Múltiples movilizaciones y actos en diversos países en apoyo a Venezuela

Movimientos sociales y artistas boliviano se unen por Venezuela

Intelectuales, artistas, movimientos sociales y jóvenes se reunieron en un acto de rechazo a la agresión de Estados Unidos (EEUU) contra Venezuela y de solidaridad con la Revolución Bolivariana.

La actividad se realizó en la Embajada de Venezuela en La Paz, en una jornada política y cultural de solidaridad.
La embajadora del país hermano Crisbeylee González explicó que el acto surgió ante las palabras del presidente estadounidense, Barack Obama,  quien el 9 de marzo se refirió a Venezuela como una amenaza en contra de EEUU y que se tomarían medidas al respecto, lo que implicaría una intervención al proceso revolucionario venezolano.

La diplomática además calificó de falacia el que Venezuela también haya sido considerada violadora de los derechos humanos, cuando EEUU no tiene la moral para calificar a cualquier país del mundo como violador de los DDHH.
González señaló que médicos cubanos, organizaciones sociales bolivianas, representantes de las Casas del ALBA, miembros de la misión venezolana residente, artistas y jóvenes bolivianos comprometidos con Venezuela participaron en la actividad celebrada en la Embajada. En la ocasión hubo una degustación de comida típica de Venezuela, títeres para niños, exhibición de material impreso e interpretaciones de música social latinoamericana.

Se organizaron espacios para que los asistentes expresen su apoyo a Venezuela mediante carteles y cartas. Asimismo, algunas organizaciones realizaron colectas de firmas. Durante todo este mes se realizarán actividades junto a organizaciones sociales bolivianas en el marco del repudio a las declaraciones de Obama y en el apoyo al gobierno del presidente venezolano, Maduro.
Resaltó que la Embajada, a través del Espacio Hugo Chávez, se configura como una base de paz, porque Venezuela jamás incurrió en agresiones ni invasiones contra nadie, ya que es un pueblo cuya bandera es la paz.

Cambio

Venezuela somos todos

El pueblo, unido, jamás será vencido. Así lo demostraron los cubanos que en la noche de este domingo se reunieron en la histórica Escalinata de la Universidad de La Habana para brindar su apoyo incondicional a Venezuela ante las agresiones de Estados Unidos.

Los himnos nacionales cubano y venezolano —este último interpretado por el Comandante Hugo Chávez, ese canto histórico durante el cierre de la campaña presidencial de 2012—, dieron inicio a una noche de reafirmación revolucionaria doblemente histórica, pues se volvió a romper el corojo bajo los mangos de Baraguá.

Ante los miles de jóvenes presentes en el convite, Yosvany Montano, presidente de la FEU, afirmó que con el abrazo del Alma Mater cantamos a la paz y a la libre determinación de los pueblos de Nuestra América. Cuando se atenta contra la Revolución Bolivariana, agregó, llegamos para reafirmar el apoyo incondicional al pueblo y Gobierno venezolanos.

Recordó que hace 137 años Antonio Maceo hizo un juramento ante la Patria que alimentó el futuro con la Protesta de Baraguá. Por eso, hoy Cuba se levanta con Venezuela y lo hace para todos los tiempos. Levantemos entonces, destacó, un eco multitudinario que refrende a nuestra esta Patria Grande.

En nombre de los Cinco Héroes, presentes en el acto, René González Sehwerert recordó desde la tribuna que el pasado 17 de diciembre el mundo entero amaneció siendo más justo, pues el Imperio había reconocido que no podía doblegar a un pueblo como el nuestro.

A pesar de las celebraciones, dijo, siempre tuvimos presente lo que nos enseñó el Che. En el Imperialismo no podemos confiar ni un tantico así.

El pasado 9 de marzo ese Imperio decidió que Venezuela era una amenaza para EE.UU. ¿A qué sector tiene que complacer el presidente Obama? ¿Por qué esa decisión repentina?, inquirió.

Venezuela es hoy para América Latina lo que fue Cuba hace 56 años para millones de oprimidos, una luz. Por eso Hugo Chávez no va a morir nunca y siempre va a guiar nuestros pasos, subrayó René.

La agresión de Estados Unidos contra Venezuela ya ha concitado el repudio del continente, acotó. Habría que preguntarse si la Cumbre de las Américas en Panamá (el próximo abril), será una caricatura política.

