La Policía reprime otra protesta que exigía la renuncia de Martelly

Manifestación antigubernamental en Haití acaba en enfrentamiento con policía

La protesta de hoy protagonizada por cientos de opositores que pedían, entre otros, la renuncia del presidente de Haití, Michel Martelly, acabó en un enfrentamiento entre la policía, que trató de dispersarla con gases lacrimógenos, y los manifestantes.

En la que se ha convertido en la primera manifestación tras la renuncia el pasado domingo del primer ministro, Laurent Lamothe, los manifestantes recorrieron las calles de Puerto Príncipe hacia el Palacio Nacional, exigiendo también la liberación de todos los “presos políticos” que permanecen encarcelados bajo acusaciones de supuestas acciones vandálicas, y que nunca fueron trasladados ante un juez ni se les formularon expedientes.

Además protestaban contra el manejo de los fondos, por parte del Gobierno, de la ayuda para la reconstrucción tras el terremoto acaecido hace casi cinco años.

La policía haitiana formó barricadas próximas al emblemático parque “Champ de Mars”, situado frente al Palacio Nacional, y disparó al aire para dispersar a los manifestantes e impedir que penetraran en los espacios de la casa del Gobierno.

La marcha coincide con la victoria hace 24 años que otorgaron la victoria de Jean-Bertrand Aristide, ex presidente de Haití, dos veces depuesto en el poder, y antiguo sacerdote salesiano, conocido popularmente como padre Titid.

La manifestación fue convocada, entre otros, por el partido Familia Lavalas, que lidera el expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide.

Haití se encuentra sumido en un período de agitación liderado por la oposición, que reclama casi a diario en las calles las renuncias de Martelly y el primer ministro Lamothe, a quienes acusa de encabezar un Gobierno corrupto.

La Comisión Consultiva, un organismo integrado por diferentes sectores y creado por el jefe del Estado, recomendó la destitución del primer ministro Lairent Lamothe para superar la crisis política que atraviesa el país, así como la sustitución del presidente del Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ), Anel Alexis José, y de los jueces del Consejo Electoral Provisional (CEP).

El grupo asesor también solicitó la puesta en libertad de los “presos políticos” y que los senadores haitianos sancionen las enmiendas a la ley electoral planteadas en el diálogo nacional para facilitar la celebración de elecciones municipales y legislativas, retrasadas durante años.

Dos días después, dos de los presos políticos, Rony Timothée y Byron Odigé, detenidos en una manifestación en octubre, eran puestos en libertad, y en la madrugada del domingo Lamothe anunciaba su dimisión.

No obstante la oposición continúa demandando la liberación de otros dirigentes, como los hermanos Enold y Josué Florestal, Louima Louis Juste y Jean-Robert Vincent.

El portavoz del Gobierno, Lucien Jura, dijo anoche que los nueve miembros del CEP, órgano clave para la celebración de las elecciones, están dispuestos a entregar su renuncia en bloque.

Las diferencias entre el Ejecutivo y el Legislativo han aplazado en los últimos años el proceso democrático, la última vez el pasado 26 de octubre, sin fijarse una fecha para los comicios pendientes de ser celebrados, ya que el mandato del Parlamento terminará el próximo 12 de enero, coincidiendo con el aniversario del devastador terremoto que azotó al país en 2010.

La oposición asegura que no cesará en sus manifestaciones y que continuará exigiendo la salida de Martelly, la próxima protesta antigubernamental está prevista para el jueves.

7 Días

Estados Unidos emplaza a Haití a acelerar su proceso electoral

El secretario de Estado estadounidense John Kerry reiteró su exhortación al régimen haitiano para que celebre a la brevedad elecciones legislativas para desbloquear la grave crisis política que sacude al país más pobre del continente.

“Las elecciones son primordiales para el desarrollo democrático de Haití y para continuar los avances en la reconstrucción y el desarrollo luego del terremoto” de enero de 2010, afirmó Kerry en un comunicado.

“Estados Unidos apoya el derecho del pueblo haitiano a acudir a las urnas para decidir su futuro”, destacó Kerry en un comunicado divulgado por el Departamento de Estado.

Según Kerry, “las elecciones son esenciales para el desarrollo democrático de Haití y para el progreso continuo” en la reconstrucción del país, tras el devastador terremoto de enero de 2010.

Las diferencias entre el Ejecutivo y el Legislativo del país más pobre de América han aplazado en los últimos años la fecha prevista para las elecciones, la última vez el pasado 26 de octubre.

A comienzos de año y con la mediación de la Iglesia Católica, la mayoría de los partidos políticos firmó unos acuerdos que allanaron el camino para la celebración de unas elecciones que pide la comunidad internacional y especialmente Estados Unidos.

Sin embargo, los comicios de octubre quedaron de nuevo pospuestos, indefinidamente, debido a que para su celebración era necesario un marco legal, la ley electoral, que se encuentra bloqueado en el Senado.

El primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, anunció el pasado domingo su dimisión, después de que el presidente Michel Martelly se manifestara de acuerdo con el informe de la Comisión Consultiva que recomendó su destitución para superar la crisis política.

Martelly se reunió este lunes con los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados para elegir a un nuevo primer ministro.

En tanto, el presidente de Haití Michel Martelly continúa ayer trabajando para cumplir con las recomendaciones de la Comisión Consultiva para superar la crisis política que afronta el país, y se espera que los miembros del Consejo Electoral Provisional (CEP) dimitan en los próximos días.

La Comisión Consultiva, un organismo integrado por diferentes sectores y creado por el jefe del Estado, recomendó en un informe el pasado martes la destitución del primer ministro Laurent Lamothe, así como la sustitución del presidente del Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ), Anel Alexis José, y de los jueces del CEP. El grupo asesor también solicitó la puesta en libertad de los “presos políticos”.

El Día

Des Incidents ont une nouvelle fois éclaté lors d’une manifestation Lavalas

La Police a une nouvelle fois fait usage de gaz lacrymogène, pour disperser une manifestation anti-gouvernementale qui se déroulait ce mardi 16 à Port-au-Prince, la capitale haïtienne Port-au-Prince .

Les manifestants qui scandaient des slogans hostiles au président Martelly, qui n’ont pas respecté le parcours préalablement défini par la police, voulaient se rendre devant le palais national où un important dispositif de sécurité a été mis en place.

La Police a tiré en l’air pour disperser les protestataires qui ont lancé des pierres en direction des forces de l’ordre.

Les manifestants en colère ont incendié les barrages en tôle rouge, des lieux publics fermés pour travaux.

Les protestataires ont incendié les barrages en tôle protégeant la construction de certains bâtiments publics Cette nouvelle manifestation a été organisée par Fanmi Lavalas et ses alliés, dans le but de réclamer, le départ du président Michel Martelly.

Elle été organisée ce mardi 16 décembre à l’occasion du 24e anniversaire des premières élections libres et démocratiques en Haïti qui ont vu l’accession au pouvoir de Jean-Bertrand Aristide.

Metropole Haití