Costa Rica: el presidente levantó el veto a la reforma procesal laboral pero entrará en vigencia recién en 2016

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, defendió este domingo el levantamiento del veto a la Reforma Procesal Laboral (RPL), asegurando que la ley es tan positiva para Costa Rica, que fue propuesta y apoyada por un gran número de sectores nacionales, incluidos aquellos que ahora la rechazan.

Solís además agregó que son 18 meses los que aún quedan para que la ley se ponga en marcha y que en ello se podrán arreglar todos los aspectos que a los sectores no les gusta, empezando por aquellos a los que les preocupa principalmente el tema de la huelga en servicios públicos.

“Por el fondo, la reforma a la Ley de Procesal Laboral contribuye a la paz social, pues a partir de los 18 meses en que debe entrar en vigencia, en junio del 2016, los juicios por asuntos laborales disminuirán en duración, gracias a la introducción de la oralidad en el proceso y de mecanismos de conciliación. En estos momentos, algunos juicios laborales, duran hasta 12 años”.

El Presidente también reiteró que la reforma imposibilita la discriminación laboral por cualquiera razón frente a los trabajadores y que se le dé asistencia legal y gratuita a los empleados de bajos recursos para que puedan enfrentarse a sus juicios laborales.

Sobre el tema de la huelga, y principalmente en la de servicios esenciales, Solís Rivera sostiene que en los próximos 18 meses puede repararse cualquier detalle que preocupe a las cámaras, lo que hace que la reforme brinde “seguridad jurídica al país”.

Porque el tema de la huelga ni siquiera, según el mandatario, satisface a Casa Presidencial.

“Estoy en contra de permitir que la prestación de servicios de salud, seguridad, transporte de mercancías y personas se interrumpan por una huelga. Pero de igual manera, no estimo conveniente echar por la borda el trabajo de más de una década, que se concreta en esta ley beneficiosa para Costa Rica, para toda Costa Rica. Por esa razón, apoyo las reformas al proyecto de ley sugeridas por los Partidos Acción Ciudadana, Unidad Social Cristiana y Frente Amplio, que en el marco de una negociación rápida, proponen incorporar la prohibición absoluta de huelga en la totalidad de los cuerpos de policía, servicios médicos de emergencia y de pacientes hospitalizados. Así como someter a consideración el porcentaje del total de los trabajadores requeridos para realizar la Asamblea tendiente a decidir si se declaran en huelga o no”, sostuvo el Mandatario.

Por ello, Solís reiteró “su llamado” a todos los sectores, incluido el sector empresarial y las cámaras, en especial la bananera y la piñera que fueron las más opuestas a la reforma en el 2010, a que apoyaran este diálogo que solucionara también este tema.

La Reforma Procesal Laboral fue vetada en 2010 por la entonces presidente Laura Chinchilla por presiones de los sectores económicos, luego de que, como reiteró el Presidente, la Asamblea Legislativa apoyara el tema por unanimidad y en los dos debates.

El País