Laurent Lamothe, primer ministro de Haití: “Uno de los primeros logros de nuestro Gobierno fue restablecer la cooperación Sur-Sur con nuestros amigos en Latinoamérica”

El primer ministro de Haití, Laurent Lamothe, en una entrevista exclusiva para la web de teleSUR, destacó la solidaridad existente con Cuba y Venezuela como parte de la cooperación SUR-SUR restablecida en el continente, al tiempo que subrayó los avances de la actual gestión del gobierno haitiano en pro de la reconstrucción de un país que se encontraba devastado.

El primer ministro de Haití, Laurent Lamothe, hizo enfásis en la cooperación SUR-SUR como uno de los aspectos más importantes de su gobierno resaltando los lazos de hermandad con países del continente en consonancia con la construcción de un mundo multipolar.

La solidaridad imperante con Venezuela y Cuba figura como una de las mayores muestras de cooperación con este país, que se ha visto duramente afectado en los últimos años, tanto por desastres naturales como epidemias, que han conllevado a grandes pérdidas humanas y materiales.

Como parte de la reconstrucción de un país que se encontraba devastado, durante el encuentro el primer ministro también expuso las acciones emprendidas para garantizar el acceso a la educación, asistencia y alimentación en Haití, destacando que durante los dos años de la gestión gubernamental del presidente Michel Martelly han mejorado notablemente las condiciones gracias a los programas sociales.

Lea a continuación la entrevista íntegra de teleSUR al primer ministro de Haití, Laurent Lamothe.

¿Cuáles considera que han sido los logros sociales y políticos más importantes de su gobierno en los últimos tres años?

Uno de los primeros logros fue restablecer la cooperación Sur-Sur con nuestros amigos en Latinoamérica. Es uno de los aspectos más importantes de nuestra política, consolidar esos lazos en la región. Seguir hacia delante y tener un país con políticas progresistas para ayudar a las personas que son las más vulnerables y necesitadas. Logramos hacer eso muy rápido.

Empezamos con nada y actualmente el 70 por ciento de nuestros niños tienen educación gratuita, ese es un acierto mayúsculo en un país, que se logró en dos años de nuestro gobierno. También tenemos un programa de asistencia y un programa contra el hambre para alimentar a 150 mil personas a diario y también tenemos un programa para ayudar a los más necesitados que se llama “Ayuda al Pueblo”. Este programa ayuda a 2,4 millones de personas en Haití.

En general, todas las políticas que tenemos están basadas en la solidaridad con los más vulnerables, solidaridad con aquellos que no tienen nada y con todos aquellos que merecen un futuro digno. Es lo que tratamos de darles.

¿Qué tan popular es el presidente Michel Martelly actualmente? ¿Cuáles son los indicadores de su popularidad?

La popularidad del presidente Martelly en las últimas encuestas de opinión y en todas los sondeos hechos por nosotros y la oposición le dan al presidente un 80 por ciento de aprobación. Y lo puedes sentir, cuando un líder sale a la calle; ves la interacción que tiene con las personas y también (uno puede ver) qué tan populares son sus políticas.

El Presidente Martelly ha triplicado el gasto gubernamental en educación, ha cuadruplicado el gasto en servicios sociales, en programas de protección social. Se conecta con las personas. Hay una conexión muy especial entre el presidente y las personas, así que quien sea que diga que no es popular, no ha estado en las calles o está fuera de la realidad.

El Presidente Martelly ha sido muy activo en cumbres regionales y ha manifestado su interés para que Haití tenga una voz más fuerte a nivel internacional, ¿es el ALBA uno de los escenarios en el cual le gustaría a Haití estar más involucrado?

Haití ha estado involucrado en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), nosotros participamos en todas las reuniones, el presidente (Hugo) Chávez nos dió el estatus de miembro invitado especial permanente.

Estamos muy satisfechos con eso. Hemos participado en la mayoría de las reuniones del ALBA y somos muy activos. Respecto a mostrar solidaridad con Venezuela: Creemos que esto es lo mínimo que un gobierno puede dar de regreso, porque el grado de hermandad que sentimos con el gobierno de Nicolás Maduro, el grado de entendimiento que tenemos especialmente, la conexión y el respeto que tenemos por el pueblo venezolano lo puedes ver en todos los haitianos; sienten un profundo respeto por Venezuela, por su pueblo y por su gobierno.

Esto ha cambiado completamente el escenario internacional para nosotros, somos más activos promoviendo los valores de Haití y también promoviendo la cooperación Sur- Sur que actualmente sucede entre Haití y Venezuela, entre Haití y Ecuador, entre Haití y Bolivia, entre Haití y Cuba.

Cuba tiene en Haití 743 doctores que son muy activos, que han dado 14 millones de consultas a la población más humilde. En la cooperación internacional Haití tiene un papel muy importante en sus relaciones internacionales y tiene que ver con una estrategia de estar en una mejor posición para promover los valores del país y entender que para tener desarrollo hay que tener lazos muy fuertes de cooperación Sur-Sur, como lo estamos haciendo y también estamos mejorando la cooperación Norte-Sur. Este gobierno se ha enfocado en encontrar los complementos entre nosotros y los gobiernos de Latinoamérica y el Caribe para tener un movimiento fuerte para el desarrollo de nuestro país.

