Absuelven a empresario sojero señalado como autor intelectual del asesinato de un militante campesino

En la localidad de Monte Quemado, Santiago del Estero, terminó ayer el juicio oral que juzgó a los imputados como los autores materiales y también al supuesto empresario instigador del crimen de un campesino. Demoró 30 días y fue curiosamente trasladado a 230 kilómetros de la capital, pero concluyó con la total absolución de quien fue señalado como autor intelectual del asesinato del campesino Cristian Ferreyra, y fijó sólo diez años de prisión para el sicario que disparó el 16 de noviembre de 2011 contra este militante del MOCASE – Vía Campesina, mientras resistía un desalojo que, según fue probado, impulsó Jorge Ciccioli, el hombre acusado de contratar a los ejecutores del asesinato, aunque desde ayer quedó libre de culpa y cargo. Esos fueron los dos aspectos principales de la sentencia que leyó la Cámara en lo Criminal y Correccional de Primera Nominación de esa provincia, integrada por Élida Suárez de Bravo, María Angélica Peralta de Aguirre y Federico López Alzogaray. El tribunal recién dará a conocer los fundamentos de la decisión el 2 de febrero de 2015. Sólo entonces podrán formular apelaciones los abogados de la querella.

Luego de los alegatos presentados la semana pasada, el tribunal leyó la sentencia delante de los familiares del joven Ferreyra, que habían pedido 25 años de prisión para el asesino y que rompieron en gritos y llantos cuando escucharon la noticia, mientras afuera un millar de militantes campesinos esperaba la decisión.

Dentro del expediente, además del asesino Javier Juárez, y del sindicado autor intelectual, también estaban procesados Jorge Juárez, acusado de homicidio simple en grado de partícipe secundario, lesiones graves y leves y amenazas; Demetrio Palomo, acusado en el mismo grado que Ciccioli y siguen en la lista Carlos Abregú, Mario René Abregú, Víctor Hugo Juárez y Walter Juárez, procesados por lesiones graves y leves amenazas y abuso de armas. Sin embargo la Cámara los benefició con la absolución, salvo en el caso del hombre que mató a Ferreyra de un escopetazo. “Aquí hubo testimonios suficientes para condenar a Ciccioli pero el tribunal no lo quiso ver, y no quiere ver el rol de los empresarios en los conflictos por el territorio y en la violencia anticampesina”, declaró la abogada María José Benancio representante del MOCASE-VC. Tras la lectura del fallo los manifestantes repudiaron la medida, y marcharon por la Ruta 16. Por su parte el subsecretario de Agricultura Familiar, Ramiro Fresneda, consideró que “esto es no sólo una injusticia sino un muy mal antecedente para los derechos posesorios de los campesinos”. También opinó que “un fallo como este genera impunidad al principal responsable (Ciccioli) de la muerte de un joven compañero”.

Durante la concentración final de la movilización, Angel Strapazón, referente del Movimiento Nacional Campesino Indígena, sostuvo: “Podemos putear, indignarnos, reaccionar. Pero somos inteligentes y sabemos que el momento de recibir un golpe es también el momento de mostrar el poder de sobrevivencia. Y tendremos que volver a recurrir al mismo poder judicial. Sabemos que es una de las corporaciones más duras, vinculadas a los grupos hegemónicos. Igual vamos a apelar hasta el infinito.”

Tiempo Argentino