Según informe, América Latina avanza en igualdad de género

El índice de Género e Instituciones Sociales (SIGI, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentado en Oslo, resalta que las legislaciones nacionales aseguran la igualdad en los derechos económicos y políticos y que los países de la región muestran niveles de discriminación de muy bajo a medio.

El estudio critica no obstante la “doble discriminación” que sufren las mujeres pobres e indígenas, así como la necesidad de mejorar los servicios sociales para luchar contra la “injusta carga” de trabajo asistencial no remunerado y la importancia de eliminar las barreras para empleo a tiempo completo.

Argentina aparece como el país mejor situado de la región -que no incluye datos de Uruguay, México y Chile-, gracias a un marco legal “sólido” y medidas “prometedoras” para proteger la integridad física de las mujeres, su acceso a recursos y las libertades civiles.

El SIGI actualiza la base de datos de 2012 y amplía a 160 los países analizados, incluidos por primera vez los miembros de la OCDE, aunque sólo hay datos totales de 108, y la mayor parte de países desarrollados no aparecen en la clasificación final.

Bélgica, uno de los siete países de la OCDE incluidos, encabeza el ranking por delante de Francia, Eslovenia y España.

Argentina aparece en el puesto sexto, dos por delante de Cuba, y seguida por Trinidad y Tobago (9), República Dominicana (14), Panamá (15) y Venezuela (16), todos dentro del grupo de países con muy bajo nivel de discriminación.

En el nivel bajo aparecen Ecuador (17), Brasil (20), El Salvador (22), Costa Rica (23), Bolivia (25), Paraguay (26), Perú (31), Colombia (32) y Honduras (38), mientras que en el medio figuran Guatemala (43) y Nicaragua (54).

El 15 por ciento de los 108 países de la clasificación ostenta un nivel muy bajo de discriminación, frente al nivel muy alto que registra el 16 por ciento.

El informe destaca que aunque el número de matrimonios precoces ha bajado en los países en desarrollo, persiste la práctica, que en Níger afecta al 60 por ciento de las mujeres; al igual que la desigualdad en el tiempo dedicado al cuidado de personas no remunerado, que en Pakistán es de diez veces más.

El 30 por ciento de las mujeres denuncian haber sufrido violencia doméstica, un porcentaje que en Angola llega al 80 por ciento, según la OCDE, que señala que casi la mitad en los 28 países donde está extendida la mutilación genital ha sufrido esa práctica el 47 por ciento.

De acuerdo con el estudio, las leyes o costumbres de 102 países siguen denegando a las mujeres los mismos derechos que a los hombres para acceder a la tierra.

El SIGI sitúa a Oriente Medio y el norte de África como la región que peor nota obtiene en cuanto a igualdad de género, seguida por el África subsahariana y por el sur de Asia.

Paraguay