Bolivia: Gobierno pedirá el retorno al país de unos 40 mil objetos arqueológicos

El presidente Evo Morales informó que se identificaron alrededor de 40 mil objetos arqueológicos que fueron enajenados y llevados a otros países. Todos deben ser recuperados, como ocurrió con la Illa del Ekeko, imagen de gran importancia para el pueblo aymara, que un museo privado de Suiza lo devolvió.

El Jefe de Estado manifestó que según informaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores esa cantidad de piezas patrimoniales fueron enajenadas. Exhortó a las personas, instituciones y países que albergan los objetos arqueológicos a devolverlas sin necesidad de esperar reclamos ante instancias internacionales.

Sin embargo, Morales no desestimó el uso de las vías legales para obligar a quienes detentan el patrimonio nacional y de los pueblos originarios a restituirlas al lugar de origen.

GESTIONES INTERNACIONALES
El Presidente destacó las gestiones realizadas por autoridades y representantes diplomáticos de Bolivia que duraron 25 años y culminaron el 17 de noviembre con la recuperación del Ekeko o también llamado Dios de la Abundancia.

El ritual de celebración por el retorno de la Illa del Ekeko al país se realizó ayer en la Isla del Sol. Hace 156 años, el viajero suizo Johann Jakob von Tschudi la sacó de Tiwanaku y posteriormente sus hijos la vendieron a un museo privado de historia de Berna, Suiza.
El evento de ayer coincidió con la celebración del Solsticio de Verano, actividad ancestral que se celebra desde el primer Gobierno del presidente Morales.

El 24 de enero de 2015, la imagen será presentada oficialmente en la feria de la Alasita en la ciudad de La Paz y será exhibida para que la población la aprecie.

Morales expresó su alegría al saber que el país recuperó una de las piezas más importantes de la cultura indígena.

UNIDAD NACIONAL
El dignatario afirmó que durante el ritual de bienvenida a la deidad le solicitó que bendiga al pueblo boliviano con unidad, abundancia y fuerza para seguir trabajando y luchando por el bienestar y prosperidad, que se ratificó con la reciente reelección de Morales como presidente de Bolivia.

“El apoyo de ustedes fue importante en las elecciones nacionales. Nuestro hermano decía, nuestra Isla, este lugar sagrado nos da energía, inteligencia, poder, salud y otros mensajes para la humanidad, pero también es importante recordar que para lograr nuestros objetivos es necesaria la unidad. Si no hay unidad, seguramente podemos perjudicarnos entre nosotros”, afirmó.

En la ceremonia estaban el canciller David Choquehuanca, el viceministro de Descolonización Félix Cárdenas y autoridades indígenas, amautas y yatiris, que “restituyeron el alma” a la Illa del Ekeko.

Tschudi arrebató Illa a pobladores de Tiwanaku
De acuerdo con un informe preparado por el Ministerio de Culturas, el investigador suizo Johann Jacob von Tschudi sacó la Illa de Bolivia luego de apropiarse de la pieza en 1856, pues al ver que los pobladores de Tiwanaku adoraban a la imagen como a un dios, los emborrachó con una botella de coñac para luego sacar la imagen escondida entre sus ropas.

Años más tarde, en 1929, descendientes de Tschudi vendieron la pieza arqueológica al Museo de Historia de Berna, una entidad privada.
Según estudios, la Illa del Ekeko data de 200 años antes de Cristo. Retornó a Bolivia el 17 de noviembre, luego de que una delegación nacional de alto nivel llegara el 17 de enero de 2014 a la ciudad de Berna, Suiza, para recuperar esta estatua.
La estatua mide 15,5 centímetros de alto y nueve de ancho, y tiene un gran significado cultural y religioso.

Cambio