Trabajadores, indígenas y estudiantes marchan contra reformas en nueve ciudades

La marcha organizada por el Frente Unitario de los Trabajadores (FUT) fue pacífica y tuvo un balance sin violencia en 9 ciudades del país. En Quito, Guayaquil, Cuenca, Portoviejo, Loja, Riobamba, Esmeraldas, Latacunga y Ambato se movilizaron en contra de las políticas laborales del régimen llamando a preparar un paro nacional.

Carteles y gritos demostraban varias temáticas de rechazo. Entre esas estaba las reformas al Código de Trabajo como las utilidades; derechos sindicales; enmiendas constitucionales; reelección indefinida; entre otras consignas. A esta marcha se sumaron los padres de estudiantes de los colegios Mejía, Montúfar y Central Técnico; además de miembros de otras organizaciones como la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE); el sindicato de obreros del Gobierno Provincial de Pichincha; la Unión Nacional de Educadores (UNE); movimiento indígena; la Federación Médica Ecuatoriana, entre otros.

Durante el recorrido, que inició a las 16:30 en la Caja del Seguro y terminó en la Plaza San Francisco, los acompañaron cientos de policías sin escudos y toletes. En este trayecto no se registraron incidentes.

Mientras recorrían por la calle Guayaquil, en la plaza Grande se cubrieron las calles de acceso y se bloqueó el acceso vehicular y peatonal. En los exteriores del Palacio de Carondelet se concentraron varios militantes y simpatizantes de Alianza PAIS, que llegaron a respaldar al actual Gobierno.

Mientras, en la Plaza San Francisco, una tarima con los principales dirigentes de trabajadores del Frente Unitario de Trabajadores (FUT) esperaban la llegada de los marchantes. Cerca de las 17:45 empezaron a dirigirse a cerca de 2000 personas que llegaron por la calle Bolívar para evitar cualquier enfrentamiento.

Édgar Sarango, presidente del FUT, insistió en la unión ciudadana y dijo que quieren un gobierno “popular”. “Esta concentración es el principio de las múltiples que vendrán”, insistió.

En tanto Pablo Serrano, representante de la CEOLS, rechazó que se afirme que el Frente Unitario no presentó una propuesta de Código. Afirmó que el 23 de mayo de 2012 entregó un proyecto para los trabajadores y no fue tratado.

A estas voces se unió Jorge Herrera, presidente de la Conaie, quien insistió que mientras exista intentos de desestructurar a las organizaciones sociales e indígenas del país, seguirán protestando en las calles.

Luego de una hora de intervenciones, la concentración en la Plaza San Francisco finalizó a las 18:45 sin ningún enfrentamiento con la fuerza pública.

El Telégerafo