México: confirman que los cuerpos hallados en fosas no son de los estudiantes desaparecidos

Fuerzas federales detuvieron a 14 policías más involucrados en la detención, el traslado y la entrega de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa al grupo delictivo Guerreros Unidos, el pasado 26 de septiembre,confirmaron en una conferencia de prensa la tarde de este martes los titulares de la Procuraduría General de la República (PGR),la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y la Agencia de Investigaciones Criminal de la PGR(AIC).

Tomás Cerón, titular de la AIC, confirmó que los 14 policías municipales detenidos confesaron su participación,aceptando que recibieron a los estudiantes y los entregaron en los límites de los municipios de Iguala y Cocula, en Guerrero, al grupo denominado Guerreros Unidos. Por lo anterior, los elementos serán consignados en las próximas horas.

El procurador Murillo Karam agregó que los policías actuaron como operadores del grupo delictivo,deteniendo y trasladando a los estudiantes para entregarlos a Guerreros Unidos.

Cerón confirmó que ya se busca a más responsables y autores intelectuales,pero afirmó junto con los titulares de PGR y CNS, que la prioridad, por orden del presidente Peña Nieto es encontrar a los 43 jóvenes desaparecidos.

Por su parte, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, confirmó que de los 28 cuerpos encontrados en las primeras 6 fosas en Pueblo Viejo, Iguala, ninguno coincidió con el ADN de los 43 normalistas desaparecidos.

Otro resultado de las indagatorias tras indagatorias y labores de inteligencia es laconfirmación de que policías de Cocula habrían participado en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con el procurador Murillo Karam, el titular de seguridad pública municipal e Cocula, Guerrero, está declarando actualmente y sólo se mantiene retenido en calidad de declarante, aunque no será detenido. No obstante, habrá detención de sus subalternos, involucrados con la delincuencia organizada.

Los policías municipales detenidos al momento han confesado diversos delitos, de acuerdo con el titular de PGR, entre ellos: ser halcones, participar en la detención y traslado de los normalistas, así como la entrega de los jóvenes al cártel de Guerreros Unidos.

Finalmente, Murillo confirmó que solicitará la detención del alcalde de Iguala con licencia, José Luis Abarca por los hechos del 26 de septiembre contra los normalistas, pero también ejercerá la facultad de atraer el caso del asesinato de un líder social local, del cual también se acusa a Abarca

La búsqueda de los normalistas, la prioridad

Tanto el procurador general, como los titulares de la AIC y la CNS, confirmaron que siguen órdenes del presidente Enrique Peña Nieto para que sea el hallazgo de los 43 normalistas desaparecidos, la prioridad de las operaciones federales. No obstante, otros objeivos principales son encontrar a los autores materiales e intelectuales y resolver el móvil de lo que hasta el momento consideran un secuestro.

Tomás Cerón confirmó que la investigación encabezada por el gobierno federal encontró que los policías de Iguala que participaron en los hechos violentos del 26 de septiembre cambiaron el número de sus patrullas y falsificaron las bitácoras e informas, con la finalidad de ocultar la identidad de quienes participaron en la desaparición de los jóvenes.

Cerón confirmó, no obstante, que ya se tienen ubicadas las personas que ordenaron esto y confirmó que la PGR tiene las bitácoras originales, adem´s que ya se identificó a más involucrados.

Por su parte, el titular de la CNS, Monte Alejandro Rubido, confirmó que las labores de las fuerzas federales en Guerrero han llevado a 896 elementos de la Policía Federal y la Gendarmería, de los cuales 300 sólo se dedica a la búsqueda de los estudiantes y el resto asume funciones de seguridad pública y monitoreo de cámaras, luego de la detención de los elementos municipales de Iguala.

Rubido agregó que en la búsqueda de los normalistas se han realizado 252 patrullajes de la PF en los municipios de Iguala, Cocula, Ttixtla, Huixuco y Cuetzalan del Progreso. Además, en compaña de familiares y afectados se han integrado cuatro brigadas de búsqueda con Ministerios Públicos, la PGR y la PF.

Rubido abundó en que la búsqueda ha incluido 18 puntos en los municipios mencionados y otros más. Se han instalado seis puntos de revisión y que diariamente se efectúan vuelos de reconocimiento en toda la región.

Nuevas fosas

Murrillo Karam afirmó que este martes fue hallada cerca de la cabecera municipal de Iguala, sólo una nueva fosa, sobre la cual no accedió a dar ningún detalle, asegurando que aún se llevan a cabo las primeras indagatorias y peritajes en la zona.

Sin ebargo, afirmó que las fosas sí confirman el nivel de peligrosidad de la organización Guerreros Unidos, la cual opera en la región.

Esta información contrasta con la que había trascendido a lo largo del día en el sentido de que habrían sido tres fosas las halladas nuevamente en Iguala este martes. Policías comunitarios miembros de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) afirmaron hoy que se localizó la primer fosa a las 16:00 horas del lunes y que hasta la tarde de este martes han encontrado tres fosas en total.

“Que los peritos sean los que busquen en las fosas para que nosotros no cometamos errores, que ellos hagan el trabajo profesional. Estamos pidiendo apoyo de los argentinos y del gobierno pero no llegan (a la zona)”, explicó el líder de la policía comunitaria.

Se suicida el líder de Guerreros Unidos

Murillo Karam relató también la muerte este martes de uno de los principales líderes del grupo Guerreros Unidos en el municipio de Jiutepec, Morelos.

