Según informe de la Cepal, las mujeres de la región tienen escasa protección social y salarios precarios

La sobrecarga de trabajo no remunerado merma la participación de las mujeres en la toma de decisiones, el avance de sus carreras y sus posibilidades ocupacionales, lo que a su vez reduce sus ingresos y sus perspectivas de acceso a protección social. Esta es la principal conclusión de un informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) que evalúa dos décadas de políticas de igualdad de género en la región. Casi la mitad de las mujeres latinoamericanas y caribeñas (47,7 %) que trabajan se desempeñan en empleos de baja productividad, con escasa protección social y salarios precarios.

Además la tasa de actividad económica femenina en América Latina asciende solo al 49,8%, y una de cada tres mujeres en la región no cuenta con ingresos propios. El estudio revela aún que el tiempo que dedican las mujeres al trabajo no remunerado es al menos el doble que el que dedican los hombres a este tipo de tareas.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, señala que en los últimos 20 años no se ha modificado la estructura del mercado laboral y agregó que los costos de la participación laboral han sido asumidos de manera individual por las mujeres. En este sentido, enfatizó la necesidad de fortalecer los caminos de autonomía económica de las mujeres, así como de consolidar las conquistas en la autonomía física y en la toma de decisiones.

Adital

Informe Cepal: http://www.cepal.org/mujer/noticias/paginas/4/53234/14-20867_Informe_regional_Beijing_WEB.pdf