México: siguen desaparecidos 43 estudiantes tras represión policial y decenas de miles salen a las calles

Hallados 14 de los 57 estudiantes desaparecidos en México

Catorce de los 57 estudiantes mexicanos desaparecidos en Guerrero (sur) tras la violenta represión policial de una manifestación fueron hallados ilesos, informó este martes el ombudsman local, mientras continúa la búsqueda del resto de los universitarios.

La fiscalía estatal informó el martes que 22 policías detenidos están relacionados con la muerte de seis personas entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, en medio de una violenta persecución derivada de una manifestación estudiantil en la ciudad de Iguala (140.000 habitantes), ubicada en Guerrero.

“Por fortuna la cifra de estudiantes desaparecidos ha ido bajando y de los 57 que teníamos reportados como desaparecidos actualmente sólo estamos en busca de 43”, dijo a la AFP Ramón Navarrete, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero.

Los 14 estudiantes estaban escondidos por temor a represalias, añadió el funcionario, al considerar que el resto de los desaparecidos podría haber optado por la misma estrategia.

“Esa dinámica de dispersarse para evitar que se les cause daño o se les detenga es muy frecuente”, comentó.

Alumnos de la universidad rural para maestros normalistas de la comunidad de Ayotzinaga se manifestaron el viernes pasado en Iguala y se apoderaron de autobuses del servicio público para desplazarse.

Luego fueron perseguidos y atacados con armas de fuego por policías municipales y hombres armados que iban encapuchados y vestidos de civiles.

Los tiroteos dejaron seis muertos y 25 heridos. Además, 282 policías locales fueron detenidos preventivamente tras los hechos, pero sólo 22 fueron arrestados definitivamente como presuntos responsables de los ataques.

Las balas halladas en los lugares donde las seis personas perdieron la vida coinciden con las utilizadas por la policía municipal, dijo de su lado en una conferencia de prensa Inaky Blanco Cabrera, fiscal de Guerrero.

El funcionario señaló que los policías podrían ser procesados por homicidio y, en caso de comprobarse, se ejercitaría acción penal en su contra por desaparición forzada, indicó Blanco Carrera.

“Lamentablemente la mayoría de los policías municipales de Iguala tienen vínculos con la delincuencia organizada”, reconoció Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero, en una entrevista con Radio Fórmula, al señalar que pidió ayuda a las autoridades federales para localizar a los jóvenes.

Las cámaras de vigilancia capturaron a los policías llevándose a un número indeterminado de estudiantes, informó desde el lunes la fiscalía.

Francisco Ochoa, de 18 años, dijo a la AFP que estuvo entre 14 estudiantes que iban en el cuarto autobús que los policías pararon.

Los estudiantes salieron huyendo después de que los uniformados empezaron a disparar al aire, añadió Ochoa. Tras esconderse en cerros y en otras partes del pueblo, los 14 estudiantes se encontraron con otros compañeros en un mercado.

“Empezaron a llegar más patrullas de la parte izquierda como de la derecha, entre doce y trece patrullas”, dijo Ochoa al recordar que “se llevaron entre 30 y 40 compañeros. Yo vi con mis propios ojos cuando se llevaron a mis compañeros”.

Testigos reportaron que Iguala vivió una noche de terror.

Fátima Bahene Peña, de 29 años, maestra de educación especial, se recupera en el hospital general del pueblo de las heridas por disparos de bala en su pie derecho y en el hombre izquierdo.

Señaló que cuando llegó al lugar de los hechos había un caos, con estudiantes sangrando en la calle después de que los autobuses fueron baleados durante la persecución policial.

Un segundo ataque se produjo cuando ella limpiaba el pecho de un hombre herido dentro de un automóvil.

“El muchacho se alzó y me dijo que eran camionetas de policías”, dice Behene Peña, mientras policías estatales armados con rifles de asalto resguardan el hospital.

El tercer tiroteo se registró a las afueras de pueblo.

Terra

 

Estudiantes obligan a Osorio a dar la cara y logran cita para el viernes

Decenas de miles de estudiantes de las 44 escuelas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), credencial en mano, desbordaron las calles de la Ciudad de México en una “mega marcha” que partió de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, en el Casco de Santo Tomás, rumbo a la Secretaría de Gobernación (Segob) para exigir el cumplimiento de un pliego petitorio que consta de 10 puntos:

La abrogación del Reglamento Interno del IPN; cancelación de los planes y programas de estudio que tecnifiquen la educación en el instituto; destitución inmediata de la directora Yoloxóchitl Bustamante; democratización de la institución y elección de quien ocupe la dirección por parte de la comunidad politécnica; suspensión definitiva de la pensión vitalicia a exdirectores del IPN; salida de la Policía Bancaria que custodia los planteles; personal docente calificado y con experiencia para la institución; la asignación de 2% del PIB a la educación superior; expulsión de los grupos porriles del instituto, y que se garantice que no habrá represalia alguna contra los integrantes de este movimiento estudiantil por sus protestas.

