Puerto Rico: un nuevo feminicidio y ya son quince en lo que va del año

La violencia contra la mujer en Puerto Rico llegó ayer a su punto máximo tras registrarse la decimoquinta muerte de una fémina a manos de su pareja.

La muerte de Nereida Santiago Soler, en Las Marías, se registró a menos de 48 horas después que Lourdes Báez Claudio fuera asesinada frente a su hogar en la urbanización Villa Borinquen de Caguas.

El número de víctimas fatales en lo que va del 2014, ya duplica el total del 2013 que finalizó con 7 muertes.

La ola de violencia doméstica se une al azote desmedido que arropa el país en las diferentes estadísticas de asesinatos reportados por las autoridades policiacas.

El asesinato de Nereida Santiago Soler ocurrió en el seno de su hogar y bajo circunstancias que apuntan a una escena de celos.

Unas notas que pegó con cinta adhesiva al espejo de un tocador diciéndole a su hijo de 17 años que se iba de la casa, pero que siempre estaría pendiente de él, aparenta haber sido el detonante para que se reportara el asesinato de Santiago Soler.

El macabro incidente que volvió a trastocar a Puerto Rico involucró a un agricultor que mató a machetazos a su esposa, la que casi decapita, porque lo iba a abandonar. Acto seguido el hombre se suicidó ahorcándose.

La víctima de 48 años de edad llevaba una relación de más de 20 años con el agricultor Héctor Beauchamp Ramos, de 51 años. La mujer era madre de una joven mujer fruto de una primera relación y de otras dos hijas, jóvenes adultas y del adolescente en su relación con Beauchamp Ramos.

Aunque no había querellas registradas, ni incidentes de violencia previos, la pareja enfrentaba serias desavenencias, y las dos hijas habidas en el matrimonio se habían ido a vivir con su hermana mayor.

Nereida llevaba tiempo trabajando en Mayagüez donde cuidaba a una anciana, madre de un conocido abogado de esa ciudad donde pernoctaba. Cuando iba a su casa a la altura del kilómetro 3.5 de la PR-124 en el barrio Buena Vista, dormía en una camita al lado de su hijo, ya que no compartía el regazo matrimonial con el agricultor.

En la noche del miércoles aparentemente después de que Beauchamp Ramos supo que su esposa se iría de la casa, este la llevó hasta la habitación matrimonial y amargado por los celos le increpó si ella que lo estaba dejando porque tenía otro hombre.

A eso de las 5:00 a.m. de ayer el hijo adolescente de la pareja se despertó cuando oyó ruidos en la casa. Al salir del cuarto vio a su padre con un machete. El hombre le dijo que estaba tratando de matar un ratón que se había metido a la casa y que llevaba días tratando de agarrarlo.

El jovencito estudiante de escuela superior volvió a su cuarto, pero en ese momento no le extrañó que su mamá no estuviera durmiendo en la camita.

Según le relató el joven a los investigadores de la División de Homicidios del CIC de Mayagüez, su mamá no lo despertó para ir a la escuela y a las 6:40 a.m. al no verla fue hasta el cuarto de sus padres, el cual estaba cerrado. Buscó una copia de la llave del cuarto matrimonial y cuando abrió la puerta vio el cadáver de su padre que colgaba de una ventana de la cual se ahorcó usando un cable eléctrico.

No vio a su mamá, pero al entrar halló el ensangrentado cadáver de la mujer en el piso. Horrorizado lo cubrió con un edredón y llamó a los vecinos.

La pesquisa en la que participa el fiscal Edwin López y el agente Dixon Rodríguez, determinó en su fase preliminar que Beauchamp Ramos había atacado a Nereida con un machete. La mujer al defenderse recibió heridas de defensa en la mano y el brazo izquierdo, que le cercenaron varios dedos.

Después le dio un machetazo en el cuello que casi la decapita. Los investigadores ocuparon la nota que la mujer había pegado al espejo despidiéndose.

Nereida es la víctima número 15 en Puerto Rico involucrada en un crimen de violencia de género, seis más que las informadas para la misma fecha en el 2013. El hecho ocurrió dos días después de que se registrara otro sangriento hecho de violencia machista en el que el sargento pensionado de la Policía, Jesús Manuel Rivera Cruz, de 47 años de edad, le infligiera 29 puñaladas a su esposa, la enfermera María de Lourdes Báez Claudio, de 50 años. El hecho ocurrió en la acera frente a la casa de la pareja en la calle Guatibirí, en la urbanización Villas de Borinquen.

La estadística de las 15 mujeres y un hombre asesinado este año por casos de violencia de género fue actualizada por la Oficina de Violencia Doméstica que dirige la teniente Aymée Alvarado. Se aguarda por al menos otros dos casos, uno de ellos el de una mujer que fue hallada muerta el pasado mes en su hogar en Guánica, que ya se había querellado contra su compañero.

De otra parte, a la 1:00 a.m. de ayer un individuo identificado como Wilmer Méndez Morales agredió a su ex pareja al encontrarla con su nuevo compañero al que también trató de agredir con un bate.

Eduardo Ortiz Colón, el actual compañero de la mujer le quitó el bate al agresor y le dio dos batazos en la cara.

El hecho se escenificó en el barrio San Idelfonso, en Coamo. Méndez Morales fue atendido en el Hospital Menonita en Aibonito y agentes de Violencia Doméstica se hicieron cargo de la pesquisa.

El Vocero