El Héroe de la República de Cuba, parafraseando al Apóstol, afirmó luego: denos Venezuela en que servirla y aquí tendrá millones de hijos. Jamás podrán enterrar una cuña entre Cuba y Venezuela.

Alí Rodríguez Araque, embajador de la República Bolivariana de Venezuela, afirmó que en gran parte del mundo se han realizado distintas manifestaciones de solidaridad y rechazo a las groseras amenazas del más grande imperio conocido, con el mayor poder bélico de la historia, que puede desaparecer la vida sobre la tierra.

¿Qué amenaza puede representar un país como Venezuela para una potencia como esa, donde se han invertido miles de millones de dólares en materia bélica?, cuestionó el diplomático.

Venezuela es un país pacífico, prosiguió, con vocación de paz, que necesita de la paz para aprovechar los gigantes recursos que yacen en sus suelos, y el gigantesco recurso que representa el talento, la capacidad creadora y el trabajo de su pueblo. No representamos absolutamente ninguna amenaza para nadie. Y no representamos absolutamente ningún peligro, como ha querido señalar el presidente Barack Obama.

El peligro que puede representar Venezuela está en el ejemplo de la defensa de su soberanía y de sus recursos naturales. Desde que el inolvidable Hugo Chávez llegó a la presidencia se desató una feroz campaña mundial y a lo interno de nuestro país para destruir su imagen. Se desarrollaron conspiraciones, se promovieron Golpes de Estado, no solamente para hacer fracasar el proyecto bolivariano sino a través de la violencia impedir el «mal ejemplo» que representamos.

Alguna vez, recordó, Condolezza Rice (ex Secretaria de Estado de EE.UU.) dijo que Venezuela era una influencia negativa para América Latina. Si alguna influencia hemos tenido, es la de la dignidad y el amor intransigente por nuestra patria y soberanía, y por haber desarrollado una política del aprovechamiento de nuestros recursos naturales para mejorar la calidad de vida de la población.

La pobreza, afirmó Rodríguez Araque, se ha reducido drásticamente gracias al ingreso petrolero. Hoy somos el país con el menor porcentaje de pobreza, pero en la llamada IV República ese porcentaje se incrementaba anualmente mientras los gobiernos corruptos y las grandes compañías se enriquecían.

La defensa y autodeterminación de Venezuela es algo que siempre ha molestado a los que se consideran los dueños del mundo. Hemos derrotado una y otra vez las intenciones de derrocar a nuestra revolución.

Recordó el embajador todos los obstáculos que ha tenido que enfrentar el proceso bolivariano desde hace 16 años, con guerras económicas y un golpe de Estado para derrocar a Chávez en 2002.

Las oleadas de cambio que trajeron al Comandante Hugo Chávez a la máxima dirección del país, fortaleció la integración de nuestro continente y con otras naciones. Venezuela ha recuperado además, dijo el embajador venezolano, su dignidad de Patria, el pensamiento de Bolívar.

Lo que ocurra de aquí en adelante depende la solidaridad y el apoyo de los pueblos de América y del mundo, consideró. En ese sentido, agradeció la extraordinaria solidaridad del pueblo y Gobierno cubanos. Es sencillamente notable, conmovedor, el rol que ha cumplido el personal médico cubano, que ha llevado vida hasta el último rincón de Venezuela, destacó.

Amor con amor se paga. Nada ni nadie pueden detener a un pueblo cuando se decide avanzar por el camino de la Revolución, sentenció.

Tras las palabras de apertura llegó la música de la mano de artistas como Adrián Berazaín, Patricio Amaro, Raúl Torres, Pepe Ordaz, Tanmy López, la agrupación de El niño y la verdad, la orquesta Jazz Band, de la Escuela Nacional de Arte, y Marta Campos.