De acuerdo con Rubido, titular de la CNS, el líder del grupo delictivo identificado como Benjamín Mondragón tenia orden de aprehensión en su contra y era seguido por inteligencia de las fuerzas federales, la cual llevó la madrugada de este martes a un domicilio en San Gaspar, Jiutepec, donde las fuerzas federales fueron recibidas a tiros.

De acuerdo con Rubido, luego de repeler la agresión, los elementos federales establecieron diálogo con Mondragón, quien negoció la salida de una mujer embarazada, para luego suicidarse con un disparo en la cabeza.

Posteriormente, se detuvo a dos personas de su cuerpo de seguridad, identificados como sus sobrinos, de 24 y 26 años. Junto con ellos, las fuerzas federales encontraron numerosas armas largas y cortas de diferentes calibres.

Por otra parte, en otras versiones dadas a conocer por diversos medios de comunicación, se había reportado que Benjamín Mondragón alias ‘el Benjamón’, presunto líder de la organización criminal Guerreros Unidos, murió durante el enfrentamiento con fuerzas federales.

Según Milenio, el tiroteo inició en la colonia San Gaspar, desde los autos en marcha. Los criminales dispararon con armas de alto poder contra los policías, quienes repelieron la agresión. Milenio afirmó que durante la balacera resultó lesionado un agente y murió el capo.

Animal Político

 

Normalistas y familiares de 43 desaparecidos marchan en Chilpancingo

Compañeros de escuela, amigos y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre marcharon en Chilpancingo, con flores y veladoras en mano se congregaron en la histórica catedral de Santa María de la Asunción, alentados por la declaración de la Procuraduría General de la República (PGR), en el sentido de que los 28 cuerpos encontrados en las primeras fosas clandestinas de Iguala no corresponden a sus hijos.

La marcha comenzó en la alameda Granados Maldonado, en el lado norte del centro de Chilpancingo, en la avanzada se colocó la banda de guerra de la Normal Rural y enseguida los padres de los jóvenes desaparecidos, la mayoría alumnos de primer año.

Caminaron sobre las avenidas Benito Juárez, Ignacio Ramírez y tomaron parte de Cristóbal Colón para incorporarse a la plaza central de Chilpancingo.

Llevaron veladoras, flores de nardo y crisantemos en las manos, a sus espaldas los compañeros de sus hijos colocaron mantas con las que reclaman justicia, además de que mantienen su postura en el sentido de movilizarse hasta que se logre la presentación con vida de los ausentes.

No hubo consignas, solamente se escucharon las trompetas y tambores de la banda de guerra, los habitantes del primer cuadro de la ciudad los observaron pasar calladamente.

En la capital de Guerrero hay posiciones encontradas respecto a la normal rural, la mayoría comparte la pena de los padres que no encuentran a sus hijos, pero también ha generado confusión el bombardeo de criticas desatado a partir de la jornada del lunes, cuando embistieron a los antimotines que resguardan el Congreso local y provocaron un incendio en el edificio Tierra Caliente de Palacio de Gobierno.

En el trayecto, los padres recibieron la información de que la PGR había dado a conocer en la Ciudad de México lo que ellos sostuvieron desde el principio, que los 28 cuerpos encontrados en las fosas clandestinas de Iguala no son alumnos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

La esperanza recobró fuerza en los rostros cansados que avanzaron con paso lento, aunque firme en las calles de Chilpancingo.

“Nosotros siempre lo dijimos. Nunca nos resignamos a que esos cuerpos correspondieran a nuestros hijos porque sabemos que están vivos; todo era un montaje del gobierno para distraernos”, indicó uno de los jefes de familia golpeados por los ataques de la policía preventiva de Iguala.

Indicó que lejos de bajar la intensidad, las protestas van a cobrar más fuerza tras la declaración hecha por la PGR, pues ya es tiempo que las autoridades aporten resultados positivos.

Padres y compañeros de los estudiantes desaparecidos atravesaron la plaza de armas de Chilpancingo, pasaron frente al antiguo edificio del Poder Judicial y llegaron a la catedral de Santa María de la Asunción, lugar en el que en 1813 José María Morelos y Pavón promulgó los Sentimientos de la Nación.

Uno a uno depositaron sus velas y flores en el suelo de la iglesia principal de la ciudad, los primeros en llegar se hincaron y elevaron sus plegarias, implorando por la pronto recuperación de sus desaparecidos.

Con paciencia escucharon la misa, evidentemente cansados y con las secuelas de la incertidumbre, pero con una expresión de esperanza generada por la confirmación de algo que siempre se negaron a creer, que entre los 28 cuerpos recuperados de las fosas se encontraran sus seres queridos.

Las banderas de los desaparecidos

Estudiantes de diferentes instituciones de Chilpancingo iniciaron una segunda marcha silenciosa en la glorieta Pleasent Hill, ubicada sobre la avenida Ruffo Figueroa, en el lado sur de Chilpancingo.

La mayoría de los participantes portaban antorchas que rompieron con la oscuridad que comenzaba a prevalecer en la ciudad.

Colocaron cinta adhesiva color negra en forma de cruz en sus bocas, reafirmaron el luto con un moños negros en sus playeras blancas, casi todas rotuladas con la leyenda que consignaba: Vivos se los llevaron; vivos los queremos.

Colocaron banderas con los nombres de algunos de los desaparecidos y las levantaron a toda asta.

La población del sector sur de la ciudad observó con respeto la manifestación, no hubo gritos y mucho menos disturbios.

Milenio