México: se cumplen dos meses de la desaparición de los estudiantes y Cárdenas renuncia al PRD

A dos meses de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, el gobierno federal mantiene un despliegue sin precedente para su localización, sin embargo no hay indicios de su paradero.

Hasta el momento 76 personas han sido detenidas, entre ellos el ex alcalde de Iguala José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, identificados como los autores intelectuales de los hechos ocurridos el 26 de septiembre.

La desaparición de los estudiantes desnudó la colusión de autoridades y narcotráfico.

Distrito Federal— Los jóvenes fueron atacados a tiros en Iguala, en el sureño estado de Guerrero, por policías corruptos bajo órdenes del alcalde vinculado con el cartel Guerreros Unidos.

Según las autoridades, tres sicarios detenidos confesaron que los policías se los entregaron, que los mataron y quemaron en una hoguera que ardió por 15 horas, y lanzaron a un río los restos calcinados y triturados.

México aún no se repone de esa noche de horror.

“Marcó un despertar civil. La clase política está en entredicho, pero el país se topó de frente con la cruda realidad que muchos no querían ver”, opinó Jorge Hernández, analista de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Cada día, en una ebullición social de baja intensidad, han ocurrido protestas, algunas con quema de edificios estatales y bloqueos, que pasaron en este tiempo del clamor “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” al de “¡Fuera Peña Nieto!”.

Los padres de los estudiantes, que no aceptan la versión oficial, exigen al gobierno que los busque y se los devuelva vivos.

“Eso es casi un imposible, como pedir la renuncia de Peña Nieto. Aquí se aprovechan los anarquistas, con agenda propia, para desestabilizar”, dijo el académico José Antonio Crespo.

Bajo la amenaza de recrudecer las protestas, estudiantes de Ayotzinapa dieron esta semana al mandatario un “ultimátum” para que renuncie el 1 de diciembre, cuando se cumplen dos años de su investidura.

Para Peña Nieto, quien devolvió el poder al Partido de la Revolución Institucional (PRI), sectores de los manifestantes buscan “desestabilizar” a su gobierno, molestos por sus reformas energética y educativa.

“El gobierno está pasmado. Este debería ser un punto de inflexión para hacer medidas más profundas, de anticorrupción, que toda la clase política acepte, quiera o no”, consideró Crespo.

Un influyente editorialista, Ciro Gómez Leyva, fue tajante sobre la relevancia del anuncio que hará el presidente ante la tormenta que le cae: “No tendrá una segunda oportunidad”.

En plena crisis de pérdida de confianza, Peña Nieto fue señalado de supuesto “conflicto de intereses” por una lujosa mansión que su esposa Angélica Rivera compró a través de una empresa favorecida con proyectos estatales. Sus aclaraciones no lograron aplacar las críticas.

Aunque prometió pacificar el país, el mandatario continuó la ofensiva militar antinarcóticos del ex presidente Felipe Calderón, que desde 2006 deja unos 80 mil muertos y 22 mil desaparecidos.

También siguió la certificación de policías con pruebas de confianza, reprobadas por más de 40 mil agentes.

La única novedad fue una Gendarmería y un programa de prevención del crimen.

Iguala silenció el discurso que exaltaba una baja en la violencia. “Hoy está obligado a cambiar de guión”, subrayó Hope.

Diario

 

Cuauhtémoc Cárdenas renuncia al PRD, el partido que fundó hace 25 años

Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), renunció esta noche a su filiación política después de 25 años de militancia y quien, en 1988, congregó a los partidos comunistas y socialistas del país en el Frente Democrático Nacional (FDN) que dio origen a aquel instituto político.

En una misiva, Cárdenas Solórzano, considerado el líder moral del perredismo, establece que su renuncia es “irrevocable” y que la presentó ante el Consejo Nacional, instancia máxima de dirección del PRD.

El tres veces excandidato presidencial de la izquierda recordó que el lunes 17 hizo pública una carta abierta dirigida al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), en la que destacó desacuerdos con la directiva perredista que encabeza Carlos Navarrete Ruiz, integrante de Nueva Izquierda (NI), la “tribu” hegemónica de Los Chuchos.

