Congreso avala TLC con Corea y el Polo acusa a Santos de “traición a la Patria”

El 20 de julio, cuando se posesionó el nuevo Congreso, el senador Jorge Robledo, al momento de declarar al Polo en oposición al segundo gobierno de Juan Manuel Santos, afirmó que este gobierno y el uribismo, la nueva fuerza política que se estrenaba en el Congreso, eran la misma cosa.

La frase no dejó de sorprender porque el expresidente Álvaro Uribe llegaba al Capitolio con todos los bríos de encabezar la oposición, precisamente la que el Polo había liderado desde el 2006.

Y en efecto, en el primer periodo de sesiones, el uribismo se declaró en oposición, especialmente en la política de paz del gobierno y en la forma como se desarrolla el proceso de paz en La Habana.

Pero aparte de eso los uribistas y los santistas han comulgado en múltiples asuntos, especialmente en la política de apertura comercial que ha avanzado desde el primer gobierno de Uribe hasta la fecha.

Ambos gobiernos, tanto el de Santos como el del actual senador, firmaron varios tratados de libre comercio con verdaderas potencias como Estados Unidos, la Unión Europea, y ahora con la República de Corea.

Este martes, en el último día de sesiones del actual periodo, la Unidad Nacional de Juan Manuel Santos y el Centro Democrático volvieron a darse la mano, y juntos, consiguieron aprobar en la plenaria del Senado este nuevo TLC con uno de los tigres asiáticos. La votación fue contundente: 63 votos a favor de este tratado y solo nueve en contra.

Entre los que se opusieron al TLC estuvieron, precisamente, Jorge Robledo y los otros cuatro senadores de la bancada del Polo, y los senadores de la Alianza Verde Antonio Navarro, Jorge Iván Ospina y Claudia López.

Los verdes, que reconocieron su apoyo a otros tratados comerciales, dijeron que este con Corea “es una puñalada a la industria colombiana”, como lo expresó Ospina. Navarro aseguró que Colombia no está preparada para competir con la economía coreana.

Robledo aseguró que el TLC con Corea es un ‘carro bomba’ a la industria nacional. Ese país es la decimotercera economía del mundo, la cuarta más grande de Asia. Es el cuarto exportador mundial de textiles, el quinto de automóviles, y el cuarto exportador de electrodomésticos en el planeta. Por lo que dice que tanto la industria textil nacional como la automotriz y la de electrodomésticos serán embestidas.

Y controvirtió al gobierno sobre la posibilidad de que al agro colombiano le vaya bien al señalar que Corea importa 20 mil millones de dólares, pero que su mercado está copado. La carne bovina que importa este país proviene el 57 % de Australia, el 25 % de la Unión Europea y el 14 % de Nueva Zelanda. En carne de cerdo, el 36 % de las exportaciones son de la Unión Europea, el 22 % de Estados Unidos y el 20 % de Canadá. “¿A qué país vamos a desplazar o a sustituir?”, se pregunta Robledo.

Actualmente las exportaciones de Colombia a Corea del Sur son 52 % Carbón, 16 % Café y 10 % Chatarra. Con este TLC el gobierno aspira que Corea, que es el mayor importador de alimentos, sea un mercado para el agro nacional.

Mauricio Lizcano, el senador ponente del TLC, dice que la posición de Robledo hay que leerla como ideológica, pues se ha opuesto sistemáticamente a todos los tratados.

Y por eso asegura que el TLC con Corea es, de los que ha firmado Colombia, el único que le trae beneficios al agro, pues se rebajarán los precios de los aranceles para el café, el banano y el azúcar, lo mismo que para el ganado.

Frente al impacto que pueda generar en la industria, un TLC con uno de los mayores exportadores de vehículos, autopartes y electrodomésticos, Lizcano asegura que hay un decreto y unas políticas públicas para compensarlos hasta el momento en que tengan que competir, que será dentro de 15 años, dice el senador.

Es cierto que la discusión sobre esta política económica y comercial es profundamente ideológica. Y en ella quedó claro que tanto Santos como Uribe hablan el mismo idioma.

Semana

Polo denunciará al presidente Santos por traición a la patria

El congresista del Polo lamentó que la unidad nacional y el uribismo pupitrearan ese tratado comercial con Corea, que según él, lesiona el campo y la industria del país.

“En el Código Penal existe un capítulo que se llama de los delitos de traición a la Patria y hay dos artículos que establecen con precisión que cuando una persona actúa en beneficio de intereses extranjeros en cosas de asuntos diplomáticos con un TLC, puede incurrir en traición a la Patria”, añadió.

Expuso el caso específico de uno de los donantes a la campaña del presidente Santos que se vería directamente beneficiado con la firma del TLC con Corea del sur.

“Un claro ejemplo es el señor Matos, quien es un importador de carros de esa zona del mundo, el si que va a ver muchas ganancias, entonces por esa razón redactaremos esa denuncia y la presentaremos a la comisión de acusaciones”, concluyó.

Caracol