Bolivia: portavoz de la causa marítima anuncia que la campaña de difusión continuará hasta fines de 2015

El portavoz de la causa marítima, Carlos Mesa, anunció ayer que la campaña de difusión sobre la demanda boliviana continuará hasta finales de 2015, cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se pronuncie sobre la objeción preliminar de Chile.

“Habrá un trabajo que desarrollaremos en América Latina, Europa y Asia durante el 2015, porque todavía faltan varios meses para la presentación de la causa oral tanto de Chile como de Bolivia en la demanda preliminar de incompetencia y probablemente la Corte fallará recién a finales de 2015”, declaró el expresidente y portavoz ante la comunidad internacional de la demanda marítima boliviana.

Después que Chile presentó su objeción preliminar sobre la competencia del más alto tribunal de justicia de las Naciones Unidas y luego de que Bolivia respondió a esa objeción, la Corte debe establecer el cronograma para el inicio de la fase oral y la resolución de la objeción. Ambos gobiernos están a la espera.

Mesa hizo esta declaración después que el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, arremetió esta semana contra la campaña boliviana. “Nos llama enormemente la atención porque justamente ha sido Bolivia la que ha estado haciendo una campaña internacional para promover su demanda contra nuestro país”, dijo el jefe de la diplomacia chilena.

Por lo tanto, la campaña continuará por ser una “acción legítima” y una “obligación” que el país informe a la comunidad internacional y a los organismos multilaterales sobre las razones que tuvo Bolivia para acudir a la Corte Internacional de Justicia.

“Me parece que no tiene ningún fundamento el plantear como agresiva e inamistosa una acción imprescindible y legítima”, señaló el expresidente.

Afirmó que no existe ninguna intención de “desestabilizar las relaciones” bilaterales como dijo el Canciller chileno y reiteró que la campaña es legítima porque “es Chile el que insiste en desnaturalizar y generar información que no es correcta”.

El Gobierno chileno sostiene entre sus argumentos que la demanda boliviana pretende, de forma encubierta, modificar el Tratado de 1904 y alterar los límites ; no obstante, Bolivia explicó que su demanda no se sustenta en dicho acuerdo sino en que el vecino país realizó compromisos para darle al país una salida marítima y no la cumplió.

Mesa dijo que no existe razón para que las autoridades chilenas expresen molestia sobre las acciones que desarrolla el país cuando el objetivo de esta estrategia no es “generar crispación o agresividad” en las relaciones. El miércoles, el agente chileno Felipe Bulnes incluso calificó la demanda como un “acto hostil”.

Respecto a la denuncia de Bolivia ante la Aladi por perjuicios al transporte internacional, el expresidente dijo que no debería ser entendida como un acto inamistoso sino como el uso de los mecanismos internacionales.

La demanda es contra Chile y no Perú

El expresidente y portavoz de la demanda marítima, Carlos Mesa, considera que la República de Perú no tiene por qué formar parte del litigio que el país interpuso contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“¿Por qué tendría que entrar Perú (en el juicio)? No tenemos ninguna razón para suponer que Perú tenga absolutamente nada que ver en este tema”, respondió la autoridad al referirse a la posición del expresidente chileno, Eduardo Frei, quien sostuvo que “cualquier solución tiene que contar con el acuerdo del Perú”.

Mesa explicó que la demanda del país es contra Chile porque fue este país a través de sus autoridades quien en diferentes momentos de la historia hicieron compromisos y promesas “de otorgarle soberanía a Bolivia, al margen y después del Tratado de 1904”, sostuvo en relación a la versión de Frei.

Página Siete