Elecciones en Uruguay: otro escenario de la contienda regional – Por Agustín Lewit

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Al margen de las distintas coyunturas locales, la atención de la región se posa por estos días en la campaña presidencial brasileña. Sin embargo, no sólo Brasil está en tiempo de definiciones políticas. Uruguay –al igual que Bolivia- también se encuentra en pleno proceso eleccionario y allí también, además de los propios uruguayos, la región latinoamericana en general y los países del Cono Sur en particular parecen jugarse cosas importantes.

Si bien son ocho los candidatos que aspiran a la presidencia charrúa el 26 de octubre próximo, la tensión se concentra entre el candidato oficialista, Tabaré Vázquez, que busca retornar a la presidencia tras su período 2004-2009, y el aspirante por el Partido Nacional –junto con el Partido Colorado, las dos fuerzas tradicionales del sistema político uruguayo- Luis Alberto Lacalle Pou.

Analizando las candidaturas, saltan a la vista varios elementos interesantes que grafican las particularidades de un sistema político que se ha transformado fuertemente en la última década, pero que sigue evidenciando en algunos sectores en particular poca propensión a los cambios.

Encabezando todas las encuestas, se ubica el candidato frenteamplista Tabaré Vázquez, quien ganó su lugar tras vencer en las internas de junio pasado por un amplísimo margen a Constanza Moreira, una académica que representaba una tendencia más claramente de izquierda al interior del Frente Amplio (FA). Pese a las expectativas de renovación que había generado inicialmente Moreira entre muchas filas del FA, desencantadas frente a la excesiva “moderación” de Vázquez, lo cierto es que el médico logró imponerse finalmente con un contundente respaldo de sus correligionarios. La seguridad de lo conocido, aun con el peso de sus indefiniciones, parece haber primado en la inclinación frenteamplista mayoritaria.

Por su parte, el centenario Partido Nacional –los “blancos”, en la jerga política uruguaya- llevan como candidato a Luis Alberto Lacalle Pou, hijo del homónimo expresidente que gobernó Uruguay entre 1990 y 1995 en base a un programa abiertamente neoliberal. Como estrategia para despegarse tanto de su padre como de las experiencias de gobierno de su partido, Lacalle Pou hijo se vende como “lo nuevo”, apelando insistentemente a las virtudes de la “gestión eficiente”, pragmática y desideologizada. Es –en definitiva- un claro exponente de la nueva derecha regional: discursos notoriamente antipolíticos donde las tensiones y las disputas –elementos inherentes a la política- aparecen diluidas y se insiste, por el contrario, con un persistente llamado al diálogo y al consenso. “No hablemos más de giros ideológicos. La nueva ideología es la gestión”, dijo hace poco en un acto de campaña.

El otro partido tradicional, el Partico Colorado, postula a Pedro Bordaberri, otro “hijo de”, en este caso de Juan María Bordaberry, quien presidió el golpe de Estado de 1973. Posicionándolo en un relegado tercer lugar, las encuestas confirman la sistemática decadencia del Partido Colorado desde el ciclo iniciado en 2004. Por otra parte, además de evidenciar la fuerza de los apellidos –que a su vez denota una práctica política en gran parte reservada a ciertas castas- la postulación del hijo del ex dictador habla de la amplia tolerancia de la democracia uruguaya respecto a personajes vinculados directamente con sus años de plomo.

En relación a las promesas de campaña, Vázquez ha prometido seguir y profundizar el rumbo iniciado por su gobierno en 2004 -y ratificado luego con el triunfo de José Mujica en 2009-, esto es: fuerte atención estatal a los sectores más postergados, crecimiento económico con inclusión por la vía del empleo, aumento de los presupuestos de salud y educación; en suma: continuar por la vía del desarme de las tramas neoliberales, reparando sus graves consecuencias. Por su parte, y con pocas diferencias internas, tanto el candidato blanco como el colorado han centrado su campaña en afrontar la inseguridad, principalmente en torno a una iniciativa de gran envergadura que busca bajar la edad de imputabilidad de los menores que cometen delitos y que será sometida a votación junto con las elecciones presidenciales.

La cuestión regional también se ha colado en la campaña. A diferencia de sus más próximos contrincantes, Tabaré Vázquez ha defendido la adhesión de Uruguay al Mercosur, aunque planteó también la necesidad de rectificar el rumbo del bloque regional. Por el contrario, Lacalle Pou y Bordaberry han manifestado públicamente su intención de buscar nuevos rumbos internacionales, ya sea en la Alianza del Pacífico o en vínculos bilaterales con los países centrales, aduciendo –no sin justeza- a los obstáculos que ha significado la lógica del Mercosur para la economía uruguaya.

Respecto a la proyección internacional, el diario El Observador reveló que la embajadora de EEUU en Uruguay –Julissa Reynoso- viene sosteniendo reuniones con todos los candidatos para comprometer a los mismos a que, si se convierten en gobierno, firmen la incorporación del país al Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), ese mega-tratado de libre comercio promovido por la potencia estadounidense. Blancos y Colorados ya adelantaron que lo firmarán, incluso si ello significa abandonar el Mercosur.

De confirmarse el pronóstico de las encuestas, un triunfo de Vázquez –en primera o segunda vuelta- consolidaría a la centroizquierda en el poder revalidando la condición del Frente Amplio de partido mayoritario, y reafirmando, por lo demás, la reconfiguración del sistema político uruguayo que ha dejado atrás el bipartidismo tradicional de blancos y colorados. Este nuevo “pluripartidismo moderado”, sin embargo, parecería funcionar, al igual que en otros países de la región, sobre una lógica que tensiona dos bloques: uno de centroizquierda y otro de centroderecha.

Así las cosas, en un escenario que, más allá de las particularidades, presenta fuertes similitudes con el resto de las contiendas regionales, la elección uruguaya se tensiona entre una “consolidación con profundización” del rumbo posneoliberal abierto hace una década, que se ha traducido en mejoras sustanciales para millones de uruguayos provocando, entre otras cosas, una reducción de la pobreza del 40% a menos del 10%, o el triunfo de un bloque restauracionista que, renovado en lo discursivo, anhela sin embargo la vuelta de los años neoliberales.

Telesur