Adolfo Huerta Alemán entrevista a José Revueltas

ose Revueltas (Durango, 20 de noviembre de 1914 – Ciudad de México, 14 de abril de 1976) es considerado una de las figuras esenciales de la literatura y el pensamiento político de México. Sus producciones literarias más reconocidas son Los días terrenales, El apando y Los errores, consideradas como pioneras de “la nueva novela mexicana”. Por su actividad política, fue encarcelado en reiteradas oportunidades, situación que potenció su producción intelectual y artística. Es considerado además uno de los principales pensadores del marxismo mexicano, corriente en la cual se destacó con obras como Ensayo sobre un proletariado sin cabeza

 

José  Revueltas  Sánchez.  Nació   en  Santiago  Papasquiaro,  Durango,  un  20  de  noviembre  de  1914,  y  muere   un  14  de  abril  de  1976,  en  la  ciudad  de  México.  Escritor  y  activista  político.

Proviene  de  una  familia  de  artistas:  Silvestre  Revueltas (compositor);  Fermín  Revueltas (pintor); Rosaura  Revueltas (actriz).

1928  ingresa  al  Partido  Comunista  Mexicano  y  es  expulsado  en  1943,  por  sus  críticas  a  la   burocracia   del  Partido.

1968  es  encarcelado  en  Lecumberri (Palacio  negro),  es  acusado  de  ser  uno  de  los  autores   intelectuales   del  movimiento  estudiantil.

Un  gran  luchador  revolucionario  desde  su  literatura.

–          Gracias   por  permitirnos  entrar  a  su  espacio  señor   José   Revueltas.

Nos  encontramos  en  la  casa  del  escritor,  es  un  minúsculo  departamento  donde,  el  piso  de  mosaico  aún  húmedo,  ha  sido  limpiado  recientemente.  A  lo  largo  de  la  reducida  estancia, magníficos   en  toda  su  cándida  rusticidad,  se  extienden  dos  primitivos   estantes   pletóricos   llenos  de  libros.

¿Cómo  define  su  obra  señor  Revueltas?

Yo  hubiera  querido  denominar  a  toda  mi  obra  Los  días  terrenales.  A  excepción  tal  vez  de  los  cuentos,  toda  mi  novelística  se  podría  agrupar  bajo  el  denominativo  común  de  Los   días  terrenales,  con  sus  diferentes  nombres:  El  luto  humanoLos  muros  de  agua, etcétera.  Y  tal  vez,  a  la  postre  eso  vaya  a  ser  lo  que  resulte,  en  cuanto  la  obra  esté  terminada  o  la  dé  yo  por  cancelada  y  decida  ya  no  volver  a  escribir   novela  o  me  muera  y  ya  no  pueda  escribirla.

¿Qué  obra  le  trae  más  recuerdos?

Casi   toda  mi  obra,  pues  escribimos,  porque  tenemos  algo  que  contar  al  mundo,  pero  recuerdo  una  en  especial:  Los  muros  de  agua  la  escribí   en  1940  y  publicada  al  año  siguiente  gracias  a  una  suscripción   familiar  con  la  que  se  pudo  hacer  frente  a  los  gastos  de  impresión.  Terminé  de  escribir  la  novela  la  madrugada  del  3  de  octubre,  no se  me  olvida,  fue   estrujante  y  doloroso  ese  día.  Esa  misma  mañana  vino  a  mi  casa  la  esposa  de  mi  hermano  Silvestre    para  pedirme   que   fuera  a  verlo  en  atención  a  que  estaba  muy  grave.  A  la  madrugada   siguiente  Silvestre  moría;  yo  contaba,  al terminar  de  escribir  mi  libro,  con  acudir  inmediatamente  a  leérselo,  pues   él  era  un  juez   implacable  y  magnífico.   Lo  recuerdo  con  dolor  vivo  y   una  angustia  que  no  me  abandona  cada  vez.

¿Cómo  define  la   realidad?

La  realidad  siempre  resulta  un   poco  más  fantástica  que  la  literatura,  como  ya  lo  afirmaba  Dostoievski.  Éste  será  siempre  un  problema  para  el  escritor:  la  realidad  literalmente  tomada  no  siempre  es  verosímil,  o  peor,  casi  nunca  es  verosímil.  Nos   burla,  nos  hace  desatinar,  hace  que   perdamos  el   tino,  porque  no  se  ajusta  a  las   reglas;  el  escritor  es  quien  debe  ponerlas.

¿Qué  es  lo  terrible  para  usted  Don  José?

