Chile: Senado da luz verde al proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas

Luego de casi 3 años de discusión parlamentaria, el Senado aprobó en general el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP) y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), un paso clave en la conservación del patrimonio natural chileno.

La creación del SBAP implicará completar la institucionalidad ambiental contenida en la Ley 20.417, junto a la creación del Ministerio del Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental, la Superintendencia del Medio Ambiente y los tribunales ambientales. El SBAP extiende sus facultades de resguardo más allá del 20% de territorio protegido por el Estado (14,5 millones de hectáreas), abarcando zonas que no están catalogadas como áreas protegidas.

Por otro lado, la aprobación del proyecto premitirá el cumplimiento de diversos convenios internacionales adquiridos por Chile, como el Convenio sobre la Biodiversidad Biológica o las recomendaciones de la OCDE, siendo que actualmente Chile es uno de los diez países que menos invierte en el cuidado de sus áreas protegidas; Según un estudio realizado en 2013 por un equipo internacional de investigadores de las universidades de Georgia, Michigan y Brown, de Estados Unidos; U. Simon Fraser, de Canadá; U. College de Londres, de Reino Unido; y la U. Estatal de Santa Cruz, en Brasil, que analizaron el gasto de 124 países, Chile invierte 60 centavos de dólar por hectárea, unos 325 pesos, muy lejos de los US$ 8,56 invertidos por Argentina o los 16, 5 de Costa Rica.

“Nos tiene muy contentos y satisfechos la aprobación en general de este proyecto de ley, creemos que es un día histórico porque nos permite avanzar en completar la institucionalidad ambiental diseñada el año 2010. Creemos que Chile se merece este Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, en términos de poder administrar mejor su patrimonio natural, y más del 20% de su superficie de territorio continental bajo alguna figura de protección”, sostuvo el ministro Pablo Badenier.

El proyecto fue votado favorablemente luego que se alcanzara un protocolo de acuerdo entre las distintas partes que participan en la tramitación de este iniciativa: el Ministerio del Medio Ambiente, los asesores de los senadores de la Comisión de Medio Ambiente y Bienes Nacionales del Senado, representantes de centros de estudios públicos, de ONG’s y del mundo científico y académico.

El senador Walker destacó que el protocolo de acuerdo establece, entre otras materias, “la existencia de un comité científico consultivo para las políticas ambientales, se regula la conservación marina y ex situ, es decir los bancos de semilla; se va a enviar un proyecto de ley para regular la diversidad genética; vamos a exigir que la desafectación de los parques sea por ley y no por decreto, para respetar la Convención de Washington, y se van a estudiar mecanismos de financiamiento para permitir que las áreas protegidas tengan recursos para poder conservar”.

El Ciudadano