“Al reiterar ante ese Consejo Nacional mi renuncia como integrante del Partido de la Revolución Democrática, quiero aprovechar para expresar a los militantes del partido que esta decisión obedece al propósito de mantener congruencia con mis principios, lo que sólo a mí corresponde y no está para ser sometido a decisión ajena, individual o colectiva que lo haga en función de mayoría o minoría”, estableció en la misiva de dos fojas y rubricada por el propio Cárdenas.

“Ha sido para mí un privilegio, en todos estos años, coincidir en lo fundamental y caminar en circunstancias difíciles y no tan difíciles con los militantes del partido. Continuaré en activo en las causas con las que tengo compromiso y sé que en sus distintos procesos y desarrollos nos seguiremos encontrando, empujando en el mismo sentido”, señaló a manera de despedida.

Al principio de su misiva, Cárdenas Solórzano recordó que el 17 de noviembre pasado hizo del conocimiento del CEN una carta abierta en la que señalaba desacuerdos en la forma de conducción del partido y respecto de decisiones tomadas por el nuevo CEN, “desacuerdos que más allá de coyunturas actuales había manifestado públicamente, ante instancias de decisión del partido, en diversas ocasiones desde años atrás”.

El también exgobernador de Michoacán (1980-1986) criticó que pese a esperar un debate interno sobre sus planteamientos, “la respuesta de las dirigencias fue el silencio” y tampoco hubo cambios en el mecanismo de la toma de decisiones al interior de la organización.

“Por el contrario, en sucesivas reformas estatutarias fue consolidándose el sistema de cuotas y pesos relativos para tomar decisiones y abrir, a partir de ellos las oportunidades de participación en procesos internos o externos a los propios miembros del partido”, indicó.

Luego destacó que la reunión de hoy con el presidente nacional y el secretario general del partido, Carlos Navarrete y Héctor Bautista, fue cordial, lo cual agradece, pero fue demasiado tarde para plantearla en esos términos, “al poner de manifiesto profundas diferencias en nuestras visiones de cómo enfrentar los problemas internos del partido, en particular las medidas que deben adoptarse para recuperar la credibilidad de la organización y de manera especial de sus dirigentes ante la opinión pública, indispensable para lograr su reposicionamiento como una verdadera opción política de carácter y alcance nacionales, única forma de que sea útil al país”.

Además sostuvo que, ante la disyuntiva de la decisión tomada, corrió el riesgo de recibir críticas y optó por actuar de acuerdo con sus principios que le han servido de guía a su comportamiento público y privado.

Previo a su separación del PRD, Cárdenas había dejado la puerta abierta a la posibilidad de renunciar a su militancia, debido a discrepancias con la actual dirigencia, encabezada por Carlos Navarrete Ruiz.

En entrevista, después de participar en un breve diálogo de 35 minutos con el presidente nacional del PRD y con el secretario de dicho partido, Cárdenas anticipó:

–¿Seguirá militando en el PRD?

–Esa es una reflexión que tengo que hacer en estos días.

–¿Podría renunciar?

–Pues hay muchos escenarios que considerar. Tengo que ver cómo se dan las cosas.

–¿Está evaluando la renuncia?

–Vamos a ver. Tengo que hacer una evaluación de cuál es la situación del partido, del país y mi propia situación personal.

–¿Cuándo lo decide?

–Cuando sea oportuno. No lo sé decir.

–¿Fue útil este diálogo?

–Fue útil.

–¿Por qué fue útil?

–Porque reafirma las posiciones de cada quien.

La reunión se celebró en el auditorio Valentín Campa Salazar y coincide con el 25 aniversario luctuoso del militante comunista, excandidato presidencial y fundador del Partido Socialista Unificado de México (PSUM).

Respecto de su exigencia de que Navarrete renuncie a la dirigencia del partido, Cárdenas había sentenciado: “Yo he hecho un planteamiento y tendrá que ser la reflexión de cada quien la que asuma las decisiones que sean convenientes para cada quien”.

Luego criticó al Gobierno del Distrito Federal por la detención de 11 jóvenes que participaron el 20 de noviembre en la jornada de respaldo a Ayotzinapa; pidió a Miguel Ángel Mancera “evaluar y asumir la responsabilidad de estas acciones”.