Esto se intentó al cruce de Insurgentes y Reforma, donde un grupo de jóvenes con los rostros cubiertos y palos de madera fueron repelidos del acto.

Cuando la vanguardia de la marcha tomó la calle de Bucareli, la fila de estudiantes aún alcanzaba el Ángel de la Independencia en la retaguardia. Miles de granaderos se mantenían replegados en los alrededores de la Segob, donde sólo era visible una muralla metálica, un templete, y parte del operativo policiaco.

El escenario contaba con audio y bocinas al frente.

Distintos oradores fracasaron en su intento de liderar el mitin, desconocidos por los organizadores designados en la Asamblea General Politécnica. “Si no marcharon no podemos confiar que no sean infiltrados”, decían, y desconocieron a la comisión que el lunes 29 ingreso a la misma Segob para acordar un encuentro esta tarde con el secretario Miguel Ángel Osorio Chong.

Tras casi cuatro horas de marcha y una discusión entre distintos grupos de estudiantes, quienes marcharon se hicieron del templete y exigieron que fuera el secretario Osorio quien saliera a recibir el pliego petitorio. Y emplazaron a las autoridades a resolver sus demandas este viernes 3 de octubre.

Osorio argumentó que, por protocolos de seguridad, no se presentaría. “No tenga miedo. No somos delincuentes, somos estudiantes”, le respondieron.

Una estudiante de nombre Citlalli, de la Escuela Superior de Economía, tomó la palabra. “Nos invita a entrar. Nosotros les decimos que ningún estudiante va a entrar. Qué él (Osorio Chong) salga a dar la cara”.

El subsecretario Luis Miranda tomó el lugar de su jefe. Los estudiantes lo rechazaron. Entonces prometió la presencia de su superior y advirtió que iría resguardado por un aparato de seguridad.

A las 18:25 salió el secretario, flanqueado por el Estado Mayor Presidencial (EMP) y una cámara de Televisa, levantando lo segundo el enojo estudiantil. “Fuera Televisa”, repetían.

Los estudiantes garantizaron la seguridad del titular de la Segob y éste subió al escenario dispuesto por externos a la organización. El funcionario reconoció públicamente al movimiento y ofreció solución en 30 minutos.

“Cómo va a ofrecer eso si no conoce más que dos puntos del pliego petitorio. No queremos respuestas al vapor”, le contestaron los jóvenes y exigieron que fuera él quien leyera en voz alta sus demandas.

Osorio insistió en que en media hora de trabajo, tras las vallas metálicas y con una comisión estudiantil, daría soluciones favorables a los jóvenes. Presumió que nunca como hoy una protesta saldría con soluciones exprés de la misma.

“Esto que se está haciendo es resultado de la movilización estudiantil y no de las buenas intenciones de las autoridades. Esto se pudo haber evitado si hubieran atendido nuestras inquietudes. No fue buena voluntad. Se esperaron hasta esta movilización para resolver nuestras demandas”, le contestaron e insistieron que tomara con más tiempo y seriedad el asunto.

Y advirtieron: “El gobierno no pone los tiempos, los pone el movimiento. El viernes seremos nosotros los que decidamos si aceptamos sus propuestas”, dijeron los jóvenes, que pactaron con el secretario de Gobernación regresar a las 15:00 horas del 3 de octubre por la contestación oficial, misma que llevarán a sus escuelas para su discusión.

Entonces Osorio se limitó a aceptar sus reglas, se comprometió a estar presente en la próxima cita y firmó de recibido el documento estudiantil.

Antes de terminar el mitin, los jóvenes denunciaron hostigamiento a compañeros de las vocacionales por organizarse, y advirtieron que, dadas las especulaciones de que el movimiento politécnico aprovecharía la marcha conmemorativa del 2 de octubre para hacer desmanes, se deslindaban de participar como conjunto en esa movilización.

“No ha habido intervención externa como asegura la directora en este movimiento. Nos deslindamos de los desmanes que pudiera haber el 2 de octubre”, anunciaron para terminar en medio de huélums, goyas y la euforia de una “victoria”.

Al terminar la concentración, corrió como pólvora el rumor de que la directora del IPN, Yoloxóchitl Bustamante, habría presentado su renuncia. De momento, la Secretaría de Educación Pública ha desmentido la versión.

