos con los consejos en los territorios, y generar espacios y liderazgos que nos preparen para el momento en el que debamos poner en marcha todos los equipos que le darán fuerza a este gran proyecto que es la paz”, enfatizó Santos.

El Consejo Nacional de Paz es una instancia que reúne a representantes de sectores civiles, políticos, gubernamentales, académicos, gremiales y étnicos, entre otros, que según el Jefe de Estado, se reactivó con el objetivo de hacer pedagogía de paz por todo el país.

El mandatario aclaró que esta iniciativa se pone en marcha solo hasta ahora, cuando ya casi se cumplen dos años de negociaciones con las Farc, porque los diálogos ya llegaron a una madurez, con acuerdos concretos, que prácticamente están ya en una fase irreversible.

“Hemos logrado borradores de acuerdos en temas históricos, que ya son conocidos en su totalidad por el país y el mundo, y que nos permiten acercarnos cada vez más a ponerle un cierre final al conflicto”, enfatizó el Presidente.

También el jueves, en Palacio, el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, reconoció que los temas que se procederán a abordar en la mesa de diálogo con las Farc son de alta complejidad, porque tienen que ver directamente con la estructura de la guerrilla.

“Lo que sigue hacia adelante va a ser difícil, va a ser duro, porque tiene que ver mucho más directamente con las Farc”, precisó Jaramillo, quien enfatizó que eso se debe a los temas que se tratarán: “Las víctimas de las Farc, y también del Estado, por supuesto; los hombres de las Farc, las armas de las Farc. Esto no va a ser una negociación fácil, va a ser algo muy difícil”.

El jefe del Partido Conservador, David Barguil, elevó un reclamo al Gobierno pidiendo mayor participación en los espacios de discusión para analizar la construcción del posconflicto.

Sin duda, el Consejo Nacional de Paz es una instancia clave para la socialización del posconflicto, pero su reglamentación, que se hará vía decreto en menos de un mes, también pondrá un punto guía para evitar que se convierta en un órgano de deliberación disperso.

El Tiempo