Constructora del canal dice que indemnizarán a pobladores desalojados

Wang Jing, presidente de la concesionaria HKND, aseguró anoche durante el inicio de las obras auxiliares del Canal Interoceánico, que las tierras por donde pasará la ruta canalera se pagarán “según principios de mercado”, en momentos en los que pobladores de Rivas y Nueva Guinea protestan porque se niegan a vender sus propiedades.

“Se pagarán indemnizaciones según principios de mercado, de manera justa, abierta, transparente”, dijo Jing, tras agregar que “nadie va a tocar una pulgada de las tierras sin tener su acuerdo” y “hasta que no esté satisfecho por el pago”.

Pobladores de los municipios por donde pasará el canal o sus obras conexas, alegan que no han sido consultados y que no quieren vender sus propiedades. Otros han mostrado su inconformidad porque funcionarios de Gobierno y de HKND han medido sus tierras.

Ayer, cuando arrancaron oficialmente las obras relacionadas al canal, se realizaron tranques en las principales carreteras, como método de protesta. Aunque Jing no se refirió a este malestar, dijo que “si en la construcción se requieren algunas propiedades, se respetarán las leyes establecidas en Nicaragua”.

Ortega: mayor valor

El presidente Daniel Ortega celebró el inicio de las obras e insistió en que el valor de las tierras por donde pasará el canal aumentará. Asimismo, anotó que las personas afectadas serán reubicadas en propiedades del Estado.

“Se trata de hablar con la población por donde va a pasar la ruta, donde va a pasar la carretera, hacer los acuerdos correspondientes para comprar las propiedades y que esta población pueda reasentarse si quiere allí mismo, cerca, y nosotros trabajaremos para buscar tierras del Estado en las nuevas condiciones”.

“Esas nuevas tierras van a tener mayor valor y eso les dará más progreso, riqueza, más bienestar que el que logran obtener en estos momentos, en las tierras en que se encuentran”, dijo Ortega.

El mandatario agregó que “la gente sabe que cuando se hace una carretera y un camino, hay que pasar por fincas, y sabe un productor lo que significa una carretera y un camino; eso le va a crear mejores condiciones para él, para su familia y para el pueblo nicaragüense”.

La carretera que se construirá en Brito servirá para trasladar la maquinaria pesada en el tramo este del canal. Según las proyecciones de HKND, se construirán 600 kilómetros de carreteras. Durante la comparecencia no se precisó qué empresa construirá la vía, cuánto costará ni cuántos empleos generará.

“Donde pasa una carretera la tierra que antes valía 100, vale 10 veces más. Por lo tanto, esta es una obra que es de interés mundial. Esta obra (el canal) va a tener impacto en el costo de comercializar productos de un lugar a otro”, expresó Ortega.

Calendarización

Wang Jing dio algunos detalles del plan de trabajo de HKND para 2015. Dijo que en el primer trimestre del próximo año continuarán midiendo la zona por donde pasará el canal, adquirirán las propiedades y empezará la construcción de la carretera que conectará el tramo este del canal.

En este mismo período está planeada la apertura de la licitación del diseño y completar el informe de los estudios de Impacto Ambiental. En el tercer trimestre se realizarán excavaciones en El Tule; y en el cuarto, abrirán la licitación del diseño e iniciarán la construcción de las esclusas, tanto en el este como en el oeste.

El costo de la construcción del canal está calculado en entre US$40,000 millones y US$50,000 millones, sin embargo, aún no se sabe quién financiará la obra. HKND tiene la concesión para construir, operar y administrar el canal por 100 años.

Está previsto que su construcción dure cinco años y que por él transiten portacontenedores de 25 mil TEU, barcos graneleros de 400 mil toneladas y petroleros de 320 mil toneladas.

Wang Jing prometió 50 becas de estudio en China, la construcción de tres hospitales en las zonas donde se realizará el canal, y la donación de ambulancias.

Aún no concluyen estudios de impacto ambiental

Pendientes. Las obras relacionadas al canal arrancaron oficialmente ayer, pese a que aún no han concluido los estudios de impacto ambiental ni de factibilidad. Environmental Resources Management (ERM), la empresa a cargo de estos análisis, anunció en noviembre pasado, que en marzo de 2015 presentará los estudios.

Con una extensión de 278 kilómetros, 105 de los cuales pasarán por el Cocibolca, la ruta interoceánica pasará por comunidades indígenas y por una decena de ecosistemas. El canal será construido para que por él pasen barcos que no pueden transitar por el canal de Panamá, ni cuando esté ampliado.

Según las nueve organizaciones agrupadas en el Grupo Cocibolca, no es correcto iniciar las obras atingentes al megaproyecto porque “pone en riesgo las condiciones de subsistencia de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como la seguridad de toda la población del país”.

Inicio de las obras en Brito

A eso de las 10:30 am de ayer, los miembros de la Comisión del Gran Canal Interoceánico se presentaron en Rivas, donde el canal saldrá al Pacífico, para dar por inauguradas “las obras de aseguramiento”.

El acto se realizó en una zona conocida como Miramar, cerca de Tola, donde el presidente de la concesionaria HKND, Wang Jing, se dirigió al grupo de trabajadores que laborarán en la construcción de la carretera que partirá de Brito y dijo que “con sabiduría hemos podido solucionar cada problema” (…) “El futuro de la humanidad se verá beneficiado”, aseguró Jing, quien se ayudó de una intérprete durante su alocución.

En tanto, el vicepresidente Omar Halleslevens indicó que con la construcción del canal se podría duplicar el Producto Interno Bruto (PIB).

Oquist: Será un puerto como el de Rotterdam

Citando al secretario de Políticas Públicas del Ejecutivo, Paul Oquist, la agencia de noticias EFE informó que será construida una península artificial en las aguas del mar Caribe, tal como la del puerto de Rotterdam, en Holanda.

“El puerto de Punta Águila no se va a construir sobre la costa, se va a construir sobre tierra reclamada del mar”, explicó Oquist durante el programa matutino del oficialista Canal 4.

La “tierra reclamada del mar” saldrá de “los materiales del dragado que se realizarán, detalló el funcionario. El proyecto contempla la construcción de dos puertos, uno en el Caribe, en Punta Águila, y otro en el Pacífico, en Brito.

Ruta es “la más costosa”

Paul Oquist dijo al Canal 4, que la ruta escogida es “la más costosa”. Según el funcionario el trayecto escogido impacta menos medioambientalmente, una idea que no comparten las organizaciones reunidas en el Grupo Cocibolca.

De acuerdo con HKND, el canal tendrá 278 kilómetros de longitud. Saldrá al Caribe por Punta Gorda y al Pacífico por Brito. El Gobierno calcula que generará 50,000 empleos en su etapa de construcción, más el impacto multiplicador de 4 a 5 trabajos indirectos por cada trabajo formal.

El Nuevo Diario