Ayotzinapa: joven irrumpe con bandera de México manchada de rojo en entrega del Premio Nobel

Un estudiante mexicano irrumpió este miércoles en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz en Oslo en protesta por la desaparición de 43 normalistas hace más de dos meses en el sur de México, y tras su detención por la policía noruega solicitó asilo político. Malala habla por México, habla por México, gritó agitando una bandera mexicana con una mancha roja.

La paquistaní Malala Yousafzai y el activista indio Kailash Satyarthi mostraban sus diplomas entre el aplauso del público, cuando se plantó ante ellos en forma pacífica el joven, vestido con una chaqueta gris y pantalón negro, con la bandera y portando una cámara fotográfica al cuello. Tras su reclamo, inmediatamente fue retirado por los servicios de seguridad.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, por conducto de la embajada de México en Noruega, fue notificada de la detención del connacional. Ni las autoridades mexicanas ni las noruegas identificaron al joven, por cuestiones de privacidad.

Pero en México, Austin Cortés Salas identificó al manifestante como su hermano gemelo, Adán Cortés Salas, de 21 años, estudiante universitario, reportó la agencia Ap.

Él me llamó ayer y sabía que iba a manifestarse durante la ceremonia de Premio Nobel de la Paz para exigir paz para México y que las autoridades se hagan responsables de la desaparición y posible homicidio de los estudiantes de Ayotzinapa, dijo Cortés a la agencia estadunidense.

La embajada mexicana en Oslo informó que ofreció al ciudadano mexicano la asistencia consular y seguirá la evolución de la situación jurídica del connacional detenido en el país europeo, de acuerdo con un breve comunicado de prensa.

El estudiante arrestado fue llevado por las fuerzas del orden fuera de la alcaldía de Oslo, donde se celebraba la ceremonia. La persona fue detenida. Se llevó a cabo un control y la policía trabaja verificando los hechos, se le interroga para conocer los motivos de su acción y posteriormente será trasladado a la policía migratoria, indicó la policía local en un comunicado.

El muchacho solicitó asilo político en Oslo, según informaron autoridades noruegas, de acuerdo con el reporte de Ap.

El joven habría sido acreditado como periodista, de modo que pudo llegar al estrado y acercarse a los galardonados, defensores de los derechos de los niños.

Mi hermano me dijo que su intención era que esto (la desaparición de los 43 estudiantes) siga en las noticias, dijo Cortés.

Que si la tirada (intención) del presidente (Enrique Peña Nieto) es que la gente se canse de la noticia y se olvide de lo sucedido con los estudiantes en México, no lo va a conseguir, agregó.

También recordó que su hermano, que aseguró no pertenece a ningún partido ni agrupación política, le señaló que quería protestar conprudencia e inteligencia y le pidió que hiciera hincapié en que no es violento, ni radical.

“Él sabía que si hacia esta acción estaría más salvo en Noruega que en México. Tiene miedo de que lo deporten. Sabe que después de la acción, el narcogobierno de México podría hacer uso de la violencia y la intimidación”, agregó.

Cortés Salas realizaba un viaje por varios países y durante su estancia en Costa Rica ya se había manifestado en público con una bandera mexicana reclamando justicia para los normalistas.

La Jornada

 

¿Quién es el joven que irrumpió en el Nobel?

Nunca me arrepiento de nada, nunca me quedo con ganas de nada”, así se describe en su cuenta de Twitter , Adán Cortés, el mexicano que entró a la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz.

El joven que irrumpió en la ceremonia de entrega del premio a Malala con una bandera mexicana tiene 21 años, estudia en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM y vive en la delegación Benito Juárez, del DF.

Según su cuenta @adan_cortes_, Adán planeó un viaje a Noruega, Dinamarca, España y Costa Rica. Las primeras fotos de Adán en Noruega las publicó en Facebook el pasado 30 de noviembre.

El mes pasado, Adán festejó su cumpleaños 21 en una casa de la delegación Coyoacán.

Anterior a su viaje a Noruega, Adán viajó a Costa Rica y según fotografías en su cuenta de Facebook, que ya fue inhabilitada, también participó en una manifestación para exigir al presidente de ese país que se pronunciara por lo ocurrido con los normalistas de Ayotzinapa.

En videos que circulan en la red se ve al joven durante la protesta en Costa Rica con una bandera de México, así como con unas alas y un pico, simulando a un águila.

Un día después de que el procurador Jesús Murillo Karam confirmara que parte de los restos hallados en el basurero de Cocula pertenecían a Alexander Mora, uno de los 43 normalistas desaparecidos, Adán comentó en Facebook: “Sinceramente cuando leí esto lo hice con lágrimas, un joven mexicano de 19 años, su delito ser estudiante y alzar la voz inconforme ante un gobierno corrupto”.

Luego de ser detenido, el portavoz de la policía en Oslo, John Fredriksen, dijo que Adán “está interesado en la situación política de México y solicitó asilo político el martes”.

Milenio

 

Autoridades de Estados Unidos auxiliarán a PGR

El gobierno de México solicitó a Estados Unidos asistencia técnica con la finalidad de complementar las investigaciones que realiza la Procuraduría General de la República (PGR) para esclarecer la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, en hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, en septiembre pasado, aseguraron fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En respuesta al ofrecimiento que hizo este martes el presidente Barack Obama, el gobierno de México, por conducto de la cancillería, aseguró quevalora el apoyo técnico de Estados Unidos para contribuir al desarrollo de las investigaciones que conduzcan a la verdad y al deslinde de responsabilidades correspondiente.

Además, fuentes de la SRE advirtieron que la cooperación entre México y Estados Unidos en temas de seguridad se fundamenta en los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto a la jurisdicción de cada país. Es complementaria a los esfuerzos nacionales y dispone de mecanismos claros que permiten a ambos gobiernos conducir un diálogo franco y respetuoso, enfocado a promover los intereses de sus sociedades en esta materia.

Aseguraron que el ofrecimiento del presidente Obama y la solicitud que desde hace varios meses presentó el gobierno de México para recibir asistencia técnica son una muestra más del excelente espíritu que enmarca la cooperación bilateral en materia de seguridad y justicia.

Por la mañana, el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, reiteró la condena de su país a la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Iguala, y continúa apremiando a nuestros colegas en el gobierno mexicano para que investiguen a fondo este horrendo crimen y lleven a los culpables ante la justicia.

Wayne sostuvo un diálogo con líderes de la sociedad civil acerca de las prioridades de México en materia de derechos humanos y para analizar la situación que priva en el país, Intercambiaron puntos de vista sobre los hechos recientes y los factores de largo plazo que afectan el imperio de la ley y la protección de las garantías individuales.

La Jornada