Proceso

 

Alcalde de Iguala pide licencia después de asesinatos cometidos por la policía

A cinco días de los hechos de violencia que dejaron 6 muertos y 17 heridos, el Alcalde de Iguala, José Luis Abarca, pidió licencia a su cargo por 30 días para facilitar las investigaciones que involucran a la Policía Municipal, la cual fue aprobada por unanimidad en sesión de cabildo.

En sustitución del presidente municipal, asumió el cargo de forma temporal el Síndico Procurador del ayuntamiento, Óscar Chávez, quien contó con la aprobación del cuerpo edilicio para asumir dicha responsabilidad durante el tiempo en el que se desarrollan las investigaciones.

Luego que la mayoría de los regidores aprobaron su permiso, el perredista salió de la reunión de trabajo acompañado de su esposa María de los Ángeles Pineda y sus hijos.

Al inicio de la sesión extraordinaria del Cabildo, el Edil aseguró tener la conciencia tranquila, afirmando que no tuvo que ver con los hechos de violencia de la policía de Iguala.

Previamente, en conferencia de prensa en Acapulco, el procurador estatal Iñaki Blanco Cabrera pidió al Presidente Municipal separarse de su cargo. Asimismo, el gobernador y líderes de su partido el PRD le pidieron solicitar licencia.

“Creo que hay un compromiso moral y también una responsabilidad legal, creo yo que el Presidente (Municipal) debe separarse de su cargo, debe pedir licencia a efecto de facilitar la investigación de los hechos”, indicó en conferencia de prensa.

Corroborado, que policías de Iguala mataron a normalistas; indicios de que dispararon contra futbolistas

En las investigaciones concluidas hasta este martes, se corroboró ya que dos de los policías son responsables de los homicidios de jóvenes normalistas del viernes por la tarde, confirmó el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, en entrevista radiofónica.

Además, en conferencia de prensa esta tarde, el titular de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Guerrero, confirmó que es probable que los policías también dispararon al equipo de futbol Los Avispones de Chilpancingo, al haber correspondencia entre los elementos balísticos en los sitios donde se suscitaron las agresiones contra normalistas y el autobús del equipo de futbol.

Tras la revisión de las armas de cargo de los policías y un peritaje realizado a los elementos y los lugares de las agresiones, se encontró que al menos se encontraron 137 casquillos fueron percutidos por al menos 30 armas. El procurador agregó que las armas de cargo de los 22 elementos municipales consignados fueron disparadas.

“Reitero, lo que pudimos establecer pericialmente hablando es que los casquillos percutidos, los elementos balísticos que se recolectaron en el crucero de Santa Teresa guardan correspondencia con dos de las armas de cargo de los elementos de la Policía Municipal”, afirmó el funcionario.

Además, 19 de los policías dieron positivo en la prueba para determinar si realizaron disparos, aunado a que se encontró material audiovisual donde se confirmó que hubo civiles transportados en unidades de la policía municipal, por lo cual es probable que se ejerza acción penal por desaparición forzada.

Indicó que por los casquillos percutidos hallados en los sitios donde ocurrieron las agresiones, determinaron la participación directa de la policía municipal en las mismas.

Insistió que no descartan el involucramiento de la delincuencia organizada en los hechos sucedidos en Iguala.

“Lo que tenemos claro es que quienes participan en la agresión son elementos de la policía municipal y es por eso que hemos ejecutado acción penal en contra de 22 elementos municipales de Iguala”, apuntó.

Dijo que de acuerdo con declaraciones de los policías municipales, éstos aceptaron haber disparado.

Finalmente, confirmó el hallazgo de 14 de los normalistas reportados como desaparecidos, de los cuales se corroboró su presencia en domicilios e instituciones educativas.

La versión del gobernador

A decir del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, el día viernes, los normalistas llegaron a la ciudad de Iguala tomando tres autobuses en la central de la ciudad, después de intentarlo sin éxito en Chilpancingo.

Las declaraciones de los policías municipales afirman que al llegar al lugar, fueron apedreados por los estudiantes de la Escuela Normal. “En ese momento, sin respetar ningún protocolo, accionaron sus armas y mataron a dos de los jóvenes de la Normal de Ayotzinapa, a unos metros de donde se llevaba a cabo el informe de la presidenta del DIF municipal, en la plaza cívica”, afirmó Aguirre.

Muchos de los jóvenes se fueron a esconder en ese momento, pues se dio una persecución. Más tarde, un grupo de niños y adolescentes que habían participado en un evento deportivo, los Avispones de Chilpancingo, sufren una agresión, por parte de un comando con pasamontañas cubiertos, quienes soltaron algunas ráfagas.

