Guatemala: informe señala debilidad de la ley en delitos contra mujeres

A veinte años de la celebración de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing (Pekín), en 1995, Guatemala no ha cumplido con los compromisos adquiridos, denunció en su informe la Comisión Beijing +20, conformada por organizaciones de la sociedad civil que evalúan la aplicación de la Plataforma de Acción Mundial sobre la Mujer.

“El informe evidencia que los avances se encuentran en un marco legal que respalda los derechos de las mujeres, pero que la aplicación de este es débil y su función en el desarrollo integral de la mujer es casi nulo”, explicó Alma Chacón, integrante de la Comisión Beijing +20.

Juana Mulul, de la misma instancia, agregó que el racismo y la discriminación hacia la mujer las ha vuelto vulnerables, pues en la sociedad estos crímenes “se han naturalizado, normalizado y aceptado”, explicó.

Mujeres y justicia

Según el informe, de 2010 a 2014 se han creado nueve juzgados con competencia en delitos de femicidio; sin embargo, solo siete están activos y únicamente en dos de ellos se atiende en el idioma materno de las víctimas.

El estudio detalla, además, que en las judicaturas de paz solamente uno de cada 13 casos ingresados logra una condena, en los juzgados ordinarios hay una sentencia por cada 51 casos y en los especializados se da el mismo resultado por cada tres casos.

Para Hilda Morales, subprocuradora de los Derechos Humanos, la evaluación realizada es acertada, pues refleja las falencias del Estado y las debilidades institucionales existentes en el país.

“El Procurador de los Derechos Humanos realizó un estudio con resultados iguales, se reconoce la creación de leyes útiles para la defensa de la mujer, sin embargo, la falta de fortalecimiento y presupuesto hace inútiles estos instrumentos”, explicó Morales.

Sobre violencia sexual

Las estadísticas de la Comisión Beijing +20 detallan que de 2010 a 2013 se registraron 16 mil 870 violaciones en el país, de estas el 62 por ciento de las víctimas eran mujeres adultas y el 31 por ciento eran niñas y adolescentes.

En 2013, los casos de violaciones se incrementaron en 41 por ciento respecto al 2010, pues de 3 mil 159 denuncias se pasó a 4 mil 450. Las relaciones numéricas establecen que por cada dos violaciones a mujeres hubo una niña violada.

El Periódico