Gobierno: es una “intromisión inaceptable” el apoyo del ALBA a demanda boliviana

Como una “intromisión inaceptable” calificó la Cancillería chilena la declaración emitida ayer en la ceremonia de clausura de Cumbre de la Alianza Bolivariana para Nuestra América y del Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP) donde se entregó un respaldo a la demanda de Bolivia por un acceso soberano al mar.

“Reiterar nuestra solidaridad con el justo e histórico reclamo del Estado Plurinacional de Bolivia sobre su derecho a una salida al mar con soberanía”, es el párrafo de la declaración de la cumbre integrada por los países del Alba -Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela- y los de Tratado de Comercio de los Pueblos, las islas de Antigua y Barbuda, Dominica, San Vicente, Las Granadinas y Santa Lucía.

Frente a esta declaración, la cancillería manifestó que “el Gobierno de Chile lamenta profundamente que algunos países hermanos de América Latina y el Caribe desconozcan principios básicos que rigen las relaciones entre los estados, entre ellos el de no intervención y del respeto a los tratados vigentes”.

“Los términos empleados en el párrafo 11 de la Declaración Final son conceptualmente erróneos y perjudican el esfuerzo de construcción de un ideario de integración y destino común en el que Chile está profundamente comprometido”, agregan.

A juicio de la cancillería chilena, “declaraciones de esta naturaleza son contrarias a las bases mismas de igualdad y respeto mutuo en el seno de la comunidad latinoamericana, afectando seriamente el clima de diálogo que debe prevalecer entre nuestros países, además de carecer de todo efecto obligatorio”.

“Ninguna instancia u organización puede transformar en derecho lo que son meras expectativas de un Estado determinado, más aun cuando con ello se lesionan fuentes de derecho internacional plenamente vigentes, como son los tratados que vinculan a Chile y Bolivia”, enfatizaron.

Finalmente, el gobierno chileno expresa que “no deja de llamar la atención que un foro político, del cual Chile no es parte, se pronuncie acerca de una situación que se encuentra pendiente de resolución en el órgano superior de justicia de las Naciones Unidas. Ello constituye una intromisión inaceptable, que Chile rechaza enérgicamente”.

En contraposición a la postura de Chile, ayer el gobierno boliviano celebró la declaración de los países del Alba y del TCP.

“Estamos avanzando muy bien, gracias por el apoyo que nos brindan los países en estos eventos internacionales; se está comprendiendo que realmente Bolivia tiene razón de tener una salida al mar con soberanía”, manifestó el presidente del Senado paceño Eugenio Rojas, quien frente a la ausencia de Evo Morales en el país se desempeña como Presidente en ejercicio, consigna La Razón.

La demanda de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya se encuentra paralizada, a la espera de que se realice un proceso de alegatos frente al recurso de excepciones preliminares presentado por Chile, con el que se busca que el tribunal se declare incompetente para pronunciarse frente al caso.

La Tercera

Declaración del Estado de Chile

La DECLARACIÓN FINAL DE LA XIII CUMBRE ALBA-TCP Y CONMEMORACIÓN DE SU X ANIVERSARIO, ha incorporado un párrafo donde se menciona un presunto “derecho a una salida al mar con soberanía del Estado Plurinacional de Bolivia”. El Gobierno de Chile lamenta profundamente que algunos países hermanos de América Latina y el Caribe desconozcan principios básicos que rigen las relaciones entre los estados, entre ellos el de no intervención y del respeto a los tratados vigentes.

Los términos empleados en el párrafo 11 de la Declaración Final son conceptualmente erróneos y perjudican el esfuerzo de construcción de un ideario de integración y destino común en el que Chile está profundamente comprometido.
Declaraciones de esta naturaleza son contrarias a las bases mismas de igualdad y respeto mutuo en el seno de la comunidad latinoamericana, afectando seriamente el clima de diálogo que debe prevalecer entre nuestros países, además de carecer de todo efecto obligatorio. Ninguna instancia u organización puede transformar en derecho lo que son meras expectativas de un Estado determinado, más aun cuando con ello se lesionan fuentes de derecho internacional plenamente vigentes, como son los tratados que vinculan a Chile y Bolivia.

No deja de llamar la atención que un foro político, del cual Chile no es parte, se pronuncie acerca de una situación que se encuentra pendiente de resolución en el órgano superior de justicia de las Naciones Unidas. Ello constituye una intromisión inaceptable, que Chile rechaza enérgicamente.

Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile

Derecho marítimo irá a Asia, Europa y a ciudades capitales

El representante internacional para la Causa Marítima, Carlos Mesa, anunció que en 2015 viajará a países de Asia, Europa y América Latina para explicar los argumentos de la demanda planteada contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en abril de 2013.
“Vamos a tener reuniones con presidentes de América Latina, con ministros de Relaciones Exteriores o jefes de Estado de Asia y Europa; Europa es una zona importante”, indicó el expresidente a su retorno de España, donde se reunió la pasada semana con la Plataforma de Defensa de la demanda marítima boliviana y participó en un seminario internacional sobre litigios pendientes en América Latina, en la Universidad Carlos III de Madrid.
El inicio
Mesa inició en abril de este año la labor de difusión de los argumentos de la demanda marítima que Bolivia presentó contra Chile en la CIJ para entablar un diálogo de buena fe que le permita volver con soberanía al océano Pacífico.
La difusión la realiza en cuatro escenarios: multilateral, bilateral, académicos y de vinculación con los pueblos (comunidades bolivianas o de otros Estados).
La difusión de los argumentos, que llegó a las organizaciones de las Naciones Unidas (ONU) y de los Estados Americanos (OEA), como también a mandatarios y embajadores, se expandirá en 2015 al ámbito municipal y departamental.
“A escala nacional vamos a socializar el tema en las capitales de departamento con gobernaciones, alcaldías, empresarios, comités cívicos, Central Obrera y movimientos sociales”, adelantó el exmandatario.
Mesa también se refirió a las palabras del presidente de Uruguay, José Mujica, quien abogó para que Bolivia obtenga un acceso al mar “por donde sea”, además de la postura del canciller de Perú, Gonzalo Gutiérrez, quien dijo que la demanda boliviana “no tiene que ver con el Tratado de Límites”, como pretende hacer creer Chile.
“El más importante objetivo es que la comunidad internacional entienda en qué consiste nuestra demanda y lo que declaró el Canciller de Perú está explicando que sí, nuestro discurso está calando y está llegando a quien tiene que llegar”, afirmó a radio Fides.
Mirada a EEUU
Mesa saludó la propuesta del Gobierno de Bolivia para una reunión al más alto nivel entre los presidentes Evo Morales y Barack Obama para restablecer las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos.
“Es un elemento imperativo reanudar relaciones plenas con Estados Unidos. Aplaudo la iniciativa del ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, supongo que está vinculado también a una iniciativa del presidente Evo Morales”, indicó Mesa.
“Yo celebraré que la relación bilateral se normalice dentro de un nuevo marco de respeto mutuo de ambos Estados”, expresó.
Mesa afirmó que un acercamiento entre ambos mandatarios “permitirá explicar de manera fluida a la primera potencia del mundo, como lo ha hecho Chile, cuál es la lógica de la demanda marítima boliviana que se presentó en la Corte Internacional de Justicia.
“Va a ser mucho más fácil para nosotros, un vínculo con Estados Unidos en la explicación de las razones que acompañan a Bolivia en su demanda internacional, si hay una normalización de las relaciones con los Estados Unidos”, insistió Mesa.

Cambio