Y agregó:

“Ha habido una política de represión, lo puede uno ver en infinidad de videos que ha tomado pues la gente que estaba por ahí donde sucedieron los hechos. En los propios afectados y la gente cercana a los afectados. Lo puede uno ver en la forma en cómo se procedió el pasado 20 de noviembre en el Zócalo. Se apagaron las luces, en fin, una serie de acciones que no deberían corresponder a un gobierno democrático”.

Todos esos actos, advirtió Cárdenas, “tienen responsables con nombres y apellidos. No son las instituciones, son las personas que cometen actos indebidos”.

Proceso

 

¿Quién es Cuauhtémoc Cárdenas?

Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática, pasó sus primeros seis años de vida en la Residencia Oficial de Los Pinos, cuando su padre, el general Lázaro Cárdenas, era presidente del país.

El año del nacimiento de Cárdenas Solórzano, 1934, coincidió con la llegada al poder de quien decretara la expropiación petrolera un años después.

El hijo del general Cárdenas cursó sus estudios de bachillerato en el Colegio de San Nicolás de la Universidad Michoacana y más tarde estudió ingeniería civil en la Universidad Nacional Autónoma de México, profesión que lo llevó a realizar varios trabajos sobre el Río Balsas y participar en otros proyectos de ingeniería.

El 2 de abril de 1963 se casó con Celeste Batel, con quien tiene tres hijos: Lázaro, Cuauhtémoc y Camila.

En 1976 le dio un giro a su carrera profesional dejando a un lado los proyectos hidráulicos y toma el camino de la política.

Primero fue senador por el estado de Michoacán y en 1980  fue electo gobernador del mismo. Durante su gestión participó en el movimiento “Corriente Democrática” del Partido Revolucionario Institucional.

De esta corriente refiere que surgió para darle voz a una inconformidad muy amplia y generalizada en el país, así como “la inconformidad por el deterioro de la situación económica; de los niveles de vida; por la entrega del país a intereses extranjeros; la vulneración que se hace de la soberanía; las desviaciones de las líneas revolucionarias de las políticas nacionalistas, democráticas, populares”.

Fue en 1988 cuando Cárdenas, que para entonces ya había abandonado las filas del PRI, contendió por primera vez en las elecciones por la Presidencia del país, de las que no salió victorioso al perder contra Carlos Salinas de Gortari.

Ese mismo año convocó a la formación del PRD, el cual se fundó en 1989 y celebró su primer congreso nacional un año después.

El ingeniero Cárdenas fue designado presidente del nuevo partido y se mantuvo en el cargo hasta 1993, año en que fue postulado como candidato presidencial por la Alianza Democrática Nacional.

Es los comicios federales de 1994 volvió a perder ante el candidato del PRI, Ernesto Zedillo.

Tras una elección interna en el PRD,  fue postulado en 1997 como candidato a la jefatura del Gobierno del Distrito Federal. Resultó victorioso en las elecciones del 6 de julio de ese año y se convirtió en el primer jefe del Gobierno capitalino en ser electo mediante voto popular.

En el año 2000 se lanzó nuevamente como candidato presidencial, esta vez por la Alianza por México, integrada por el PRD, el Partido del Trabajo, Convergencia por la Democracia, el Partido Alianza Social y el Partido de la Sociedad Nacionalista. Ese años resultó victorioso Vicente Fox.

El 28 de marzo de 2004, debido a diferencias con las resoluciones del congreso nacional de su partido, Cuauhtémoc Cárdenas presentó su renuncia de carácter irrevocable como miembro del Consejo Nacional y a la Comisión Política Consultiva Nacional del PRD, manteniéndose solo como militante del partido.

El 5 de diciembre de 2012 fue nombrado por Miguel Ángel Mancera Espinosa, actual jefe de Gobierno de Didtrito Federal, Coordinador de Asuntos Internacionales del GDF para la administración 2012-2018.

Es autor de Cuauhtémoc Cárdenas, nuestra lucha apenas comienza(1988), Cuauhtémoc Cárdenas. Nace una esperanza (1990), Un México para todos (coordinador), La esperanza en marcha: Ideario político(1998), Integración económica para el desarrollo (1992).

Milenio