Ángel Aguirre explicó que el primer enfrentamiento se da en Iguala, y después de la media noche es cuando se da el otro enfrentamiento, cuando los estudiantes daban una conferencia de prensa, la cual fue interrumpida por ráfagas de arma de fuego.

Posteriormente, la misma noche en Mezcala, un comando de un grupo delictivo presumiblemente perteneciente a “Los Rojos” se trasladaba para enfrentarse con “Los Guerreros Unidos”, cuando al ver a la policía, el grupo regresa a una comunidad llamada El Carrizalillo, en Zumpago.

En Guerrero prácticamente no hay policías municipales y faltan policías estatales, por lo que se ha hecho una convocatoria para policías al nivel de la Gendarmería, aunque aún no se completan las plazas.

Durante las siguientes horas, algunos de los jóvenes agredidos fueron invitados a identificar a sus agresores, señalando a 22 elementos, quienes rindieron declaración y fueron trasladados a Acapulco, para ser posteriormente consignados.

Hay un grupo de 57 personas que permanecieron desaparecidos, hasta que este martes fueron encontrados ya casi dos decenas de los mismos, luego de que se realizara un operativo acompañado por normalistas. Asimismo, el gobernador negó que hubieran sido hallados sin vida algunos de los desaparecidos.

Asciende a 19 la cifra de normalistas de Ayotzinapa localizados; investigan desaparición forzada

Han sido localizados 19 estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, por lo que hasta el momento son 38 los estudiantes desaparecidos, informó Uriel Alonso, vocero del Comité Estudiantil de Ayotzinapa.

En entrevista con Denise Maerker, el vocero señaló también que, según la versión de los familiares de los jóvenes, estos se encuentran ya en sus casas.

Más temprano, el Comité de la Normal de Ayotzinapa dio a conocer que ubicó a 13 de los normalistas reportados como desaparecidos tras los hechos registrados el pasado 26 de septiembre en Iguala.

Las autoridades de la escuela señalaron que los 13 normalistas ya están en sus casas, así como que siete de ellos ya acudieron a clases.

Desde la noche de ayer, 29 de septiembre, se ejerció acción acción penal contra 22 elementos de la policía municipal de Iguala, Guerrero, por el delito de homicidio calificado en los hechos registrados el pasado 26 de septiembre que dejaron un saldo de seis personas muertas, entre éstas tres estudiantes, 20 heridos y 57 desaparecidos, dio a conocer Iñaky Blanco Cabrera, procurador de Justicia de Guerrero.

En entrevista con “Así las cosas” en W Radio, el procurador informó además que se investiga el delito de desaparición forzada.

Sobre la acción penal ejercida sobre los policías municipales, señaló que hubo uso excesivo en el uso de la fuerza por su parte, “no fue proporcional a lo que estaba sucediendo, hacer uso de armas de fuego sin justificación aparente, creemos que conlleva a fincar responsabilidades de tipo penal“, explicó.

El procurador dio a conocer además que habían aparecido dos de los 57 estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, reportados como desaparecidos y señaló que hay indicios de que el resto de los jóvenes huyeron del lugar por temor y buscaron dónde protegerse: “Estamos realizando diligencias para saber qué fue lo que pasó y fincar responsabilidades”, dijo.

Lo anterior también fue señalado por el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero, Ramón Navarrete, en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula: “Ayer por la tarde noche nos reportaron dos muchachos que ya fueron localizados.Estamos destacando a nuestros compañeros para que visiten sus comunidades”, dijo en ese espacio informativo,.

Iñaky Blanco Cabrera explicó también que el 28 de septiembre, la Procuraduría recibió la denuncia formal por la desaparición de los 57 jóvenes: “Los normalistas mencionaban que podrían estar en instalaciones militares, particularmente en el 27 batallón de infantería de la Sedena”; Blanco dijo que, ante estos señalamiento, se llevó al cabo una revisión en el lugar y verificaron que no se encontraban ahí.

Sobre lo dicho ayer, 29 de septiembre, por José Luis Abarca, alcalde de Iguala referente a que no se le había informado sobre los hechos ocurridos, el procurador reviró que el munícipe sí fue notificado de lo que estaba sucediendo, pero que “está pendiente que se le tome la declaración”.

Al ser cuestionado sobre lo que ha declarado el jefe de la policía municipal de Iguala, el procurador dijo que también ha señalado que no se le reportó nada, al igual que lo dicho por el presidente municipal: “Pareciera que para él y el presidente municipal ese día en Iguala no pasó nada. Estamos realizando diligencias a fin de reconstruir la verdad histórica de los sucedido y, entre otros delitos, el que estamos investigando es el de desaparición forzada de personas”.

Animal Político