Costa Rica: tras 20 años, Ley de Autonomía Indígena se tratará en sesiones extraordinarias

El Gobierno de la República convocará a las sesiones extraordinarias de la Asamblea Legislativa el Proyecto de Ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas, expediente no. 14352 que lleva 20 años haciendo fila en la corriente legislativa costarricense.

La Viceministra de la Presidencia, Ana Gabriel Zúñiga, hizo el anuncio en una reunión en la Asamblea Legislativa, aprovechando su comparecencia ante la Comisión Permanente Especial de Derechos Humanos para rendir cuentas del proceso de diálogo y acompañamiento que se realiza en el Territorio Indígena en Salitre.

Zúñiga aseguró que esta convocatoria se debió a la promesa de campaña del ahora gobierno de Acción Ciudadana (PAC) de no desatender a esta población.

La funcionaria agregó que la responsabilidad debe ser compartida por los tres Supremos Poderes de la República, mediante la aprobación de esta ley, la atención primaria de las necesidades de los pueblos y el acceso pronto a la justicia.

El proyecto de Ley de Automonía Indígena, Expediente Nº 14352 se elaboró por iniciativa de los mismos pueblos indígenas. Lastimosamente, ha estado estancado en el Congreso durante más de 20 años.

Esta iniciativa fue sometida en dos ocasiones a consulta de los habitantes de todos los territorios indígenas por la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea Legislativa, en cumplimiento del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Este proceso fue avalado por la Defensoría de los Habitantes, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), la OIT y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y con el se posibilita un cambio paulatino en el modo de concebir los derechos de los pueblos indígenas al reconocer su realidad multicultural.

Además se otorga reconocimiento y respeto legal del Estado a las formas de organización propias, a la representación social y a la administración de sus territorios, se facilita la formulación de planes de desarrollo propios y acorde con la realidad de cada territorio y se confirma el derecho de los pueblos indígenas a la propiedad sobre todo su territorio y reconoce su derecho sobre los sitios de carácter ceremonial, espiritual y de interés cultural y medicinal de los pueblos.

También se reconoce el derecho de los pueblos indígenas al uso de la medicina natural tradicional en forma preventiva y curativa. También les permite, de manera colectiva, comercializar y patentar dicha medicina y el derecho consuetudinario como fuente de derecho y aplicación, compatible con el ordenamiento jurídico nacional.

El País