Juventud rebelde

ARGENTINA CON VENEZUELA MILES DE MANIFESTANTES REPUDIARON LA AGRESIÓN DE EEUU Y VIVARON A MADURO Y A LA REVOLUCION BOLIVARIANA

Venezuela y su causa revolucionaria produjeron el gran milagro de unir a todo el arco de la izquierda argentina, desde las organizaciones kirchneristas hasta aquellas que critican al gobierno sin ceder espacio al pensamiento derechista y gorila. Todos y todas marchando en repudio a la escalada imperialista manifestada por Obama, John Kerry y el Comando Sur. Banderas de casi todas las organizaciones sociales, obreras (hacía mucho que no se manifestaban juntas las dos CTA, la Autónoma y la de los Trabajadores), estudiantiles y políticas. Detrás de una pancarta que proclamaba lo que muchos argentinos y argentinas piensan: “Yanquis, ni lo intenten”, se reafirmaba la solidaridad con Venezuela. Allí, como en otras oportunidades de lucha a pie de calle, podía verse la figura diminuta pero potente en energía de Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo, Línea Fundadora para la que la resistencia no tiene fecha de caducidad, sobre todo cuando se trata de pueblos agredidos. Junto a ella el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y miles de luchadores y luchadoras populares.
La manifestación culminó frente a la Embajada venezolana donde se realizó una Tribuna Antiimperialista.
Multitud de personalidades, referentes y organizaciones se hicieron presente

Setenta y dos organizaciones populares marcharon este viernes hacia la Embajada de Venezuela Bolivariana y participaron de la Tribuna Antiimperialista. En las primeras filas de la manifestación (que partió desde Plaza Italia) pudo verse al Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, los dirigentes sociales Gringo Castro (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, CTEP), Luis D’Elía (Tierra y Vivienda, partido MILES), Federico Lopardo (Quebracho), Lito Borello (Organización Social Los Pibes) , David Santoni (Encuentro Nacional, Popular y Latinoamericano), Carina López Monja (Frente Popular Darío Santillán), Manuel Bertoldi (Patria Grande), Carlos Chile (Movimiento Tierra y Liberación), los sindicalistas Pedro Wajsesko (Sindicato del Neumático), Julio Fuentes, Héctor Méndez y Héctor Carrica (ATE Nacional), los dirigentes políticos Roberto Perdía (OLP), Patricio Echegaray (Partido Comunista), Enrique Castro (Frente de Organizaciones Kirchneristas), Horacio Pietragalla (Diputado Nacional, La Cámpora), Patricia Cubría (Diputada Provincial, Movimiento Evita), Eduardo Jozami (Carta Abierta), Oscar Laborde (Frente Transversal Nacional y Popular), Eduardo Sigal (Frente Grande), los periodistas Carlos Aznárez (Resumen Latinoamericano) y Lucas Molinari (Radio Gráfica), Tilda Rabi (Federación de Entidades Argentino-Palestinas), el pastor Diego Mendieta, el embajador saharaui Salem Bachir, y los dirigentes de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Graciela Rosemblum y José Schullman. Entre otras organizaciones, marcharon la Agrupación La Simón Bolivar, el Partido Humanista, Movimiento de Unidad Popular, Túpac Amaru, JP Descamisados, Peronismo Militante, Federación Juvenil Comunista, Convocatoria por la Liberación Nacional y Social, Partido Comunista Congreso Extraordinario, Corriente Política Santos Discépolo, Movimiento Popular La Dignidad, Seamos Libres, Camino de los Libres, Kolina, Movimiento de Participación Estudiantil, Corriente 17 de Agosto, Partido Intransigente y Nuevo Encuentro.
También hubo presencia de los colombianos de Marcha Patriótica, del Congreso de los Pueblos, el Comité de Solidaridad con Kurdistán de América Latina y la Juventud de la Unión Cultural Armenia.
Un acto vibrante

Tras escuchar los himnos de Argentina y Venezuela, el acto adquirió su clímax cuando miles de personas, agitando sus banderas, se unieron en una de las consignas más caras para el continente: “Patria Sí, Colonia No” y la legendaria pero cada vez más vigente consigna de: “Yanquis go home”.

En el escenario, convertido en una muestra clara de unidad antiimperialista latinoamericana y por el socialismo, se pudo escuchar la voz solidaria de Pérez Esquivel, exigiendo que tanto el gobierno como el pueblo argentino “acudan de inmediato a ayudar a la Venezuela agredida. Es una deuda moral casi impagable la que tenemos con ese pueblo y ese gobierno. En lugar de pagarle a los buitres, acudamos en apoyo a Venezuela”. “El único peligro para el pueblo de Estados Unidos está en el propio Estados Unidos”, aclaró.

