Honduras: revelan que más de 7 mil niños fueron deportados este año desde EEUU

Tegucigalpa. Más de 7,000 niños y niñas han sido deportados al país este año, reveló ayer la primera dama Ana García.

Los infantes han sido repatriados de Guatemala, México e incluso Estados Unidos por la vía terrestre y otra cantidad por aire.

La elevada cifra evidencia la crisis migratoria suscitada este año ante el éxodo de infantes no acompañados a Estados Unidos.

La Primera Dama dijo que el fenómeno pone de manifiesto la necesidad de atacar de manera inmediata las causas de la migración infantil.

Este año más de 50 mil infantes de Honduras, Guatemala y El Salvador intentaron ingresar ilegalmente a los Estados Unidos para reunirse con su padres.

La mayoría de estos menores eran de origen hondureño, según los reportes brindados en su momento por el gobierno norteamericano.

El masivo flujo provocó que colapsaran los diferentes centros de detención de indocumentados en la unión americana al extremo que se habilitaron bases militares.

“Es importante atender las causas que provocan la migración de menores y algo que quiero recalcar es que los migrantes no son delincuentes y no deben ser tratados como tal, deben ser tratados con respeto”, dijo la Primera Dama.

Manifestó que se han implementado programas de reinserción que han permitido el retorno de los infantes, tanto al núcleo familiar como a los centros educativos.

“La mayoría de estos niños hemos tratado de vigilar que vuelvan a sus casas, la mayoría retornó a sus casas y además muchos incluso concluyeron el ciclo escolar”, afirmó.

Semanas atrás, Estados Unidos anunció un programa de refugiados para recibir a hijos de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños que corren peligro por la violencia en la región.

Con la iniciativa solo serán beneficiados los hijos de padres que residen legalmente en la unión americana y para 2015 se han confirmado 4,000 plazas para toda Latinoamérica y el Caribe. La migración infantil originó este año la elaboración del Plan Alianza para la Prosperidad por parte de Honduras, Guatemala y El Salvador.

La iniciativa plantea un marco de acciones de corto y mediano plazo que con ayuda de la comunidad internacional estaría permitiendo reducir la migración de Centroamérica a Estados Unidos.

Según el gobierno, la iniciativa busca atacar la raíz del problema migratorio y realizar un trabajo mancomunado entre todos los países ofreciendo alternativas y oportunidades a las familias para que no tengan que emigrar a Estados Unidos.

Plantea el mejoramiento de los sistemas de salud y educación, la creación de condiciones a la inversión para la generación de empleo, la reducción de la pobreza y plantea estrategias de combate a la violencia.

El Heraldo