Cumbre rechaza sanciones a Venezuela y avanza el ingreso de Bolivia al bloque

Los jefes de Estados de los países del Mercosur firmaron el miércoles un documento en el que manifiestan su “profundo rechazo” a la Ley aprobada por el Congreso de Estados Unidos “que aplica sanciones a Pueblo y al Gobierno de Venezuela” y solicitan al Gobierno de Barack Obama que se abstenga de aplicarlas.

En el texto los presidentes del Mercosur “reiteran que la aplicación de las sanciones unilaterales, como las previstas en esa Ley, vulneran el principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados y no contribuyen para la estabilidad, a la paz social y la democracia en Venezuela”.

El documento forma parte de los siete rubricados en la cumbre semestral del bloque regional que se celebró el martes y el miércoles en la ciudad argentina de Paraná.

Algunos de ellos resumen los objetivos que sus miembros se marcan a futuro, como la profundización, la integración y el desarrollo de los pueblos, la consolidación de la democracia y el respeto de los derechos humanos, entre otros.

Los presidentes de los países del Mercosur manifiestan su reconocimiento a los avances logrados en el proceso de adhesión de Bolivia durante la presidencia pro témpore argentina que este miércoles finalizó dando paso a la de Brasil.

Igualmente expresan su satisfacción por la suscripción de un Memorándum de Entendimiento entre el bloque regional y la República del Líbano y el Acuerdo Marco con Túnez, países con los que renovará e impulsará las relaciones económicas y comerciales.

En una declaración especial, los Estados partes del Mercosur reafirman también su solidaridad a Argentina en el conflicto que mantiene con los fondos buitres “cuyo accionar obstaculiza el logro de acuerdo definitivos entre deudores y acreedores y pone en riesgo la estabilidad financiera de los países”.

De igual forma reiteran su “permanente respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa desoberanía relativa a la cuestión de las Islas Malvinas“.

La declaración agrega el “rechazo al desarrollo de actividades unilaterales británicas que incluyen, entre otras, la exploración y explotación de recursos renovables y no renovables del área en controversia”.

Los mandatarios del Mercosur reconocen también a Ecuador por el cambio de matriz energética que ha asumido y consideraron “emblemático” su proyecto de reemplazar el uso del gas de petróleo licuado subsidiado, por cocinas de inducción en el sector residencial.

Además, felicitan al Gobierno de Rafael Correa por esta iniciativa, que resaltan como un ejemplo para la región en el combate del cambio climático, así como también por el fortalecimiento de sus sectores eólico, solar y eléctrico.

Finalmente, los jefes de Estado del Mercosur manifiestan también su apoyo a la reelección de José Graziano da Silva para el cargo de Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, en la conferencia de la organización que se llevará a cabo en julio de 2015.

Infobae

 

La Cumbre del Mercosur ratificó un modelo de desarrollo común dirigido a la inclusión social y la distribución del ingreso

La 47 cumbre de jefes y jefas de Estado del Mercosur finalizó con el énfasis puesto en la integración regional como estrategia de integración al mundo y con la ratificación de un modelo de desarrollo común dirigido a la inclusión social y a la distribución del ingreso, a la vez que sepultó los resquemores por la suspensión de Paraguay en 2012-2013 y se mantiene expectante por el inminente ingreso de Bolivia como miembro pleno.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner resaltó que los países que integran el Mercosur demostraron que “es imposible integrarse al mundo si no se está (antes) integrado en la región”, al encabezar la cumbre de jefes y jefas de Estado del bloque de países que se desarrolló en Paraná, Entre Ríos.

Las palabras que pronunció la mandataria en el discurso de apertura de la cumbre que concluyó con la transferencia de la presidencia pro témpore a Brasil, fueron recogidas por la mayoría de los mandatarios y conceptualmente quedaron reflejadas también en los documentos suscriptos por los mandatarios.

La presidenta se refirió a la integración regional como “un punto central en las políticas públicas de cada uno” de los países miembros del Mercosur y sostuvo que “entenderse con los vecinos, comerciar con los vecinos no puede ser nunca un obstáculo para integrarse al mundo”.