En relación al tema de la cooperación y solidaridad, Haití, como todos saben, ha sufrido muchos desastres naturales y otro tipo de desastres en los últimos cuatro años. Primero con el terremoto y luego con la epidemia de cólera, ¿nos podría comentar algo sobre los progresos que se han hecho para enfrentar las consecuencias de estos desastres?

El 12 de enero de 2010 sufrimos probablemente uno de los terremotos más devastadores en la historia. Perdimos a 250 mil de nuestros hermanos y hermanos y medio millón resultaron heridos. Tuvimos que juntar los pedazos, crear una estrategia para estas personas.

El 50 por ciento de la población en Puerto Príncipe (capital) se quedó sin hogar, viviendo en total pobreza y en las calles en condiciones infrahumanas y con las ayudas del gobierno y subsidios de renta para estas personas hemos relocalizado un millón 430 mil personas han regresado a sus barrios y también recibieron ayuda para establecer micro empresas, porque estamos impulsando las microempresas como un medio para ayudar a las personas. También tuvimos la epidemia de cólera y logramos reducirla significativamente. Ahora los casos están bajando drásticamente; con la ayuda del gobierno de Cuba logramos establecer varios centros de tratamiento y junto a la Organización de Naciones Unidas (ONU) establecimos una comisión para trabajar en campañas de saneamiento para erradicar completamente el cólera del país.

Tenemos un plan muy ambicioso a diez años con dos mil millones de dólares no solo para tratar la enfermedad sino para trabajar en la prevención y en la sanidad del agua. También tenemos un plan de dos años en las áreas donde el cólera ha afectado más, pero me alegra informar que los casos de cólera se han reducido drásticamente.

En 2013, Haití oficialmente llamó a las naciones europeas a pagar por los daños causados por la esclavitud, ¿nos puede decir algo sobre este proceso, en qué punto se encuentra, qué pasos han tomado para lograr que esto se vuelva una realidad?

Esta fue una iniciativa de la Comunidad del Caribe (Caricom), que fue llevada por sus miembros. En lo que nos estamos enfocando ahora es en la solidaridad para cuidar de las personas y viendo hacia el futuro, porque tenemos poco tiempo para desarrollarnos como país y ponernos en el camino del desarrollo. Así que nuestra inversión y nuestro tiempo es para que toda la maquinaria del gobierno esté aceitada y equipada para invertir por el futuro. Invertir en un mejor futuro para los haitianos.

Hemos participado en la iniciativa de Caricom, es un movimiento que esperemos que llegue a algún lado, pero nuestro objetivo y énfasis es construir puentes, comunidades, hermandad y tener este gran movimiento para desarrollar nuestro país de ahora en adelante.

La situación política en Haití ha estado tensa desde hace algún tiempo y se ha debatido mucho sobre las elecciones legislativas que deberían llevarse a cabo en algún momento. ¿Nos podría actualizar sobre esto, habrán elecciones antes de que termine el año o después, cuál es el estatus?

Si fuera por el Presidente, las elecciones se llevarían a cabo mañana. Fueron planeadas. El Presidente llamó a elecciones este año, en enero. La oposición, a través de algunos de sus miembros en el Parlamento, ha hecho todo los posible para posponerlas. Ahora el Presidente está en un proceso de diálogo para unir a todos los hijos e hijas de Haití en un diálogo inclusive con los 50 partidos de la legislatura. Firmaron un acuerdo llamado “Acuerdo del Rancho”, porque es el nombre del hotel en el que se firmó.

Este acuerdo tiene 13 propuestas que hacen camino para las elecciones. Fue firmado, notariado, se empezó en enero de este año y se firmó en marzo. Hemos respetado cada uno de los aspectos del acuerdo. Cambiamos diez ministros del gobierno para satisfacer las demandas de la oposición, estuvimos de acuerdo, ellos hicieron 47 demandas en ese proceso de diálogo. El Presidente estuvo de acuerdo con 46 y los ha llevado a cabo, ahora estamos esperando.

Se suponía que íbamos a tener elecciones el 26 de octubre, pero para tener elecciones necesitamos una ley electoral y la ley solo puede ser votada por el Congreso. Ahora, fue votada por la Cámara Baja en dos horas y lleva detenida casi 200 días en el Senado no por la mayoría, sino por la minoría extremista que se niegan a debatir y votar. Están jugando la política de la silla vacía. Simplemente no se aparecen en el Parlamento, están bloqueando el debate. Han estado haciendo eso desde hace 200 días.

Sin embargo, necesitamos una ley para tener elecciones así que el Presidente ha iniciado pláticas con diferentes sectores de la sociedad, con el Parlamento; con todos para poder solucionar el problema y es por esto que no perdemos ninguna oportunidad para llamar y promover que estos senadores voten. Hemos dicho y hemos sido muy frontales con esto y es que su enmienda termina el 12 de enero, unos tres meses y medio. Los llamamos a votar la ley para que podamos tener elecciones y si ellos no votan el presidente asumirá su responsabilidad el 12 de enero y tendremos elecciones en el primer trimestre de 2015.

Portal Alba