Carlos Aznárez, director del periódico Resumen Latinoamericano, leyó el comunicado de las 72 organizaciones que respaldaron la nutrida y vibrante movilización. El texto pide respeto para Venezuela por parte de los EEUU y finaliza diciendo: “Nuestros pueblos están alertas y cierran filas con la Revolución Bolivariana y con todos los procesos de cambios de Nuestra América en la defensa de la Paz, por una Latinoamérica Unida en un mundo multipolar y pluripolar”.
“No seremos más el patio trasero de los Estados Unidos ni de nadie”, comenzó señalando en su intervención la periodista y escritora Stella Calloni, quien explicó a la multitud las razones que obligan a estar en alerta permanente frente a la agresión yanqui. Sostuvo que “son los pueblos movilizados y activos en la calle, quienes tienen el poder de parar las invasiones”. Recordó todo lo que significó y significa para el continente el legado de Hugo Chávez y advirtió que la voracidad imperialista está desafiando a todo el continente.
Infaltable cuando se trata de apoya a Venezuela, Atilio Boron, dio en pocos minutos una cátedra magistral sobre los peligros que se ciernen sobre el continente, criticó la posición de algunos “cobardes” (en clara referencia al rol vergonzoso asumido por Tabaré Vázquez y su vice Raúl Sendic (un hijo que ofende el nombre y la trayectoria revolucionaria de su padre). Borón insistió en la necesidad de que Argentina ayude a Venezuela enviando alimentos y saldando parte de la deuda que por 2000 millones de dólares “tenemos con un país que tanto nos ha dado”. Finalizó planteando que “si Obama no pide perdón”, no habría que participar en la Cumbre de las Américas, a celebrarse en Panamá. Es lo menos que se puede hacer frente a semejantes amenazas guerristas de EEUU, añadió.
El filósofo mexicano Fernando Buen Abad, dio cuenta también de la peligrosidad de esta nueva bravata de Obama y de la Unión Europea contra Venezuela, insistiendo en el rol nefasto que juegan los medios corporativos contra el proceso revolucionario.
Por su parte, los diputados Horacio Pietragalla y María Cubría, del Grupo de Amistad con Venezuela del Parlamento leyeron y presentaron un documento en el que exigen a Estados Unidos y al gobierno de Barack Obama el “inmediato cese de todo acto de intervencionismo e injerencia en Venezuela y en cualquier otro país de América Latina”.

Desde el Ecuador presidido por Rafael Correa (una de las voces, junto con Evo Morales, que reclamaron urgente reunión de la Unasur), llegó la fuerza combativa de la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, quien en tono vibrante desafió a los gringos, señalando que “no podrán con nuestros pueblos, estamos de pie, hombres y mujeres, para defender a Venezuela en estas difíciles circunstancias que vive el continente”. Rivadeneira recordó que este sábado se reúne en Quito la Unión de Naciones del Sur, y “de ahí debe salir una sólida postura de unidad”, vaticinó.

Reivindicando las mejores raíces de las mujeres guerrilleras nicaragüenses, habló la embajadora de Nicaragua e integrante del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Norma Moreno. Exhortó a los presentes a unir fuerzas para que Latinoamérica entera haga frente al imperialismo yanqui. “Venezuela no está sola como lo estuvo Cuba y Nicaragua en la década de los 80 o los 90. Hoy Venezuela cuenta con el apoyo incondicional del pueblo sandinista de Nicaragua y con el respaldo irrestricto de los pueblos de la Patria Grande”.

