Guatemala: policías amenazan con paro si no se realiza ajuste de su aguinaldo

Pese a que la vicepresidenta Roxana Baldetti dijo que el Hospital Nacional de Salud Mental, Federico Mora, era “rebonito”, el ministro de Salud Pública, Luis Enrique Monterroso, anunció una inversión de Q12 millones para el remozamiento del recinto y la instalación de cámaras de seguridad en los alrededores. En tanto, expertos exigieron acciones de fondo y no “cosméticas” a favor de los pacientes recluidos en este lugar.

En conferencia de prensa, el titular de la cartera de Salud, Luis Enrique Monterroso, anunció una serie de trabajos de remozamiento y construcción en diferentes áreas del Hospital Psiquiátrico Federico Mora, ubicado en la zona 18; como parte de un plan de remodelación que durará aproximadamente ocho meses y para el cual se invertirán unos Q12 millones.

El proyecto incluye pintar las infraestructura del centro asistencial “con colores positivos” así como la construcción de un muro perimetral para la separación de módulos de las personas que tienen problemas legales y que están cumpliendo algún tipo de sentencia penal dentro del hospital, con las que no tienen dichas medidas.

Además, según el funcionario, se tiene previsto la instalación de 41 cámaras de seguridad así como de máquinas de hidropresión en cada uno de los módulos y la construcción de un nuevo pabellón para psiquiatría geriátrica.

De acuerdo a Luis Monterroso, para estos trabajos ya se está gestionando el traslado de recursos de diferentes instancias como la Comisión Presidencial del Ejecutivo en materia de Derechos Humanos- Copredeh-, el Fondo de Desarrollo Social, la Vicepresidencia, el Ministerio de la Defensa y el MSPAS.

Finalmente, el jefe de la cartera salubrista indicó que todos los empleados del Hospital Federico Mora serán sometidos a pruebas poligráficas, incluido el director del mismo, Romeo Minera, con el fin de deducir responsabilidades sobre supuestos abusos contra personas con algún desorden de tipo mental en dicho centro asistencial.

PIDEN ACCIONES DE FONDO

Al respecto, Marco Antonio Garavito, director de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental y el psicólogo independiente Pedro Samayoa Arenales, opinaron que estas medidas solo son temporales y no resuelven el problema de fondo, que es el trato inhumano que se les brinda a las personas con algún desorden de tipo mental en ese lugar.

Para los profesionales, es necesario que entes internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la CICIG, investiguen objetivamente las denuncias por abusos sexuales contra los enfermos y que señalan como victimarios a personal médico y de seguridad.

Además, exigieron al Estado una mayor inversión para tratar adecuadamente problemas de este tipo en el país, pues aseguran que actualmente solo se invierte el 1 por ciento del Presupuesto de la Nación en la atención de desórdenes mentales en Guatemala.

Cabe mencionar que pese a que el Hospital de Salud Mental Federico Mora fue catalogado como uno de los centros de rehabilitación mental más peligrosos del mundo, tras la difusión de un video de la cadena británica BBC donde se evidencian condiciones deplorables en las que viven los pacientes, la vicepresidenta Roxana Baldetti dijo la semana pasada que “para los que no conocía, el lugar es rebonito”.

La Hora