Lo  terrible  es  siempre  inaparente,  no  es  lo  que  imaginamos  como  tal:  está  siempre  en  lo  más  sencillo,  en  lo  que  vivimos  con  mayor  angustia  y  que  viene  a  ser  incomunicable  por  dos  razones:  un  cierto   pudor  del   sufrimiento    para   expresarse;  otra,  la  inverosimilitud;   que  no  sabremos  demostrar  que  aquello  sea  espantosamente  cierto  y  el  horror  es  una  de  sus  manifestaciones  más  desnudas.  Tolstoi   nos  da  toda  una  lección,  cuando  le  preguntaron,  si  había   vivido  algo  semejante  a  lo   que  escribe  en su obra  La   guerra  y  la  paz:  no  negarse  jamás  a  ver,  no  cerrar   los  ojos  ante  el  horror  no  volverse   de  espaldas   por  más   pavoroso  que  nos  parezca,  lo  que   puede  contemplar  pone  de  relieve  ante  nosotros  la   frontera   que   existe  entre  la  realidad  y  la   literatura,  una  vez  más.

Aunque,  creo  que  para  nosotros,  los  mexicanos,  no  existe  el  horror:  de  tal  modo  estamos  acostumbrados  a  él.  Nos  fascina  Coatlicue.  Somos  un país  increíble.  Y  lleno  de  contradicciones.

¿Pretende  algo  con  su  obra  literaria?

Tal  vez,  si,  la  definiría  como  una  intención,  como   una  tentativa.  Pues,  las  producciones  más  “avanzadas”  no  logran  salir  de  los  marcos  del  revolucionario  democrático – burgués,  y  las  que  intentan  penetrar  más  hondo  en  la  realidad  del  hombre  todavía  no  pasan  del  psicoanálisis.   A   romper  estas  limitaciones  que  padece  nuestra  literatura   es  a   lo  que  tiende   mi  trabajo  literario,  y  a   romper   los  moldes  sociales  que   traban  el  desarrollo  humano  es  a  lo  que  tiende  mi  actividad  de  militante  marxista – leninista.

Para  usted ¿qué  es  la  muerte?

La  muerte,  eso  estaba  claro,  era  un  dejar  de  pertenecer  y   un dejar  de  pertenecernos   las  cosas  del  mundo,  pero  también  la  muerte  quizá  fuera  el  estar  vestido  con  un  traje  de  trapecista  y  sentir,  cuando  menos   todas  las  mañanas,  esta   leve  inquietud,  no  por  imaginaria  menos  cruel,  de  que  aquellas  casas  de   vecindad   y  aquellos  inquilinos  no  le  pertenecían, todo  a  causa  de  los   ridículos  paños  menores.

Y ¿la  vida?

La   vida  es  despiadada,  junto  con  el destino,  ciego,  deja  caer  sus   golpes  sin   elegir  a  quién.  Debe  de  ser  un  sueño,  que  todavía  no  despertamos.  Cuando  el  sueño  de  la  muerte  es  la   vida.

¿Qué   género  le  gusta  escribir  más?

El   cuento,  para  mi  exige  suplir  la  extensión  por  la  intensidad,  me  exige  concentrarme  en  mis  dones.

¿La  soledad  es  fiel  compañera  de  los  que  leen  y  escriben?

Tal  vez,  no  es  un  dogma  que  la  soledad  sea  nuestra  compañera,  pero  no  dudo  quien  la  vive  en  carne  propia  son  aquellos   que  han  sufrido  lo  más  estúpido  que  hace  el  ser  humano:  la  guerra.   Por ejemplo:  tres  días  sin  moverse,  torturados  por  el  hambre  y  el  frío,  sin  que  ninguno  pudiera   saber  en  qué  lugar  se  encontraría  su  compañero  más   próximo,  ni  el  enemigo,  cada   quien  a  solas,  a  solas  con su   vida  y  su  cuerpo,  sin nadie.   Es  cuando  el   hombre  ha  llegado  al  otro   lado  de  los  límites  del  ser  humano,  donde  ya  no  son  seres  reales,  donde  habían  dejado  de  ser  hombres  y  no  podían  encontrar  ninguna  otra  manifestación  de  vida  sino  en  la   muerte.

¿Cree  en  Dios?

¡Vete  con  Dios,  hijo  mío,  que  yo  también  he  dejado  de  creer  en  ÉL!  Ve,  camina  y  transmite   a  tus  semejantes  la  buena  nueva  de  que  Dios  no  existe.

