La ONU pide el fin de la violencia en territorios indígenas de Costa Rica

La representación de las Naciones Unidas en Costa Rica pidió el fin de la violencia en territorios indígenas en la zona de Salitre, así como acudir al diálogo para buscar soluciones pacíficas.

“Ante los hechos de violencia ocurridos en las últimas semanas en el territorio indígena de Salitre, el Sistema de las Naciones Unidas hizo un llamado a los diversos actores a poner fin a los actos de violencia e intimidación y acudir a la vía del diálogo respetuoso y constructivo”, indicó la ONU en un comunicado.

Esta reacción se debe a que en los últimos meses se han registrado episodios de violencia contra comunidades indígenas, aparentemente a cargo de personas no indígenas que se dicen dueños de los territorios.

Desde mediados de año el gobierno instaló un grupo de trabajo con la misión de garantizar el respeto a los derechos humanos de los indígenas de la comunidad de Salitre.

En los últimos años, esta población ha enfrentado diversos actos de violencia por parte de finqueros que han protagonziado ataques con piedras y hasta fuego en contra de las viviendas indígenas.

El territorio de Salitre comprende 12.700 hectáreas y los indígenas han logrado recuperar el 75% de sus fincas, es decir 9.525 hectáreas.

La ONU abogó por la búsqueda de “soluciones pacíficas y duraderas a las causas del conflicto, generado principalmente por la ocupación de los territorios indígenas por no indígenas”.

Además, instó al Estado costarricense a “seguir avanzando en acciones que permitan a los pueblos indígenas el goce pleno y efectivo de sus derechos reconocidos en la legislación nacional, en la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT”.

En este sentido, la ONU exhortó a Costa Rica a trabajar en la delimitación, amojonamiento y saneamiento en los territorios indígenas y garantizar el derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación.

“Naciones Unidas recordó que los pueblos indígenas tienen el derecho de mantener y desarrollar sus propios sistemas e instituciones políticos, económicos y sociales, y expresó su confianza en que este derecho se ejercerá con transparencia, respetando los principios de la democracia y los derechos humanos”, concluyó.

Nación