Según informe, porcentaje de cargos ejecutivos ocupados por mujeres aún es bajo en América Latina

A pesar de constituir el 41% de la fuerza laboral a nivel mundial, las mujeres todavía son minoría en los cargos ejecutivos en las empresas. En América Latina, donde el género femenino representa el 33% de la masa trabajadora, el porcentaje de las que ocupan puestos jerárquicos es de apenas un 12%, aunque podría incrementarse hasta el 39% en la próxima década. Así y todo, está claro que la igualdad con los h.ombres aún está lejos en las compañías, una situación que puede percibirse también en la Argentina, donde son pocas las que pueden imponerse en un mundo que todavía parece reservado a los hombres.

Los resultados fueron difundidos por la consultora de recursos humanos Mercer, que realizó la encuesta When Women Thrive, Business Thrive (“Cuando las mujeres progresan, los negocios progresan”), primer estudio global sobre Diversidad de Género, desarrollado con el asesoramiento de la EDGE Certified Foundation. El informe, que analizó los datos de la fuerza laboral para más de 1,7 millón de empleados en 164 organizaciones en 28 países -incluyendo más de 680.000 mujeres-, identifica qué pueden hacer las empresas para involucrarlas completamente en el lugar de trabajo, garantizar la diversidad, y lograr el éxito del negocio.

“Si bien los esfuerzos realizados en las últimas décadas en torno a la diversidad se han traducido en algunas mejoras en las tasas de participación y en las trayectorias profesionales de las mujeres, nuestro estudio demuestra que aún estamos a décadas de distancia de una verdadera igualdad de género, si seguimos actuando de la misma manera que lo venimos haciendo”, sostiene Pat Milligan, presidente de la Región América del Norte de Mercer. “Es momento de actuar de manera diferente para darse cuenta del beneficio de su plena participación y abordar las necesidades particulares de las mujeres”, añade.

Según el estudio, la mayor representación de mujeres en todos los niveles de carrera se encuentra en los roles de soporte. Dicho género representa el 40% a nivel profesional y el 36% a nivel gerencial, pero constituyen sólo el 26% de los gerentes senior y el 19% de los ejecutivos. Las mujeres representan el 41% de la fuerza laboral a nivel mundial, con una mayor representación en EE.UU. y Canadá (48%) y significativamente menor en Europa/Oceanía y América Latina (37% y 33%, respectivamente).

En América Latina, las empresas podrían mostrar un crecimiento significativo en la representación femenina a nivel ejecutivo en la próxima década, con un incremento esperado de un 12% en la actualidad a un 39% en 2024, de acuerdo con el estudio. En tanto que en la región Europa/Oceanía ese porcentaje podría saltar del 18% al 47% en igual período. “La eficacia de las organizaciones para aprovechar el talento femenino va en función de la capacidad para atraerlo, desarrollarlo y retenerlo. El análisis indica que las empresas que confían en ello posee una representación más favorable de mujeres en puestos senior en el largo plazo”, sostiene el análisis.

Mercer señala también que “desde una perspectiva de gestión del talento las estrategias óptimas varían según la región”. Por ejemplo, destaca, en Estados Unidos y Canadá “las compañías deberían enfocarse en una mayor equidad en las promociones, ya que son contratadas a menores tasas”, mientras que en Europa/Oceanía “necesitan mejorar la contratación de mujeres”. En tanto que las organizaciones de América Latina “deberían enfocarse en su retención a mejores tasas”, algo que en realidad es consistente en todos los países.

“Si bien los esfuerzos actuales tendientes a introducir más mujeres dentro de roles de mayor jerarquía en la próxima década impactarán en su representación en el futuro, variará considerablemente de acuerdo con la región y su flexibilidad cultural.”, dice Ana María Weisz, directora de Retiro de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay y Líder de [email protected] para LATAM. “En Latinoamérica tenemos una gran cantidad de mujeres que ocupan puestos ejecutivos en Recursos Humanos. Sin duda esto puede ser un factor de aceleramiento en el establecimiento de políticas o combate de discriminación en la selección, diseño de programas de compensación y promociones”, agrega.

Entre los principales factores que impulsan la diversidad de género, el informe considera que, entre otras, “la participación activa de los líderes senior lleva a una mayor representación de mujeres en cargos ejecutivos, más que sólo la responsabilidad”. Sin embargo, esto ocurre en menos de la mitad de las organizaciones. El estudio también demuestra que las soluciones no tradicionales a la diversidad de género impactan positivamente en la capacidad de una organización para atraer y retener el talento femenino a largo plazo. “Dada la magnitud de la fuerza laboral femenina sin explotar, una mayor participación de mujeres tiene importantes implicaciones para el desarrollo económico y social de las comunidades y naciones, así como resultados de negocio y desempeño”, señala Milligan.

De acuerdo con la encuesta, las empresas siguen estando lejos de alcanzar la igualdad de género. Sin embargo, cambios reales en la cultura y la política de inclusión femenina modificarán los números de representación hacia compañías mucho más equitativas.

Ámbito Financiero