¿Casi  a   todos  los  escritores  escriben  sobre  la  memoria, cómo la  define  usted?

Tiene  razón  Hegel   cuando  dice:”la  memoria  no  es  lo  que  se  recuerda,  sino  lo  que  olvidamos”.    La  memoria  es  lo  que  uno  hace  y  nadie  ha  visto,  lo  que  no  tiene  recuerdo,  no   somos  sino  pura  memoria  y  nada  más.

¿Cree  en  la  esperanza?

Fundamentalmente,  esencialmente  soy  pesimista:  en  el  fondo  de  mí,  hay   una  profunda  desesperanza,  sin  remedio.  Sin  embargo  esto  no  se  refleja  en  mis  relaciones  con  los  demás.  O  se  refleja  en  una   forma   extraña,  a  la   inversa.

¿Algo  que  desee  agregar  antes  de  despedirnos?

Que  mí  obra  literaria,  sea  adherido  como  una  costra  dentro  del  espíritu  y  mente  humana  del  mexicano,  porque  se  priva   muchas  veces  hasta  aprisionado  entre  los   rincones   más   profundos  del   subconsciente,  el   fatalismo  terrible  de  nunca   poseer  nada  íntegramente:  mujer,  amigo,  madre.  Se  usurpan,  efímeros,   objetos  y  personas   mutilados.   Es   preciso,  pues,  arrancarlos – arrebatarlos   aunque  sea  por  la  fuerza  y  pasajeramente-.  Ni  siquiera  se  tiene  patria  que,  aunque  es  el  lugar  donde  nacimos  y  nos  desarrollamos,   sirve  únicamente  para  beneficiar  a   unos  cuantos  privilegiados:  aborígenes   y  extranjeros.  Desconocemos  el  placer  que  proporciona   la  entrega  absoluta   e   incondicional.   Quizá,  entre  otras  diferentes   causas,  sea  sencillo  por  este  motivo  desprenderse  hasta  de  la  vida.

–          Gracias  por  dejarnos  vislumbrar  al  escritor,  en  este  tiempo  y  espacio.

José  Revueltas  posee  una  obra  narrativa  de  primera  importancia  para  nuestra  literatura  mexicana.  Sobre todo  El  luto  humano (1943),  resalta  la  violencia  y  la  aspereza  que  utiliza   como  instrumentos   para  luchar  contra   el  mundo  de  desorden  y  sombras.  En  su  obra  descubrimos  un  recio  hálito  poético  que  logra  crear  la  atmósfera   alucinada,  grandiosa,  enferma,  sórdida,  típica   de  sus  obras  más  importantes.   En  sus  cuentos  encontraremos   como  la  acción  sustituye  a  la indignación   de  los  movimientos   libres  de  la  conciencia.  Ahonda  en  el  subconsciente   de  la  mentes  enfermas  de  sus  personajes,  exhibirá    sin  reservas  morales  ni  religiosas  los  alcances  reales  de  sus  sentimientos  y  pasiones.

Su  literatura  muestran   la  cerrazón  del  mundo  y  su  opresión  creciente,  sin  paliativos  o  analgésicos,  que  experimentas  y  sufres  el  movimiento  interno  de  lo  real,  por  medio  de  su  literatura,  surgido  del  súper – yo.

El  escritor  Revueltas  trasciende  al   igual  que  otros  muchos  escritores   ilustres,  no  por   juzgar  fría  y  desapasionadamente  al   actualmente  tan  deteriorada  y   precaria  condición  humana,  sino  por  pretender  reivindicarla.  La   fantasía  de  José   Revueltas  sobre  la  condición  humana  es  fascinante  y  te  atrapa  desde  la   primera  línea.

Fuentes  de  consulta: José  Revueltas;  entre  lúcidos  y  atormentados,  entrevista  por  Margarita  García  Flores,  Diorama  de  la  Cultura,  Excélsior,  16  de  abril  de  1972.

El  Crepúsculo  de  los  últimos  grandes,  entrevista   por  Arturo  Melgoza   Paralizabal,  revista  IMPACTO N° 1733.  1970.

Toda  su  obra  literaria:  Los  muros  de  agua;  El  luto  humano;  Los   días  terrenales;  En  algún  valle  de  lágrimas;  Los  motivos  de  Caín;  Los  errores;  EL  apando;  Dios  en  la  tierra;  Dormir  en  tierra;  Material  de  los  sueños;  Las  cenizas.   Ed.  ERA.

Letras del norte