“¿Cómo me voy a integrar al mundo si no soy capaz de integrarme con el que vive al lado?”, se preguntó y sostuvo que “quienes intentaron definir al Mercosur como un obstáculo son los que quieren que los países de la región vuelvan al pasado, a relacionarse con desconfianza”.

El concepto de integración, y sobre todo la integración con inclusión social, fue retomada en sus discursos por los presidentes José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia), Nicolás Maduro (Venezuela), Dilma Rousseff (Brasil) y Horacio Cartes (Paraguay), quienes también remarcaron la necesidad de contemplar las asimetrías existentes entre sus países.

En una cumbre que fue corta en extensión y en la que no hubo espacio para encuentros bilaterales, uno de los puntos salientes fueron las constantes manifestaciones de representantes de distintos países para que se concluya el proceso de integración de Bolivia como miembro pleno del bloque de países.

“Políticamente ya está integrado, lo que falta es definir su ingreso formal”, explicó a Télam una fuente que sigue de cerca las negociaciones para el ingreso pleno de Bolivia al Mercosur.

Más allá de las formalidades, el nombre del presidente Boliviano quedó estampado en el documento referido a las acciones de los presidentes de los “Estados Parte” del Mercosur.

En ese documento, los jefes y jefas de Estado del Mercosur “reiteraron su firme compromiso con el Mercosur, destacando que sus objetivos deben orientarse a profundizar la integración y el desarrollo de los pueblos, la consolidación de la democracia y el respeto de los derechos humanos”.

Además “ratificaron su determinación de fortalecer la dimensión social y ciudadana de la integración, resaltando la importancia de los trabajos que se desarrollan en los distintos foros para garantizar la generación de empleo y el crecimiento económico con justicia e inclusión social”.

En materia económica “manifestaron la necesidad de continuar impulsando iniciativas y acciones que conduzcan a avanzar en la complementariedad de las estructuras productivas de los Estados Parte, lo cual permitirá fortalecer el modelo regional de desarrollo económico inclusivo y ayudará a mejorar las condiciones de competitividad de los diferentes sectores”.

Los presidentes de los países miembros del Mercosur también dejaron sentado, por escrito, que se encuentran a la espera de una oferta por parte de la Unión Europea, para avanzar en las negociaciones de un acuerdo comercial, algo que había anticipado el canciller Héctor Timerman en las conferencias previas a la cumbre.

Los mandatarios “ratificaron su interés en lograr un Acuerdo con la Unión Europea ambicioso, equilibrado y mutuamente beneficioso”, indicaron a través del comunicado.

En ese sentido, reiteraron “su disposición en establecer una fecha para el intercambio de las respectivas ofertas de acceso a mercados de bienes, servicios, inversiones y compras gubernamentales una vez que la Unión Europea concluya sus consultas internas necesarias para la presentación de su oferta”.

Para la cumbre en la cual ofició de anfitriona, la Presidenta dispuso la movilización hasta Entre Ríos de todos los embajadores argentinos en los países del Mercosur.

Además, en Paraná estuvo acompañada por una comitiva que incluyó al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y a los ministros Axel Kicilloff (Economía), Debora Giorgi (Industria) y Timerman (Relaciones Exteriores), entre otros.

Durante la cumbre, como es costumbre, la Argentina volvió a recibir el apoyo de los países miembros del Mercosur y de los asociados en relación a su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas y a su posición en el litigio judicial con los fondos buitre.

La 47º cumbre de mandatarios del Mercosur estuvo atravesada también por la noticia del cambio en la relaciòn entre Estados Unidos y Cuba, tema que fue mencionado y celebrado, por ejemplo, por Rousseff y Maduro en sus respectivos discursos durante el plenario.

Antes de emprender su regreso a Buenos Aires, y en el marco del anuncio de la firma de un convenio con Bolivia, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a referirse al tema y sostuvo que la decisión del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, fue una decisión “para quedar en la historia”.

Sobre Cuba, concluyó: “Cuando hay un pueblo con voluntad y dirigentes que no se traicionan, más tarde o más temprano, se tiene su dignidad y se llega a los objetivos. Esto lo tiene que celebrar el mundo”.

Télam

 

Link a los siete documentos aprobados en la Cumbre

http://www.mrecic.gov.ar/documentos-aprobados-en-la-cumbre-de-jefas-y-jefes-de-estados-parte-del-mercosur-y-estados-asociados