Rinden homenaje al Che Guevara a 47 años de su caída en combate

Con igual devoción que en 1958, cuando el Che entró por primera vez a esta urbe, el pueblo santaclareño, en representación de toda Cuba, rendirá sentido tributo al Guerrillero Heroico este 8 de octubre, en ocasión de rememorarse en esa fecha el aniversario 47 de su caída en combate en suelo boliviano.

Este miércoles, un grupo de jóvenes destacados del territorio protagonizará el tradicional cambio de flores en el Memorial que guarda los restos de los caídos, mientras alumnos de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos desarrollarán la guardia de honor en el Mausoleo a los Com­ba­tientes del Frente de Las Villas, acción que repetirán el 16 de octubre.

De igual manera, miles de estudiantes de primer grado se iniciarán como pioneros y recibirán sus pañoletas en actos solemnes que tendrán como sede a cada escuela, mientras otros centros acudirán de manera organizada a la plaza para evocar la figura del héroe de la Batalla de Santa Clara.

En el complejo escultórico que lleva su nombre, proyectarán durante todo el día varios documentales alegóricos a su figura y sus hazañas, entre los que destaca El vano intento de esconder la luz, realizado por el Centro de Estudios Che Guevara, donde se aborda el trabajo científico realizado en la búsqueda de sus restos.

Una de las actividades de mayor trascendencia tendrá lugar en horas de la tarde, cuando miles de estudiantes intervengan en la tradicional caminata universitaria Por la Ruta del Che, en la cual participarán todos los centros de Educación Superior de la provincia, además de alumnos de otras enseñanzas, y que concluirá en el parque Leoncio Vidal con un concierto del cantautor David Blanco.

Por la noche, en áreas de la plaza se producirá la entrega del carné de militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas, UJC a 47 jóvenes del territorio, actividad que finalizará con una cantata por los Cinco y en contra del terrorismo.

En el contexto de las actividades en homenaje al Comandante Guevara, también será recordado el momento de la llegada de sus restos y los de otros guerrilleros a Santa Clara en 1997, para lo cual se prevé durante todo el día 17 de octubre el tributo del pueblo santaclareño, ocasión en la que será divulgado el documental El Regreso.

De igual manera, el 14 se evocará el mo­men­to en que el mejor amigo de los cubanos, el desaparecido presidente de la Re­pública Bolivariana de Venezuela, Hugo Ra­fael Chá­vez Frías, visitó el Complejo Es­cul­tórico y des­de allí desarrolló su programa Aló Presidente.

Radio habana Cuba

 

El ejemplo que nos alumbra

El joven estudiante de Medicina, con solo 23 años, le acopló a su bicicleta un motor y viajó el continente. Comprendió que el mundo era demasiado injusto, y decidió ponerlo de cabezas. Una mochila al hombro y la compañía de un amigo le bastaron para conocer del hambre, la necesidad y la miseria, una decisión con la cual comenzó a ser, en sí mismo, “un hombre nuevo”.

No fue fortuito el andar. Ya había iniciado un camino de aprendizaje con los clásicos de la filosofía y la intelectualidad contemporánea, y la confección de sus Cuadernos Filosóficos. Al regresar a su tierra de su primer itinerario comentó en sus relatos: “el personaje que escribió estas notas murió al pisar de nuevo tierra argentina, el que las ordena y pule, “yo”, no soy “yo”; por lo menos no el mismo yo interior”.

A partir de ahí todo lo que se conoce: su labor como fotógrafo en México, donde conoció a Fidel y entablan su primera discusión sobre política internacional (“A las pocas horas de la misma noche —en la madrugada— era yo uno de los futuros expedicionarios”), la prisión, llegar a Cuba en el yate Granma, su bautizo de fuego en Alegría de Pío (Tenía delante de mí una mochila llena de medicamentos y una caja de balas, las dos eran mucho peso para transportarlas juntas; tomé la caja de balas), la primera victoria del Ejército Rebelde, el Uvero, Bueycito, El Hombrito, Pino del Agua, Mar Verde… su plan operativo en la ciudad de Villa Clara los últimos días de diciembre de 1958, la Revolución.

Pero no fue suficiente la conmoción que lo devolvió periodista y escritor, estratega militar, Ministro de Industrias, hijo ilustre de Cuba, y se fue a otras tierras del mundo, tierras que reclamaban el concurso de sus modestos esfuerzos. Y dejó en la Isla ese amargo de las más tristes despedidas, de quien dice adiós a un ser muy querido, con la breve sensación de que le volverás a ver.

“Sépase que lo hago con una mezcla de alegría y dolor; aquí dejo lo más puro de mis esperanzas de constructor y lo más querido entre mis seres queridos…”, dijo sin saber que a este país también se le escapaba —aún sin la certeza— uno de sus mejores hombres.

El internacionalismo le hizo hervir la sangre y lo colocó en el medio de las selvas del Congo, y luego en Bolivia, para entregarse a las luchas por la causa de América; dejando el sentimiento sembrado aquí, en cada hombre y mujer que años más tarde surcaron las tierras del mundo en la lucha contra los males, que a pesar de él, a pesar de su inexpugnable bregar, sobreviven.

El 8 de octubre llegó. Allí en la Quebrada del Yuro cuentan que lo apresaron. Ilusos aquellos que pensaron, matándolo, inhumar sus ideas. Dicen también que el 9, por órdenes del alto mando de la CIA y el Ejército Boliviano, lo asesinaron.

Sin embargo —y aunque estaba consciente de que “En una revolución se triunfa o se muere, si es verdadera”—, aquel día vivió, una especie de vida que se lleva en el alma de la gente, no tiene fin, no acaba nunca, no se asesina, termina heredándose, cuerpo por cuerpo, idea tras idea.

Leí un día que su verdugo escribió una carta, y que en dicha carta había escrito así: “el hombre que de veras murió en La Higuera no fue el Che, sino yo, un simple sargento del ejército boliviano, cuyo único mérito —si acaso puede llamarse mérito— es haber disparado contra la inmortalidad”.

Porque el Che legó a su pueblo, que son todos los pueblos del mundo, su infinito amor por esa libertad conquistada a fuerza de lucha, y la independencia; sus pasajes; sus análisis filosóficos y económicos; sus incontables anécdotas familiares y esa adoración sin límites por los hijos; su impronta y su espíritu.

Nos dejó su: “a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor.” Pero eso no lo saben los que matan. Los que matan no saben de amor y revoluciones, solo dominan el “arte” de odiar a la raza humana, el exterminio.

Y allí en la Higuera, a 2 160 metros sobre el nivel del mar, donde se erige un monumento en su nombre al cual asisten cientos de personas diariamente, reza una inscripción: “Tu ejemplo alumbra un nuevo amanecer”.

Granma