Tras seis años, Paraguay repone embajador en Bolivia y normalizan vínculo

El nuevo embajador de Paraguay en Bolivia, Julio César Vera, presentó ayer sus cartas credenciales al presidente Evo Morales, tras seis años sin tener ese país un representante diplomático en La Paz.

Vera recibió los homenajes tradicionales en la plaza Murillo de la guardia presidencial e ingresó al Palacio de Gobierno para reunirse con el Mandatario, informaron los medios estatales.

En su país, el embajador fue senador desde 1993 a 1998, se desempeñó como presidente de la Administración Nacional de Navegación y Puertos y fue viceministro de Obras Públicas durante el mandato de Nicanor Duarte Frutos (2003-2008).

Antes de Vera, estuvo en el cargo Nimia Oviedo hace seis años.

Morales, y el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, se encontraron en La Paz en diciembre del año pasado para restablecer la relación bilateral, afectada desde la destitución del exmandatario paraguayo Fernando Lugo, en un controvertido juicio parlamentario repudiado por el Mercosur y la Unasur.

Bolivia aún no ha nombrado un embajador en Asunción, tras haber retirado al anterior, Freddy Quesada, en junio de 2012 en protesta por la destitución de Lugo, amigo y aliado de Morales, y para expresar su desconocimiento al entonces gobernante paraguayo, Federico Franco.

OTROS EMBAJADORES Además de Vera presentaron sus credenciales a Morales los embajadores de Cuba, Benigno Pérez; de Irán, Reza Tabatei, de Italia, Plácido Vigo, y el de Indonesia, Moenir Ari.

Morales, quien fue ratificado el domingo en las urnas para un nuevo mandato de cinco años, se entrevistó por unos minutos con cada diplomático, oportunidad en la que los embajadores reafirmaron la amistad de sus países con Bolivia, en el marco del respeto, cooperación y colaboración.

A la salida de éstos, los músicos de las Fuerzas Armadas (FFAA) acompañaron la entonación de los himnos de Bolivia y del país del nuevo embajador.

Las cartas credenciales constituyen documentos oficiales mediante los cuales el Jefe de Estado remitente presenta al embajador extraordinario y plenipotenciario como su representante diplomático en el país de destino.

El documento expresa el carácter representativo del diplomático y detalla la misión y la amplitud de las facultades del nuevo embajador, además solicita plena fe y crédito a las actividades que emprenderá en nombre de su Gobierno.

Opinión