Tras ella, demostrando la potencia oratoria de la tierra colombiana, surcada por bases militares yanquis y la fuerza movilizadora de su pueblo y la insurgencia, fue impactante escuchar a la luchadora colombiana Piedad Córdoba. Comenzó dando vivas a todos los forjadores de la nueva Latinoamérica caribeña, desde Chávez y Evo hasta Correa y Daniel Ortega. Pero no se quedó en nombres sino que también arrancó ovaciones al vivar a los pueblos indígenas, a los negros, a las mujeres y a los hombres que pelean contra el imperio. “Si es necesario agarraremos las bayonetas para defender a Venezuela”, sentenció Piedad, mientras los manifestantes repetían “Alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina”.
El intelectual venezolano Vladimir Acosta, recordó la línea histórica que “nace con Bolívar y San Martín y continuó con los nuevos patriotas latinoamericanos como Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y ahora con nuestro presidente Nicolás Maduro”. Citó a Correa, cuando dijo que no sólo estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época. “Las dos cosas son ciertas”, afirmó, y ponderó la visión estratégica de Patria grande, libre y soberana que imprimió Chávez a nuestro continente”. Redobló el planteo de que “la unidad es indispensable para que nuestros enemigos no nos vuelvan a joder como ocurriera después de la Independencia”.
Por último, los diplomáticos venezolanos Juan Valero y Arnoldo Olivares, agradecieron emocionados la masividad de la concurrencia y el apoyo que el pueblo argentino sigue dando a la Revolución Bolivariana, ratificando que “la Patria Grande está dispuesta a enfrentar al imperialismo yanqui y sus acólitos”.
El acto terminó como había empezado, con miles de jóvenes coreando “nosotros vamos con Chávez, con Evo y con Fidel”, mientras desde el escenario se daban vivas al Comandante Chávez, a Fidel y al Che Guevara, pero también a Manuelita Sáenz, Juana Azurduy y “las mujeres guerrilleras que junto a sus compañeros combatieron durante años a las dictaduras militares”.
…Además durante la actividad el Colectivo Político Ricardo Carpani elaboró un hermoso mural mediante el cual expresaron de forma artística la unidad latinoamericana reivindicando la lucha de sus pueblos por su independencia definitiva.

Resumen latinoamericano

Salvadoreños apoyan a Venezuela y exigen no injerencia de Estados Unidos

Con la frase “Obama Venezuela no es una amenaza”, cientos de salvadoreños se reunieron en el Monumento de la Paz, para hacer un llamado en contra de la injerencia de Estados Unidos en Venezuela, al publicar un decreto ejecutivo que pone al país suramericano como una amenaza ante la sociedad.
Diferentes organizaciones sociales, civiles y políticas reiteraron el apoyo a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela y a su pueblo que está siendo víctima de la intervención imperialista.

Medardo González, Secretario General del Frente Farabundo Martí Para la Liberación Nacional (FMLN), expresó que las medidas que deben ser retomadas para dar solución a los problemas en los pueblos de América, son medidas que nacen desde el diálogo y la cooperación de los pueblos de América y no a través de la injerencia.

Diario Colatino

Nicaragua, amor a Venezuela

La Avenida de Bolívar a Chávez resultó este viernes el lugar perfecto para que los nicaragüenses apoyarán al pueblo y Gobierno de Venezuela. Quiso la historia y la unidad latinoamericana que la arteria capitalina, la cual rinde homenaje perpetuo a esos eternos líderes, fuera un sitio fortificado con ideas justas.

La movilización arrojó un manojo de reproche ante la injerencia de Estados Unidos en una región que solo quiere y busca la paz.

Miles de nosotros, como fieles hijos de Sandino, no dudaron en desprender su energía positiva a favor de la justicia social, justicia que tiene en la Revolución Bolivariana a un bastión de primera línea.

La decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de calificar a Venezuela como una amenaza para su país fue el motor impulsor para una congregación donde la solidaridad, el amor y la amistad resultaron sentimientos suficientes para decir basta a las decisiones arrogantes y de extrema codicia.

Nicaragua, y con ella su laborioso pueblo, dejaron en la tarde de este viernes una huella imborrable en los anales históricos de la hermandad, en apoyo a ese estado suramericano, porque Nicaragua es Venezuela ahora más que nunca. Igual ondearon las banderas, la suya y la nuestra.

Rostros sonrientes en niños, jóvenes, adultos, personas de la tercera edad, colmaron el ambiente de alegría, quienes estiraron nuevamente su mano amiga como muestra de un respaldo absoluto.

La Paz, por encima de amenazas y sanciones. La independencia, por encima de las intenciones imperialistas. La justicia social, por encima de las guerras y la codicia humana.

Hoy fuimos más que nunca hijos de Sandino. Hoy Nicaragua fue amor a Venezuela. Hoy todo fue color, porque la América de Bolívar, Sandino, Chávez y Martí está más unida que ayer, y eso aterra a quienes necesitan instrumentar políticas desestabilizadoras e injerencistas.