Padres de estudiantes desaparecidos piden la intervención del Papa

Padres de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa que permanecen desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre demandaron al nuncio apostólico Christophe Pierre interceder para que el papa Francisco pida al gobierno de Enrique Peña Nieto que busque y entregue con vida a sus hijos.

Pidieron también al representante del Vaticano en México, quien la mañana de ayer ofició una misa en la normal rural, que en el mensaje de Navidad ore por sus familiares, y medie para que sean recibidos el próximo año por el pontífice, a quien desean expresarle personalmente sus vivencias.

Entrevistado después de dialogar cerca de una hora con los padres de familia en el auditorio de la normal rural de Ayotzinapa, ubicada en este municipio, Christophe Pierre dijo: me entregaron peticiones, que son esencialmente una manifestación de su dolor, y por supuesto lo voy a transmitir al Santo Padre; no puedo decir más por el momento.

Explicó que el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias, lo invitó a participar en este “momento de oración; me da mucho gusto de ver que la Iglesia esté acompañando a estas personas, que son católicas.

Hemos compartido su dolor, pero también, como lo han visto a través de esta convivencia, de esta celebración eucarística en ocasión de la celebración de la Navidad, para dar más esperanza a estas personas. El papa Francisco está enterado de todo lo que está pasando, apuntó.

Minutos después de las 9 de la mañana, ante cientos de personas, entre padres de los normalistas ausentes, Christophe Pierre ofició una misa en la cancha de basquetbol del plantel, acompañado de Garfias Merlos y el obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Alejo Zavala.

En la ceremonia religiosa se colocó un altar delante de 43 butacas vacías, con la fotografía de cada uno de los jóvenes desaparecidos. Cuando Garfias Merlo leyó los nombres de los 43 estudiantes y cuando se realizó la comunión, algunos padres y feligreses lloraron.

Durante la homilía, el nuncio apostólico expresó su alegría de estar en Ayotzinapa para compartir su dolor, y alentar en nuestros corazones una gran esperanza. Todo el mundo sabe lo que están sufriendo ustedes.

Hizo un reconocimiento a la Iglesia católica en Guerrero: lo peor cuando uno sufre es sentirse solo, abandonado, pero ustedes no están solos; estamos con ustedes, el Papa está con ustedes también.

Expuso que uno de los caminos que la Iglesia ofrece es una campaña permanente de oración. A veces, cuando estamos tristes y abandonados, hasta pensamos que somos abandonados de Dios, y no es verdad. En este momento hay que pedir a Dios que nos dé la luz y la esperanza, que tal vez humanamente hemos perdido.

Llamó a los padres de los estudiantes desaparecidos a no perder la esperanza, la fe, pero sobre todo el amor. Con la fuerza del amor podemos reconstruir nuestras vidas y rencontrar la capacidad de reconciliarnos y la capacidad de perdonar; es difícil perdonar, lo sabemos, pero no podemos vivir sin hacerlo. Al final de la misa leyó un fragmento de una oración de san Francisco de Asís.

Después de la misa, Garfias Merlos ofreció una conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado de Christophe Pierre. El arzobispo de Acapulco comentó que los padres de los normalistas ausentes les pidieron su intervención para que les den una respuesta a la desaparición de sus hijos. Ellos, agregó, aseguran que las autoridades tienen a sus hijos,y les piden que se los entreguen vivos.

El prelado subrayó que la Iglesia ha ofrecido acompañamiento y atención,haciendo una oración permanente; tenemos una campaña de oración no sólo en Acapulco, sino en todas las iglesias de México, y continuará. Nos reuniremos el 14 de enero en Ayotzinapa para celebrar otra eucaristía.

Sobre la petición de los padres de familia de que los representantes de la Iglesia católica intervengan ante el gobierno federal, “todavía no lo hemos platicado, pero buscaremos el diálogo directo para hacer llegar a las autoridades su demanda. Mencionó que cada uno de los padres entregó al nuncio apostólico cartas personales para que se las haga llegar al papa Francisco, a quien piden que exija al gobierno que busque a sus hijos y los presente con vida.

Más tarde, en Acapulco, algunos de los padres de los estudiantes ausentes ofrecieron una conferencia de prensa, en la Escuela Superior de Educación Física, acompañados de integrantes del Frente Único de Normales Públicas de Guerrero, en la que pidieron a la sociedad no dejarlos solos en la lucha por la búsqueda de sus familiares y no dejarse manipular por el gobierno.

Clemente Rodríguez, padre del normalista Cristian Alfonso Rodríguez, reprochó: ¿Cuántas fosas nos va arrimar el gobierno? Yo presiento que los muchachos están vivos. No nos dejen solos. Me hace falta ese pedazo de ser que es mi hijo; para mí es muy triste, el gobierno me ha roto el corazón en mil pedazos.

La Jornada